Viernes 18 de julio de 2008
  |  
Policiales
Dos personas intentaron arrojarse desde las alturas para poner fin a su vida
Uno de los casos sucedió en las inmediaciones de la Toma Vieja, donde un hombre de 39 años amenazó con tirarse de una torre de alta tensión. El otro, un jóven de 24 años, quiso arrojarse desde una antena de la Casa Gris.

U

na vez más una persona en crisis tuvo en vilo a la Policía de Paraná por un buen rato. El hombre afectado porque la Justicia lo había excluido de la casa por un cuadro de violencia familiar, intentó quitarse la vida, subiéndose a la torre de alta tensión ubicada en calle Blas Parera al final. Desde allí amenazó con arrojarse al vacío, situación que fue neutralizada por la efectiva acción de los negociadores de la Policía. Desde la fuerza de seguridad se informó que Juan Quiroga, de 39 años, había intentado quitarse la vida. El subjefe de la Policía de Paraná, Julio Brumatti, resaltó que en horas de la mañana de ayer una delegada judicial solicitó personal a la comisaría sexta para avanzar con un procedimiento en una vivienda del barrio Belgrano. Allí se debía excluir del hogar a un hombre que había sido denunciado por la esposa por violencia familiar. Tras varios dimes y diretes, el denunciado finalmente fue expulsado de la casa. Además se le notificó que no podría regresar por un tiempo, en tanto que tenía prohibido acercarse a la vivienda hasta tanto se analizara la situación familiar. Afectado y desconsolado, habría ingerido bebidas alcohólicas y a las 16 se trasladó hasta la costa del río Paraná. Al llegar a Blas Parera al final, en la zona de la Toma Vieja, decidió estribar la antena de alta tensión ubicada sobre la barranca. El lugar cuenta con escasas medidas de seguridad, por lo que el ingreso al terreno, fue sencillo. Sólo traspuso un cerco precario y con el estado de emocional alterado subió hasta la mitad de la antena. Allí comenzó a gritar y a llorar. Esto fue advertido por algunos vecinos que dieron aviso a la Policía. Personal de la Comisaría 14ª, del Cuerpo de Operaciones Especiales y de la Jefatura se hicieron presentes para tratar de avanzar con el operativo que posibilitara hacer rever la actitud al angustiado hombre. Desde lo alto avisó a los policías que tenía un celular, pero les advirtió que no se subieran porque se arrojaría al vacío. El negociador de la Policía, Claudio González, y Brumatti comenzaron a tratar de contener al afectado. Tras hacer catarsis y cuestionar la decisión de la Justicia de dejarlo en la calle y ni siquiera poder ver a sus hijos porque en la puerta de la casa había un policía de custodia. Reclamó que podría deponer la actitud siempre y cuando le trajeran a sus tres hijos. Los negociadores, tras dos horas y media de diálogo con algunos sobresaltos, lograron que Quiroga bajara 10 metros. Allí se le notificó que sus familiares se acercaban en un móvil policial y de hecho un hermano y otras personas de su confianza se colocaron al pie de la torre para tratar de que se consumara la amenaza de quitarse la vida. Pese a estar ebrio, el hombre siguió bajando y una vez en tierra firme, se le comunicó que iba a ser trasladado hasta la comisaría 14ª para seguir dialogando y analizando cómo superar el problema planteado. A lo lejos en un móvil había quedado la esposa que lo denunció por violencia familiar. Finalizado el procedimiento, Brumatti explicó a UNO que se trabajó con “tranquilidad para no alterar al hombre desencajado y que por su problema o bien para llamar la atención alertó de una situación grave que se logró neutralizar”. El subjefe señaló que la Justicia de Instrucción en turno y los médicos de tribunales iban a decidir los pasos a seguir. Si se lo entregaban a un familiar o bien era trasladado hasta un nosocomio para contenerlo del problema psicológico. Un joven amenazó con arrojarse desde una antena de Casa de Gobierno por un reclamo Reclamaba por la renovación de un contrato en la administración pública, ya que se desempeñaba en el área de educación. Sus familiares comentaron que no era la primera vez que tenía ese tipo de reacción. Según se informó, se trata de Darío Ávila, un joven de 24 años, que reclamaba la renovación de un contrato en la administración pública, ya que se desempeñaba en el área de educación y su vínculo con la repartición había finalizado. Por tal motivo, amenazó desde antes de las 9 y durante casi dos horas, con arrojarse desde una antena de la "casa gris" en Paraná y finalmente, minutos antes de las 11, depuso su actitud y sería recibido por autoridades. Además, familiares del Ávila, indicaron que no sería la primera vez que el muchacho realiza este tipo de acciones para reclamar. Tiempo atrás se había encadenado frente a la catedral, se había subido a otras antenas para concretar amenazas e incluso con arrojarse del techo de su casa. Ávila se domicilia en barrio Libertad, sus familiares y efectivos policiales llevaron adelante la negociación para convencerlo que deponiera su actitud, lo que finalmente ocurrió a las 10.50.
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa