Lunes 25 de junio de 2007
  |  
Economía
La crisis energética llegó a la provincia
El Banco de Entre Ríos, los hipermercados y las grandes plantas industriales están alcanzados por la medida. Las empresas buscan cómo reacomodarse a la falta de energía durante ocho horas al día, incluidos fines de semana.
energiacolelias.jpg

Y

a advierten que los costos se dispararán como consecuencia de la interrupción en la cadena de elaboración. Una semana después de que la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa) aplicara un plan de restricción del consumo de energía en el horario pico de ocho horas —entre las 16 y las 24— buena parte de los 4.700 grandes usuarios de todo el país están sintiendo los efectos de esa limitación. Las más afectadas son las industrias, aunque en la provincia la medida alcanza también al Nuevo Banco de Entre Ríos SA y a las principales cadenas de hipermercados. En la lista de más de 110 firmas afectadas por la merma en el consumo —si los grandes usuarios decidieran mantener su ritmo habitual de trabajo deberán afrontar un costo de la energía equivalente al doble del que pagan en forma corriente— se encuentran plantas fabriles de envergadura como Johnson Acero, Cartocor, Petropack, Longvie, Sagemüller, Litoral Citrus, Citrícola Ayuí, Baggio o prestadoras de servicios como Telecom Uruguay. En el caso de Johnson Acero, su horario de producción la pone a salvo de la medida —funciona de 6 a 15— no así en Petropack, cuyos procesos industriales se han visto seriamente resentidos, con lo cual los costos se han disparado (ver aparte). Silvio Ekkert, gerente general de Enersa, sostuvo que la limitación del consumo es de cumplimiento “obligatorio, no es que queda a criterio de las empresas. Si no lo hacen, tienen recargo. Si no reducen y consumen por encima del valor del año base, que es 2005, lo pagarán con recargos, y recargos importantes. Estamos hablando del doble del precio que pagarían habitualmente”. —¿Estiman que se afectará la producción en la provincia? —Obviamente que si se restringe el consumo habrá afectación. Nos hablaron usuarios que tienen tres turnos, y trabajan en forma permanente planteándonos su preocupación. El hecho de que las empresas tengan que reducir su consumo, evidentemente alguna repercusión sobre el nivel de actividad tendrá. Aunque no se han evaluado ni se ha hablado de cesantías. A SALVO. Aunque están considerados grandes usuarios, por ahora han sido excluidos de esa veda de consumo eléctrico los hospitales de la provincia, la planta potabilizadora de agua de Paraná, el Centro Cívico y el Túnel Subfluvial Uranga-Sylvestre Begnis, según explicó a EL DIARIO el gerente general de Energía Entre Ríos SA (Enersa), Silvio Ekkert. Pero hay excepciones: la Cooperativa Eléctrica de Concordia no le restringió el suministro a Obras Sanitarias ni al Hospital Delicia Masvernat. César Gottfried, titular de la cooperativa, señaló que “no tenemos la obligación de aplicarles una restricción, pero sí de informarles que el consumo que tengan en el horario pico lo pagarán más caro”. En realidad, no hay una postura uniforme. La Municipalidad de Gualeguaychú vivió la última semana en permanente zozobra no bien le informaron desde la Cooperativa Eléctrica la necesidad de reducir el consumo tanto en la planta de agua como en las lagunas de tratamientos cloacales. De acuerdo a lo que publicó ayer el diario El Día, hubo un urgente intercambio de correos electrónicos entre el director de Obras Sanitarias, Sergio Farabello, y el presidente de la Cooperativa Eléctrica, Emilio Scarpín. La duda en el Municipio era que si se aplicaba el corte solicitado por Cammesa a todos los grandes usuarios “muchos sectores de la ciudad quedarán desabastecidos de agua potable, y el problema no se dará solamente en esas ocho horas, sino que será permanente porque la red no alcanzará a recuperar la presión en su totalidad. Lo que nos piden resulta totalmente inviable”. Sólo después que Cammesa indicó que los servicios esenciales quedaban excluidos de la veda la calma volvió a todos. MENOR ACTIVIDAD El presidente de la Cooperativa de Concordia reconoció que entre los industriales “hay mucha preocupación” por cuanto entre las alternativas disponibles, generar energía por su cuenta, achicar las tareas durante una parte del día o hallar una empresa alternativa que los proveyera de energía, optaron por reducir los horarios de producción. “Esto seguramente derivará en una merma en la producción. Si bien esta medida afecta a los grandes consumidores, de manera indirecta también tendrá su incidencia en la sociedad por una afectación en el mercado laboral”, observó. El vicepresidente de la Federación del Citrus de Entre Ríos y titular de la Asociación de Citricultores de Concordia, Omar Chiarello, señaló que las industrias de empaque se encuentran en el momento pico de producción pero, paradójicamente, producto de la crisis eléctrica, “se está trabajando al 50 % de la capacidad instalada, y en el caso de los empaques al 80 %”. También la industria avícola siente el impacto de la merma en el consumo eléctrico, según admitió el presidente de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer), José Carlos Basaldúa. Una de las firmas más importantes del sector, el frigorífico Tres Arroyos, faena 30.000 pollos menos por día. Ya hay empresas que reducen producción Petropack, dedicada a la elaboración de envases flexibles de polietileno, es una de las empresas que opera en el Parque Industrial de Paraná y que ha tenido que disminuir en alrededor del 50 % el consumo de energía en el marco de la crisis. Así lo informó Alcides Bourdin, director de la firma, quien remarcó que la merma implica un considerable aumento de costos y una serie de contratiempos en el funcionamiento de la empresa. “Además de significar una disminución en la producción, tenemos inconvenientes debido a que todos son procesos continuos. (Con las restricciones) tenemos que parar las máquinas, con lo que una parte de la producción se pierde por calidad. Después para ponerlas en marcha nuevamente, hay que calentar las máquinas, proceso que demanda entre dos horas y dos horas y media. Recién, ahí, se puede empezar a trabajar y se necesita otra hora y media para llegar a la calidad del producto”, describió Bourdin y aseguró que “la pérdida es tremenda” para su firma. Así, el director estimó que la empresa deja de producir unas cinco toneladas cuando el paro se extiende cuatro horas. Ese era el lapso de tiempo en el que venían aplicándose las restricciones desde hace unos 15 días y hasta la semana pasada, pero el viernes la franja horaria se duplicó llegando a las ocho horas, dijo el directivo de la empresa. De todas formas, Bourdin aseguró que no se está pensando en achicar mano de obra y sí se evaluarían algunas estrategias para zanjar los problemas. En cuanto a la modalidad de la aplicación de las mermas, informó que diariamente y por la mañana reciben un parte con la instrucción respecto del porcentaje de energía que deben dejar de consumir, aunque el nivel varía poco y ronda el 50 %, añadió. Por su parte desde Johnson Acero, otra firma de Paraná, Antonio Caramagna informó que hasta ahora la empresa no es alcanzada por las medidas de ahorro, pues la jornada de trabajo se extiende de 6 a 15 y los horarios críticos arrancan a partir de las 16. “Estamos fuera del eje del problema”, afirmó. (El Diario)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa