Domingo 06 de septiembre de 2009
  |  
Policiales
Llevan a la Justicia el caso de las estafas en el Nuevo Bersa
Una empleada está acusada de de haberse quedado con 725 mil pesos de plazos fijos. Hay un listado de 34 clientes a quienes engañó, ganándose su confianza para poder así manejar discrecionalmente sus cuentas de depósito.
MazoJusticia.jpg
El caso por estafas en la sucursal Corrales del Bersa llega a la justicia.

E

l Nuevo Bersa decidió llevar a la Justicia el caso de la empleada de la sucursal Corrales, ubicada en Almafuerte y Zanni, a quien se acusa de haber producido un desfalco con fondos de plazos fijos de al menos 34 clientes, quedándose con una cifra que hasta ahora llega a una suma aproximada a los 725 mil pesos. La denuncia, que fue presentada el viernes y recaería en el Juzgado de Instrucción N° 5, a cargo de Ricardo Bonazzola, está dirigida contra Laura Erminda Ulrich, una oficial de negocios con varios años de trabajo en el Nuevo Bersa, a quien se sindica como responsable de la maniobra de recepción de depósitos y renovaciones de plazos fijos, cuyos montos no eran ingresados por la caja. La mayoría de los casos involucran a mujeres, de avanzada de edad, con poco conocimiento sobre el manejo del banco, que tenían sus depósitos como “respaldo” ante eventuales urgencias, o por “seguridad”, de modo de evitar mantener el dinero en la casa. También a pequeños ahorristas, que mantenían cuentas con montos que iban de los 1.000 a los 5.000 pesos. Los más abultados, eran de 40 mil pesos. Trato de confianza En la denuncia se detalla cada uno de los casos que se investigaron, y se cuenta, en una presentación que tiene más de 50 hojas, de qué modo Ulrich se ganaba la confianza de los clientes, y se hacía cargo, a modo de “gestora”, de los trámites de depósito y renovación de plazos fijos. De buenos modos, los convencía de no hacer cola frente al cajero, y pasar por su escritorio. “La Rusita”, como le decían cariñosamente los clientes, se encargaba de los engorrosos trámites bancarios de gente mayor, o personas apuradas, y utilizaba un sistema bien aprendido. Cada cliente, se iba con el comprobante de depósito con un sello del banco (nunca el del cajero), aunque la copia del talón respectivo jamás se asentaba. En la jerga bancaria, era un depósito “intervenido”, y por tanto el dinero no iba a la caja. Tenía tal grado de familiaridad con los clientes, que pedía que, antes de ir a la sucursal por algún trámite, le avisaran por teléfono, según se desprende de las declaraciones de los perjudicados ante los abogados que instruyeron el sumario. El engaño, dicen en el banco, alcanzó por igual a clientes, a la propia institución, y a los compañeros de la sucursal, que durante una semana estuvieron suspendidos de su trabajo mientras se llevaba adelante la investigación interna. “Tenía un dominio casi total de sus compañeros de trabajo, que no pudieron detectar la maniobra que se producía en la sucursal, de los clientes, que depositaban una confianza ciega en la empleada, y en el sistema operativo bancario, que no pudo detectar la irregularidad”, contó una fuente que tuvo acceso directo a la investigación. Al descubierto Todo quedó al descubierto el 22 de abril último, por un empleado de la propia sucursal Corrales, que vio en el libro de registros de depósitos en plazo fijo una anotación irregular, y a partir de ahí se desató el escándalo que envolvió a una entidad financiera controlada por el Grupo Eskenazi, dueño de los bancos de Santa Fe, San Juan y Santa Cruz. La primera noticia del hecho, sin embargo, se tuvo el jueves 30 de julio. Ese día el Nuevo Bersa distribuyó un comunicado breve, que al día siguiente se publicó en los diarios bajo la forma de una solicitada, en la que explicó los hechos. Entonces, el banco señaló que “a través de los procedimientos habituales de control, detectó irregularidades en algunas operaciones de plazos fijos realizadas por algunos empleados de la sucursal Corrales de la ciudad de Paraná”. “En resguardo de los dineros de nuestros clientes, el Banco dio inicio a una inmediata y profunda investigación de los hechos detectados y dispuso la separación preventiva del personal involucrado en dichas maniobras”, indicó. El pronunciamiento público del banco, el único que hubo hasta ahora en las dos semanas que lleva ventilándose el desfalco de los plazos fijos, provocó el malestar de la Bancaria, que de modo inmediato habló de “una arbitrariedad y una imprudencia, porque dentro de los suspendidos están las tres personas que son autoridades de la sucursal, que denunciaron el hecho”. (Fuente: El Diario)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa