Domingo 01 de junio de 2008
  |  
Política
Planes sociales: Prometen montos más altos pero a menos personas
Estiman una baja de unas 20 mil familias. Se trata de tickets de ayuda alimentaria que reciben casi 90 mil personas. Nación no ayudará con más dinero porque entiende que hay menos pobres, asi que la provincia tendrá que responder con fondos propios.
patrona.jpg
ninomirada.jpg

L

legan a su fin los sistemas de los bonos PRAF y PAF Prevén aumentar el monto de la ayuda, hoy de entre 30 y 47 pesos por mes, aunque no será con financiación exclusiva de la Nación. Los bonos alimentarios del Programa de Refuerzo Alimentario Familiar (PRAF) y del Programa Alimentario Familiar (PAF) van camino a desaparecer. Nacieron luego de la crisis de 2001 para dar asistencia primordialmente a las familias con chicos desnutridos, pero con el tiempo se enquistaron en el entramado de ayuda directa que brinda el Estado, y hoy benefician a unas 90 mil familias en Entre Ríos. En realidad, en el Gobierno no piensan cortar la asistencia, sino la palabra que usan es “reconvertir” esos planes: la idea es depurar los padrones, y cortar el beneficio a las familias que no necesiten de la ayuda. De ese modo, aseguran, se podría aumentar el beneficio, que hoy está en 47 pesos en el caso de los bonos PRAF, y de 30 pesos, para los bonos PAF, y llegar a una suma de entre 60 a 80 pesos.. El secretario de Desarrollo Social de la Provincia, José Luis Rodríguez, estima que con esos cambios que se prevén implementar durante la segunda mitad de este mes, el beneficio se duplicaría, en tanto que el padrón de beneficiarios podría alcanzar una cifra de 60 mil personas. “Los vamos a unificar, y va a haber un solo plan, más controlado y mejor coordinado”, anunció. TIJERA. Claro que la reconversión oficial supondrá mermar la cantidad de beneficiarios. La estimación oficial da cuenta de una baja de unos 20 mil beneficiarios de esos programas alimentarios que, según esa perspectiva, habrían mejorado su situación económica, y no necesitarían ya del auxilio del Estado para alimentarse. En realidad, la administración del gobernador Sergio Urribarri viene manejando ya desde principios de 2008 un panorama de zozobra respecto de la continuidad de los bonos PRAF Y PAF. “Estos dos programas vencieron en febrero y marzo, respectivamente. Nosotros pedimos una prórroga de tres meses, y en ese tiempo reelaboramos otra propuesta, para sostener el financiamiento de la Nación. La última entrega del PRAF vence en mayo, y la del PAF, en junio”, dijo el secretario de Desarrollo Social. En las últimas semanas, el Ministerio de Salud y Acción Social realizó gestiones ante la Nación de modo de garantizar la continuidad de la ayuda alimentaria: actualmente, en el PRAF existen 21.340 familias, y en el PAF, otras 68.000, ambos con una inversión mensual de 3 millones de pesos. Pero a partir de julio esos dos planes darían lugar a un único programa, con algunos cambios, con aumento del monto del beneficio, y menos universo de familias para asistir. “La Nación entiende que podría aumentar los fondos que envía a la Provincia, entre un 15 a un 20 %. Si nosotros pretendemos aumentar más el valor de los bonos, debería haber fondos provinciales. Pero la Nación entiende que, de acuerdo a las estadísticas, la situación económica ahora cambió. Por ende, tendría que haber menos beneficiarios”, asegura Rodríguez. TRANSPARENCIA. El funcionario parafrasea las recomendaciones que le hacen en Buenos Aires, y repite: si existirían menos beneficiarios, vía depuración de padrones, podría ser mayor el importe de cada bono. “Estamos viendo desde la Provincia la posibilidad de hacer un aporte adicional para financiar este programa. Creemos que con un poco de esfuerzo, el importe podría estar entre los 60 y 80 pesos. A la vez, estimamos que el padrón podría quedar entre 50 y 60 mil beneficiarios. Nosotros creemos que el padrón puede bajar en 20 mil beneficiarios”, explica. Con esos reacomodamientos, se llegará a un programa unificado, PRAF y PAF juntos, que todavía no tiene nombre ni fecha precisa de lanzamiento. Mientras, Desarrollo Social demora la distribución de los bonos correspondientes a mayo luego de que se descubriera la existencia de la adulteración de los padrones, con la anexión de 400 beneficiarios truchos en el departamento Tala. El hecho movió a la presentación de una denuncia en la Justicia, y a la separación del manejo de ese plan de la subsecretaria de Desarrollo Social, Cristina Salas, según publica El Diario de Paraná. “Ahora -aclaró Rodríguez- la idea es profundizar los controles para que la prestación sea mejor. Las medidas que se adoptaron es para evitar que se repita. El mes de mayo no se ha distribuido porque se están controlando. Esperemos que no haya ninguna anormalidad. El Gobierno no está dispuesto a tolerar ningún tipo de irregularidad. Todos somos buenos, pero si se nos controla, somos mejores”.
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa