Martes 13 de enero de 2009
  |  
Economía
Pronostican el otoño más seco en un siglo
La intensa sequía amenaza con extenderse varios meses. Según especialistas, el próximo otoño “será el más seco” de los últimos 100 años, y provocará grandes pérdidas agropecuarias. Entre Ríos es una de las provincias más afectadas.
DeliaLuis.jpg
UrribarriCristinaFrigorific.jpg
sequiacampo.jpg
El Inta pronosticó el otoño más seco en un siglo.
sequiacampo.jpg
El Inta pronosticó el otoño más seco en un siglo.

L

a sequía afecta a las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa y Córdoba, y en algunos caos ya se convirtió en la “peor” de las últimas décadas. La técnica e investigadora en medio ambiente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Estela Carballo, advirtió que “vamos a atravesar el otoño más seco de los últimos 100 años”, y consideró que la situación se agravará porque el ciclo se iniciará “sin carga” de agua en el suelo. Plagas En declaraciones a Radio Provincia, en la ciudad de La Plata, Carballo trazó un panorama pesimista dado que “no hay tendencia a que se modifique la falta de lluvia”. La técnica señaló que en el 2008 “las lluvias han sido muy dispares y el rendimiento agrícola va a mermar bastante”. Al respecto, precisó que el año pasado “se pasó de producir 16 millones toneladas de trigo a 9 millones, con pérdidas muy grandes en Santa Fe, Córdoba, La Pampa, Sudeste de Buenos Aires. El girasol también registró pérdidas muy importantes en Chaco, Norte de Santa Fe y La Pampa y en el maíz pérdidas totales en Entre Ríos”. En cuanto a la soja, sostuvo que “falta sembrar el 20 por ciento de la superficie, que no se ha podido hacer porque no llueve”. Carballo explicó que “lo que hay es una sequía de tipo agronómica y meteorológica que determina el nivel de cosecha” y dijo que “trajo aparejado otros problemas, como ataques de plagas que hace años no se daba”. Río Paraná En Rosario, el río Paraná registró en las últimas 24 horas una bajante de 9 centímetros llegando a un nivel de 1,11. Así lo informó a DyN el jefe de Operaciones de la Prefectura Naval de esa ciudad, prefecto Sergio Charles, quien comentó que desde el viernes pasado “comenzó una bajante considerable”. En Entre Ríos, la Federación Agraria le pidió al gobernador Sergio Urribarri la declaración de desastre agropecuario y solicitó un salvataje económico -créditos y baja de impuestos- para enfrentar los daños producidos por la sequía. El secretario de la entidad en esa provincia, Alfredo Bel, dijo a la agencia DyN que las delegaciones del INTA tanto de la costa del río Uruguay como de la costa del río Paraná, coincidieron en que la sequía es la peor en las últimas décadas. Bel cuantificó el daño para el sector: se perdió el 89 por ciento de la cosecha de maíz, lo que equivale a 400 mil toneladas; el 50 por ciento de las cosechas de soja, sorgo y girasol, y la ganadería no encuentra pasto para los animales en ningún lugar de la provincia. Bel estimó que en caso de que las precipitaciones se normalizaran, la recuperación llevaría un año. La Pampa El gobierno entrerriano trabaja en la fundamentación técnica para solicitar a la Secretaría de Agricultura de la Nación la declaración de emergencia agropecuaria para el maíz, y así obtener fondos para ayudar a los productores. Por su parte, el gobierno pampeano decidió prorrogar la declaración de emergencia agropecuaria en gran parte del territorio provincial. Voceros oficiales adelantaron que hasta abril del presente año se mantendrá vigente la postergación del pago de impuesto a los productores y se seguirá brindando alimento y agua para los animales centrados en el sudoeste pampeano, la zona más castigada. La sequía afecta alrededor del 30 por ciento de La Pampa, de acuerdo a datos oficiales, y la zona de General Acha, es la más afectada en materia bovina, donde desde hace meses se está asistiendo con agua a 40 mil animales. En Viale peregrinan y oran para pedir que llueva Empezaron el sábado 10 y seguirán hasta el lunes 19. La cita es todos los días, a partir de las 21.30 en las puertas del templo. Desde ahí, caminan un kilómetro hasta una ermita de la Virgen de Schoenstatt, ubicada en la otra punta del pueblo. Desesperados por tanta sequía, vecinos de Viale se volcaron a la oración para pedir que llueva. Todos los días, desde el sábado pasado hasta el lunes próximo, peregrinan hasta una ermita de la Virgen de Schoenstatt, emplazada en la otra punta del pueblo. Lo hacen rezando para que el agua reviva los campos resecos y, a la vez, reflexionando sobre las causas de los cambios climáticos y la incidencia de la tecnología y de los productos utilizados en la labranza. Las marchas parten cada noche, a las 21.30, desde la parroquia Santa Ana y recorre casi un kilómetro hasta la ermita. “Es mucha la gente que participa. Quizás unas 120 personas y cada día se suman más”, dijo el cura párroco de Santa Ana, Sergio Hayy. Durante el trayecto, los peregrinos rezan el Rosario y piden a San Isidro Labrador, patrono de los agricultores, lluvia para los campos, informó el sacerdote. Es que “en Viale, la mayoría de las personas trabaja directa o indirectamente del campo. Para muchos, el tema de lluvia es muy importante porque repercute en sus trabajos. En los campos, la gente está quedando sin trabajo. Los que sembraron maíz, dicen que han perdido todo, y los que sembraron soja, si en este mes no hay una lluvia importante, la perderían también”, detalló Hayy. El lamento y la zozobra llegaron a la parroquia, pues un grupo grande de vialenses que padece esa situación está vinculado a la iglesia. Fue así como surgió la idea de organizar una procesión diaria, durante nueve días consecutivos. Se trata de una novena –explicó el sacerdote- que en la fe católica significa pedir a la Virgen o a un Santo una determinada gracia: “en este caso, la lluvia para nuestros campos”. Para que esa gracia sea concedida, la feligresía promete peregrinar y orar durante nueve días. Eso se dispuso hacer el pueblo de Viale, localidad del departamento Paraná habitada por unos 17 mil habitantes, para implorar por agua, en medio de la peor sequía de las últimas casi cinco décadas. Reflexión El cura Hayy puso énfasis en el hecho de que los participantes de las marchas no son sólo los propietarios de los campos o los administrados, sino también “la gente que vive del campo”. En ese sentido, dijo que en la localidad –distante a unos 50 kilómetros de Paraná- hay muchas personas cuya subsistencia depende del campo. Por ejemplo, la existencia de comercios y de pequeñas industrias que trabajan de acuerdo a la actividad del sector rural. Seguidamente, el sacerdote aclaró que no sólo se ora por la lluvia, sino que también en la caminata se reflexiona sobre “el modo de trabajar los campos, el uso de la tecnologías y de los productos como los pesticidas. Reflexionamos desde el plano ético. No nos quedamos en lo que se puede ganar o perder en términos económicos”. (Fuente: El Diario)
Lo más visto
01
02
03
04
05
+ sobre el tema  
#Informe del Inta
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa