Domingo 06 de enero de 2008
  |  
Policiales
El ex represor Trimarco no estraría enfermo
El ex represor Juan Carlos Ricardo Trimarco tendría medianamente conciencia de sus actos y no padecería de Alzheimer.
NuncaMas.jpg
NuncaMas.jpg

E

sto es lo que destacan los querellantes de la causa Hospital Militar de las primeras pericias que se realizaron al imputado a través del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial de la Nación, por orden de la Justicia Federal de Paraná. Esta situación alienta las expectativas de la querella –ejercida por los abogados del Registro Único de la Verdad, dependiente del gobierno provincial– de que el ex hombre fuerte de la dictadura en Entre Ríos sea sometido a declaración indagatoria, aunque no en el Juzgado Federal de Paraná, sí al menos en su domicilio. La esperanza es que también, luego de dicha declaración, quede detenido por los delitos que se le imputan: sustracción de menores de edad y sustitución de identidad. Por otra parte, la titular de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, se sumaría como querellante en este caso, a partir del mes que viene (ver aparte). En esta causa se investiga qué sucedió con los hijos mellizos de Raquel Negro, quien fue traída al hospital Militar desde el centro clandestino de detención Quinta de Funes, en las afueras de Rosario, para dar a luz a mediados de 1978. La mujer permanece desaparecida y uno de los chicos habría muerto poco después de nacer y el otro –una niña– habría sido dejado en la puerta de un convento rosarino por dos represores. Estos hechos fueron ratificados por el ex agente de Inteligencia del Ejército Eduardo Tucu Constanzo, cuando declaró el 27 de noviembre en Paraná. Trimarco debía declarar el 30 de noviembre, pero los abogados defensores Miguel Ángel Almeyra y Eligio Abel González manifestaron que le era imposible comparecer: presentaron una constancia expedida por el neurólogo Ralph Pikielny, de la clínica Fleni, de Buenos Aires, según la cual el ex represor padece el mal de Alzheimer. Exámenes La jueza Federal subrogante, Myriam Galizzi, dispuso una serie de medidas a los fines de fijar una nueva audiencia. Exhortó al juez federal en turno de la ciudad de Buenos Aires (María Romilda Servini de Cubría), para que “en carácter de urgente y preferente despacho” ordene “un examen mental” al imputado, otro físico y neurológico. El objetivo de las pericias es “determinar si padece de afecciones cardíacas y/o neurológicas, y en lo específico si se encuentra bajo tratamiento con el diagnóstico de Alzheimer, indicando en caso afirmativo estado de la mencionada enfermedad y tratamiento prescripto”. También se busca corroborar si está en condiciones de declarar y de movilizarse para hacerlo en Paraná. Los peritos del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial de la Nación ya realizaron sus exámenes. Según manifestaron a UNO desde la parte querellante, el neurólogo y el psiquiatra determinaron que no padece Alzheimer y tiene conciencia de lo que pasa a su alrededor. Sólo no tendría plena conciencia de lo que sucede en el mundo exterior. Todavía falta que realicen sus exámenes los peritos propuestos por los abogados del Registro Único de la Verdad. El primero en hacerlo, después del 20 de este mes, será Luis María Pirro, presidente de la Asociación de Psiquiatras de Entre Ríos. El equipo se completa con la neuróloga Adriana Lavalle y el cardiólogo Fernando Ariel Di Tommaso. En base a lo que se conoció de los peritajes realizados hasta ahora, el coordinador del Registro Único de la Verdad, Guillermo Germano, estimó que se está cerca de lograr que se le tome declaración indagatoria en su domicilio de avenida Las Heras 3702, 6º B, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La querella también espera que quien fuera comandante del II Cuerpo del Ejército y de la II Brigada Blindada de Paraná, quede detenido luego de su indagatoria. Está imputado por la sustracción y sustitución de identidad de los hijos mellizos de Raquel Negro y de otros dos bebés nacidos en el hospital Militar de Paraná. El caso Según la declaración de Eduardo Constanzo –ex agente de Inteligencia del Ejército– Raquel Negro estuvo detenida en la Quinta de Funes y desde allí o desde La Calamita –dijo no recordarlo bien– la trasladó un grupo de tareas hasta el hospital Militar de Paraná, estimativamente en julio de 1978. En ese hospital la custodiaron militares rosarinos y permaneció durante varios días hasta que dio a luz. Luego fue devuelta al centro clandestino de detención La Intermedia, sobre la autopista Rosario-Santa Fe, donde llegó muerta, en el baúl de un auto, atada, desnuda y con una bolsa de plástico en la cabeza. Su cuerpo fue luego arrojado al mar. Constanzo individualizó a las personas que organizaron e intervinieron en el operativo de traslado de Negro. Son Walter Pagano, ex agente civil de Inteligencia del Ejército, y el teniente coronel retirado Daniel Amelong. Ellos fueron, según el relato, quienes dejaron a la hija de Negro en la puerta de un convento u orfanato rosarino. Pagano fue, además, uno de los que custodiaba a Raquel Negro mientras estaba detenida en la Quinta de Funes e incluso durante su estadía en el hospital Militar de Paraná. Por otra parte, Constanzo dijo que el bebé varón nació muerto. Sin embargo, esto se contradice con lo que ya declararon testigos que trabajaban en una clínica privada de maternidad de Paraná, a la cual el Ejército ingresó dos recién nacidos mellizos provenientes del hospital Militar en fechas coincidentes con el parto de Negro. Estela de Carlotto se sumará a la denuncia La Asociación Abuelas de Plaza de Mayo se constituirá como querellante en la causa conocida como Hospital Militar, en la cual se investiga el robo de cuatro bebés nacidos en ese nosocomio paranaense durante la última dictadura militar. El acto formal de esta presentación judicial está previsto para el mes que viene, y se espera para esa oportunidad la presencia de la titular de Abuelas, Estela de Carlotto. La dirigente de los derechos humanos se constituiría ella misma como querellante en la causa iniciada a partir de la denuncia del titular del Registro Único de la Verdad del gobierno de Entre Ríos, Guillermo Germano, y el hijo mayor de Raquel Negro, Sebastián Álvarez, quien busca desde hace 30 años a sus hermanos desaparecidos.(Fuente: UNO)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa