Domingo 16 de septiembre de 2007
  |  
Política
Todas las fórmulas para el 28 de octubre fueron elegidas a dedo
Ni Cristina Kirchner, ni Lavagna, ni Carrió ni los otros diez candidatos afrontaron elecciones internas para postularse. Es la primera vez que esto sucede desde 1983 y muestra con crudeza la crisis de los partidos.
urna.jpg
urna.jpg

U

na moda electoral hizo furor esta temporada: la confección de listas de candidatos dentro de despachos oficiales o en cómodos livings hogareños. El dedo o la autopostulación reemplazaron sin más al voto de los afiliados. El fenómeno no es nuevo, pero ahora alcanzó su máxima expresión: todas las fórmulas presidenciales que competirán en octubre se armaron sin atravesar una interna partidaria. Desde la que encabeza Cristina Kirchner hasta la de Raúl Castells. Pasando por las de Elisa Carrió, Roberto Lavagna, Ricardo López Murphy y Fernando Solanas. Es la primera vez que sucede desde el restablecimiento de la democracia, ya que desde 1983 hasta ahora al menos uno de los binomios había pasado por un método de selección propio de los sistemas democráticos. Desde entonces corrió mucha agua bajo los puentes de la política, aunque vale preguntarse con retroactividad histórica: ¿Cómo entender la fuerte irrupción de Raúl Alfonsín sin el triunfo previo sobre Fernando de la Rúa? ¿Y cómo entender la escalada de Carlos Menem, en 1989, si no hubiera confrontado con Antonio Cafiero, en la única interna presidencial del peronismo? Nadie pondría en duda que a José Octavio Bordón lo catapultó como opción opositora la interna abierta que sostuvo en 1995 con Chacho Alvarez. Esa innovación había sido introducida por la izquierda seis años antes, cuando Néstor Vicente se impuso a Luis Zamora. Y a la Alianza le resultó exitoso para encumbrar en el 99 a De la Rúa, tras su pulseada con Graciela Fernández Meijide. Después vendrían el estallido de los partidos y la propagación del "que se vayan todos". Proliferó el reclamo de una reforma política a fondo, que nunca llegó, pero aquellos partidos que eligen candidatos a dedo no son castigados por el electorado. Tanto que, en las elecciones presidenciales de 2003, solamente el radical Leopoldo Moreau pasó por ese trance... y en la general quedó sexto. Para el resto de los cargos nacionales que se pondrán en juego el 28 de octubre, el panorama no varía demasiado. Apenas un puñado de fuerzas convocó a internas a diputados o senadores. Y únicamente la UCR las hizo efectivas en un puñado de distritos, como Capital, Entre Ríos y Santa Cruz. Entre las tres, sumaron unos 36.500 votantes. En los otros casos siempre se consagraron listas únicas. Para no perder el antiguo vicio de dirimir diferencias mediante el voto, el Movimiento Popular Neuquino y el Partido Justicialista santafesino también seleccionaron a sus candidatos provinciales en elecciones internas. El caso de la provincia de Santa Fe fue tan original que no reconoce antecedentes en el mundo: a las elecciones internas simultáneas y obligatorias debieron presentarse incluso los partidos que llevaban una sola lista. "Esta es una patología provocada por la implosión de los partidos y se necesita una reformulación del sistema político para revertirla", le aseguró a Clarín el diputado kirchnerista Jorge Landau, apoderado del PJ y promotor de la derogación de las internas abiertas y simultáneas que él mismo impulsó en el 2002 como asesor de Eduardo Duhalde. Ese mecanismo se motorizó para responder al reclamo de reformas y fracasó estrepitosamente. Se aplicó nada más que en el 2005 y dirimió candidaturas de la UCR y el socialismo en unos pocos distritos. "Como el PJ no hizo internas, intervino en las nuestras para favorecer a los radicales K", se quejó el diputado Federico Storani, ex ministro del Interior de la Alianza. "Era una intromisión en la vida interna de los partidos políticos", argumenta Landau, para justificar su eliminación, por ley, a fines del año pasado. El macrista Federico Pinedo, jefe de su bloque de diputados, justificó su apoyo a la derogación: "Nosotros estamos a favor de las internas abiertas, pero si no se les ponen restricciones a las fuerzas tradicionales, nos terminan eligiendo los candidatos", alegó. La virtual desaparición de las internas fue causada, según el director nacional electoral, Alejandro Tullio, por "la emergencia de fuerzas que funcionan en torno de un liderazgo personal". Ese liderazgo es el que impone los candidatos a través de su propio dedo o de los miembros de sus "mesas chicas", esos temibles grupos de dirigentes políticos que suelen actuar en las sombras parar armar y desarmar en nombre del Príncipe. Y también de alguna que otra Princesa. (Clarín)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa