Domingo 19 de julio de 2009
  |  
Política
Maulión le pide prudencia al cura que enfrentó a un diputado
Se reunieron el viernes en Paraná, luego del cruce con un legislador que lo acusó de “operador político con sotanas”.El eje es el conflicto en el hospital de Villaguay, donde no hay guardias ni anestesistas que atienden las cirugías.
AdolfoRodriguezSaa.jpg
BustiUrribaMoyano.jpg
ExpedienteIosper.jpg
maulionbusti5.jpg
Maulión le pide prudencia al cura que enfrentó a Argain.

Yo no soy político, soy cura, no estoy preparado para todo esto, para exponerme a este nivel. Es perjudicial. Pero si hay que pagar un costo, lo voy a pagar. Lo único que hice fue decir en voz alta algo que todo el mundo sabe, pero que pocos se animan a decir, a veces por temor”. Es la cuarta vez que el teléfono suena en la casa parroquial de la Parroquia Santa Rosa de Lima, de Villaguay, y del otro lado una mujer comedida repite lo mismo las últimas tres veces: el padre no está, el padre salió, el padre me dijo que vuelve en un rato. Por fin, el padre, la voz del padre Leonardo Javier Tovar, aparece: habla como siempre, rápido, conciso, con tono de sermón. Es sábado, mediatarde de sábado. Fin de una semana tumultuosa para el sacerdote, capellán del Hospital Santa Rosa de Lima, que un día de julio atendió el teléfono, y del otro lado había un conductor de radio que le preguntó, y de este lado un cura que contestó, y sus respuestas fueron como el tábano sobre el caballo: cuestionó a un grupo de médicos que se niega a prestar servicios, y de ese modo presionan en procura de cambios en la conducción del nosocomio, y conseguir así, según interpretó, una conducción más afín a los intereses de la medicina privada. Y se atrevió a calificar ese accionar como “mafioso”. Pero como el padre Tovar tiene verba flamígera, dio un paso más: enrostró al diputado justicialista Darío Argain, villaguayense, presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, su desinterés hacia la situación del hospital. La piedra de toque El hospital está así, a la deriva: en 2008 renunció el ex director, Pedro Crosa, enfrentado con la Secretaría de Salud luego de que el Gobierno decidiera descontar de los salarios de los médicos los días que no trabajaron por los paros. Luego, un grupo de profesionales decidió dejar de cubrir las guardias, molestos por la falta de definiciones en materia salarial. El nuevo año amaneció con nuevo director, Gonzalo Carril, que accedió al cargo sin pasar antes por la ventanilla del Colegio Médico de Villaguay, sino que llegó con el apoyo político del intendente local, Adrián Fuertes, enfrentado en la interna del partido de gobierno con el diputado Argain. Como la conducción de Carril no logró generar consensos, el conflicto hospitalario se profundizó con la renuncia en junio del único anestesista, lo que obligó a derivar cirugías hacia Paraná o Concordia. El último eslabón fue una carta documento que ginecólogos y tocoginecólogos enviaron a la dirección del hospital anunciando que si no se conseguía un anestesista, dejarían de atender los partos en la Maternidad. La Federación Médica de Entre Ríos (Femer) intervino esta semana, y pidió que se separe a la conducción del hospital, a lo que el Gobierno accedió: anunció que concursará el cargo, según establece la Ley Nº 9.892, que regula la carrera médica, y que en su articulado ordena concursar todos los cargos de director y secretario técnico de los hospitales. Aunque mientras esas cuestiones se cocinaban a fuego lento, en otro lado se cocinaban habas. El diputado Argain usó lenguaje de tablón para dar el golpe, y se defendió con un ataque. “Tovar no es un cura ni un representante de la Iglesia, es un operador político con sotanas que ha dicho muchas mentiras y viene operando desde hace bastante tiempo, por lo que creo que su palabra no es seria ni válida a la hora de hablar de salud y de la problemática del hospital”, dijo. La interna estaba sobre las brasas. “Los villaguayenses saben qué intereses defiende Argain, que ni siquiera son los de sus colegas, sino los de él mismo y sus negocios”, le respondió el intendente Fuertes al diputado Argain. "Estoy dolido" Ahora el cura dice estar dolido por lo que dijeron de él. “Me sorprendió la reacción del doctor Argain. Pero parece que les dolió que diga verdades, que todo el pueblo sabe pero que muchas veces no se dicen por temor, por no saber quién puede ser el patrón en el hospital. Pero no le guardo rencor ni estoy enojado, porque no soy político. Lo mío fue decir en voz alta algo que estamos viviendo desde hace años”, afirma el padre Tovar. De igual modo, el padre “Leo”, como lo conocen en Villaguay, debió reportarse el viernes ante el arzobispo Mario Maulión, con quien mantuvo una entrevista en torno a las consecuencias que tuvieron sus declaraciones públicas. En ese encuentro, Maulión le pidió al padre Tovar “prudencia”, y que “rece mucho”, y si bien el sacerdote no quiso dar más detalles de lo hablado, afirmó que no está dispuesto a llamarse a silencio. “Lo que dije lo saqué de la vivencia cotidiana. Pero además, si no hacíamos bulla, nunca nos iban a escuchar”, se sincera. —¿Le dolió que dijeran de usted que es un operador político con sotanas? —No sé qué decir. Mi corazón está en encontrar lo mejor para el hospital. No voy a decir que no me dolió. Las palabras del diputado me dolieron. Yo capaz también tuve palabras imprudentes. Uno a veces en el apasionamiento suele equivocarse. Pero es mentira todo lo que dice. Pero no me voy a defender. El problema no soy yo. El problema es el hospital. De todos modos, si me lo encuentro en la calle al doctor Argain, lo voy a saludar y lo voy a invitar al diálogo. —¿Sigue pensando que algunos médicos tienen actitudes mafiosas? —Lo sigo manteniendo. Con dolor lo tengo que decir, y pago el costo. No digo todos los médicos, sino que algunos médicos tienen actitudes al mejor estilo mafioso. Pero yo no soy ni Robin Hood, ni el defensor de los pobres, porque soy un gran pecador, con equivocaciones. Pero quiero que entiendan los hermanos médicos que no agredí a todos, y les pido que vuelvan, que nos sentemos a dialogar, no en la parroquia ni en el Colegio Médico: en el hospital, con los enfermos, y que podamos resolver esto. Argain: que Fuertes “vaya la Justicia” El enfrentamiento interno entre el diputado provincial Darío Argain y el intendente Adrián Fuertes, ambos justicialistas, ambos de Villaguay, entró en una espiral de impredecible final. Luego de que el cura Leonardo Tovar cuestionara la situación en la cual está el Hospital Santa Rosa, de Villaguay, y planteara lo que a su juicio es un desinterés del legislador, Argain salió a contestarle en duros términos. “El cura se pretende poner en el lugar de salvador del mundo y en realidad es un operador político con una sotana, fogoneado y pago por la cúpula política”, sostuvo el legislador, en directa acusación al intendente Fuertes. Fuertes recogió el guante. No sólo negó la acusación de Argain, sino que contraatacó: “Los villaguayenses saben qué intereses defiende Argain, que ni siquiera son los de sus colegas sino los de él mismo y sus negocios. Sería interesante investigar y divulgar en qué farmacias ha comprado remedios el hospital público, y a quién pertenecen, y si sus dueños son o no funcionarios públicos y por ahí se vaya dilucidando un poco el misterio haciendo uso del sistema de nuestros gauchos que dice hay que pegarle al chancho para que aparezca el dueño”. El tono solapado de la denuncia del jefe comunal hizo montar en cólera al legislador, que lo quiere llevar a la Justicia para que aclare sus dichos. “Si Fuertes tiene alguna acusación que hacer, que vaya a la Justicia”, dijo. “Tirar por los medios mensajes con dobles intenciones son actitudes de cobarde. Si él sabe de algún tipo de irregularidad, que la denuncie y deje de hacer banderas de buen funcionario público”, bramó. Y siguió: “Adrián Fuertes es un difamador que la juega de buen funcionario y que se confunde cuando habla de la diferencia entre familias. Lamentablemente, hay cosas que no se heredan porque nada tiene que ver este imberbe que muchas veces se pasa de rosca y tiene actitudes adolescente con la conducta de su padre”, sostuvo, en directa alusión a Carlos Fuertes, padre del jefe comunal, ex diputado provincial. “Estoy totalmente de acuerdo en que se investigue la compra de medicamentos del hospital de Villaguay, y si es necesario me pongo a disposición para que se me investigue mi accionar médico y político durante cualquier período. Si Fuertes tiene sospecha de alguna irregularidad, que vaya a la Justicia”, puntualizó. Médicos reclaman la intervención Los médicos reclamaron formalmente ayer a la Secretaría de Salud que “intervenga” el Hospital Santa Rosa, de Villaguay, y que el director, Gonzalo Carril, sea desplazado de su cargo. Fue durante una conferencia de prensa que se desarrolló en la sede del Colegio Médico de Villaguay, y en la que se expresó el fuerte malestar que generaron las declaraciones del padre Leonardo Tovar, que los acusó de “actitudes mafiosas”. Ayer incluso ya se evaluaba la posibilidad de presentaciones legales contra el sacerdote, según admitió el médico Mario Yamandú Lafourcade, secretario de asuntos institucionales de la Federación Médica de Entre Ríos (Femer), e integrante de la conducción del Colegio Médico de Villaguay. Lafourcade también refutó las declaraciones del integrante del Círculo Médico de Paraná, Ignacio Uranga, quien cuestionó la existencia de “camarillas” en el interior que impiden trabajar a los nuevos profesionales. Uranga dijo que “nos identificamos más con los dichos del cura que con los del Círculo Médico de Villaguay”. Por eso, Lafourcade le pidió “que no se meta” en los temas que atañen a esa ciudad, “por cuanto nosotros no intervenimos, cuando deberíamos hacerlo, en lo que sucede en Paraná”. En tanto, el doctor Roque de Bernardi se mostró molesto con las afirmaciones del padre Tovar, a quien acusó de haberse “politizado”, y señaló que la solución al enfrentamiento que existe entre los 40 profesionales de planta y el director se superará una vez que se intervenga el nosocomio. “Y el interventor no tiene que ser de acá. Tiene que venir de afuera”, sostuvo. “Hay que sanear la dirección. No tiene arreglo la dirección actual, para colmo hay una cuestión política que se ha metido en esto. El tema del concurso para elegir director está bien, lo compartimos, pero va a llevar tiempo”, añadió. —¿Cómo nace el conflicto? —El problema nació por la designación del secretario técnico, Sebastián Alvarez. Es un muchacho joven, que no trabaja en el hospital, que lo designan ocupando el cargo de otro profesional que estaba cubriendo el área pediátrica. Esa fue la primera discordia, y siguió con la política de enfrentamiento del director. Siguió con la falta de residentes, de una unidad de terapia intensiva y luego con la renuncia del único anestesista. (Fuente: El Diario).
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa