Viernes 19 de septiembre de 2008
  |  
Policiales
Un hombre denunció a su ex concubina por un crimen
Jorge Wolff murió el 4 de agosto de 2001, brutalmente atacado en un descampado ubicado entre calles Brown, Blas Parera y Churruarín. Ayer, el ex concubino de la hija de la víctima acusó a los supuestos autores del homicidio.

U

n hombre domiciliado en Paraná y que se desempeña en tareas de la construcción se dirigió a los Tribunales de Paraná para denunciar algo que estaba pesando en su conciencia y que ocultó durante todos estos años, por ser el esposo de una de las integrantes de la familia a las que sindica como gestoras del encargo del homicidio de un hombre. Luis Ramón Medrano no ocultó sus nervios y su preocupación, tanto como su firmeza en la decisión que acababa de tomar. «Lo que pasa es que yo con esa chica, integrante de esta familia tuve dos hijos, después me separé y ella se fue a vivir a Rosario y me quedé aquí en Paraná con un hijo de mi primer matrimonio y lo que empecé a mover las aguas para decir esta verdad que ya no soporto tengo temor a represalias, porque empezaron las amenazas. Por eso quiero que esto se sepa, mas allá de que lo dejé denunciado formalmente en el juzgado de la doctora Del Barco y en Investigaciones». «Se trata del homicidio del señor Jorge Wolff, ocurrida en el año 2001 -4 de agosto- y ya me han empezado a hacer llegar amenazas contra mi hijo de 10 años, que me lo van a hacer desaparecer. Yo sé todo lo que pasó en este caso, sé como lo mataron, por qué lo mataron y donde tiraron el arma», comenzó relatando Medrano. «En esto tienen que ver la mujer de Wolff, dos de sus hijas y un hombre de apellido Vázquez. Wolff era alcohólico, pero tenía mas de 30 años de servicio en Vialidad Nacional y en esa época estaba viviendo en otro domicilio, no en el mismo en el que vivía el resto de la familia, en Paraná XIV. Ellos se reunieron una noche en el comedor de esa casa y decidieron que lo iban a matar para poder cobrar su seguro de vida y para lograr la pensión y que eso les permita una mejor condición de vida», dijo Medrano, confirmando que de igual manera lo expresó ante las autoridades. «Yo me enteré de esta historia porque la hija mayor de la mujer de Wolff se juntó conmigo hace unos cinco años atrás y apenas empezamos a convivir descubrí que constantemente ella se despertaba sobresaltada de noche, llorando y con desesperación y un día me contó finalmente que cada vez que le pasaba eso era porque se le venía de repente la imagen del padre, que lo veía al lado de la cama y como yo sabía que al padre lo habían matado, la contenía», relató. «Fue pasando el tiempo, hasta que una mañana no aguantó más y me lo dijo, me contó cómo habían matado a su propio padre y culpó también a Vázquez, a quien después busqué para confirmar si ella no me estaba mintiendo y coincidieron los detalles que ella me había contado, pero que yo me tenía que callar la boca, porque era mi mujer y también madre de otros hijos». «Este hombre -por Wolff- se había separado de la mujer, el hombre tomaba mucho. Aquella noche una de las hijas y este señor Vázquez fueron a buscarlo a una pensión en donde estaba viviendo. Lo trajeron engañado diciéndole que otra de las hijas estaba discutiendo con la madre y se quería ir de la casa, para que él la convenza y como venían caminando lo hicieron cortar camino por el campito que está entre Almirante Brown y Churruarín, -donde hoy está el circo-, prácticamente lo llevaban borracho. Antes de ingresar, la hija de Wolff le preguntó a Vázquez si se iba a animar y él lo agarró de la mano, lo metió al campito y le pegó una puñalada en el costado. Recuerdo que me contaba que Wolff no quedó muerto y cuando cayó, lo terminó degollando y la asustó el quejido que hizo cuando le cortó el cuello. Por eso salió corriendo, desesperada y al llegar a la casa entraron por una ventana de atrás». Medrano agregó que «a la cuchilla no se la llevaron, él corrió a tirarla en uno de los piletones de aguas cloacales que están en ese lugar y por lo que me dijo la policía cuando declaré, que coincide lo que denuncio con el hallazgo del arma en ese lugar». Finalmente, Medrano aclaró que «la hija de Wolf, que fue mi concubina, sabe que yo conozco toda la verdad y hasta hoy pensó que nunca la iba a delatar, por eso hoy estoy queriendo reunirme con mis otros dos hijos y quiero que tengan una vida normal y cuando ella se enteró que iba a decir la verdad amenazó con mandarme a matar mi otro hijo. Lo que yo le dije a la Policía y a la Justicia es que si por ocultar todos estos años este crimen tengo que pagar con cárcel, estoy dispuesto, pero no quiero ser más parte de esa situación que ya no soporto en la conciencia». (El Diario)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa