Sábado 02 de enero de 2010
  |  
Interés general
De más de 10 millones es el déficit anual de los hospitales
Sobre el cierre de 2009 Economía giró una partida extra para saldar un pasivo de 7,5 millones con los proveedores, que se abonará en cinco cuotas. En el hospital Roballos y los centros de salud de su dependencia faltaron medicamentos.
hospitalesentrerios.jpg
El desvasaje viene desde el segundo semestre de 2007.

L

a noticia se conoció en la segunda mitad de diciembre: el Hospital Neuropsiquiátrico Antonio Roballos, un centro de referencia en su especialidad en la provincia, se había quedado sin antisicóticos para el tratamiento de pacientes con esquizofrenia. La situación no sólo afectó la atención de sus propios pacientes, sino también a la red de atención de salud mental, que conforman tres centros de salud de la ciudad, Ramón Carrillo, Oñativia e Illía, del barrio Paraná V, que se vieron afectados, porque se abastecen en el Roballos. La falta de medicamentos se atribuyó a la deuda del nosocomio con los proveedores, aunque no bastó para poner sobre la luz una situación mucho más compleja y profunda: la mayoría de los 63 hospitales públicos de la provincia vienen arrastrando desde mediados de 2007 un déficit operativo que pone sus cuentas en rojo. Casi ningún hospital logra cubrir sus compromisos con las partidas que recibe, según admiten las propias autoridades. A finales de año, Salud consiguió acordar con los proveedores un plan de pago de la deuda de 2008, de 7,5 millones de pesos: Economía otorgó un refuerzo presupuestario que le permitirá saldar la deuda acumulada, en cinco cuotas: la primera, en diciembre, y el resto en enero, febrero, marzo y abril. Faltantes El secretario de Salud, Pablo Basso, admitió que se produjo un “faltante” de medicamentos que afectó, entre otros nosocomios, al Hospital Roballos, pero dijo que no fue grave. “Enseguida se habilitaron partidas extraordinarias para cubrir lo que faltaba. Pero no era medicación básica la que hacía falta, porque había medicación alternativa. Hay que decir que los medicamentos no sólo se utilizan en el Roballos, sino que desde allí se abastecen a distintos centros de salud que tienen consultorios de salud mental”, señaló. De igual modo, resaltó que el déficit operativo no se reduce a un caso puntual, sino que hay desequilibrio financiero en los distintos nosocomios de la provincia. “Los hospitales tienen déficit, y esto es así porque aumentaron las partidas menos que el precio de los medicamentos. Ese desfase produce deudas. Incluso, hubo laboratorios y droguerías que llegaron a amenazar con no entregar más medicación. Pero conseguimos los recursos, y se va a saldar la deuda que teníamos de 2008. Una entrega del 20 %; y el resto en cuatro cuotas”, detalló Basso. De todos modos, el titular de Salud destacó la voluntad oficial de cumplir con los compromisos contraídos, y saldar las deudas existentes con los proveedores, fundamentalmente de medicamentos para los hospitales. Números Eduardo Felipe Grand, subsecretario de Administración de la Secretaría de Salud, admite que los hospitales tienen un “déficit estructural, porque las partidas no alcanzan”. En 2008 fue de 12 millones de pesos, y en 2009, si bien los números finales estarán durante este mes, las estimaciones dan cuenta de un número similar: en torno a los 10 millones de pesos. La deuda de 2008, que fue un remanente de deuda a proveedores de medicamentos e insumos, llegó a 7,5 millones de pesos, y se consiguió saldar con un refuerzo presupuestario. Aunque de fondo persiste un desfase entre los fondos que Salud gira a los hospitales y los precios de mercado de medicamentos e insumos en general. Según detalló Grand, el origen se debe al hecho de que “hubo una estampida de precios en el segundo semestre de 2007, y como el presupuesto de ese año ya estaba aprobado, no hubo entonces forma de absorberlo. Ahí empezó el desfase entre partidas y costos de funcionamiento en los hospitales”. El paso del tiempo no hizo más que acentuar el rojo operativo de los hospitales. La partida anual, de 63 millones de pesos, entonces, no consigue cubrir todas las necesidades para el funcionamiento de los nosocomios. Por eso la deuda que se acumuló a lo largo de 2008, y que produjo desequilibrios y zozobra a finales de 2009, y por eso las previsiones por lo que podría ocurrir a lo largo de 2010 con el pasivo acumulado a lo largo del año que acaba de finalizar. –¿Cómo van a solucionar el déficit? ¿Pidieron mayores fondos en el Presupuesto 2010? – se le preguntó a Grand. –Sí, se pidió un aumento del 50 % en las partidas para 2010. Pero pedimos como expresión de deseos, como una mejora en el presupuesto. No sabemos si finalmente va a ser así. El dato 63 son los hospitales públicos que vienen arrastrando déficit desde mediados de 2007. El San Martín, y un puesto rechazado La ex directora del Hospital San Martín, Sandra Roland, dijo, antes de ser reemplazada en el cargo por Benito Bernabé, que ese centro asistencial consiguió equilibrar sus números, y a diferencia del resto de los nosocomios de la provincia, no acumuló déficit operativo. Cada mes, Salud le gira una partida de 560 mil pesos, a los que se agregan otros 90 mil pesos para la compra de medicamentos oncológicos, y una cifra similar para remedios inmunosupresores destinados a pacientes trasplantados. Roland destacó que el Hospital San Martín es “un hospital de referencia en materia de precios para los demás”. Y puso de relieve la falta de deudas. “Pero que no tenga deudas no significa que sea un hospital eficiente”, retrucó el médico Sergio Mendoza, que ahora asumió como parte del consejo asesor que estará al frente del Hospital San Martín, tras la remoción de Roland. En lugar de Roland, el Gobierno ubicó al contador Benito Bernabé, que hasta su promoción, ocupó el cargo de administrador del nosocomio. Bernabé llega a un puesto que había sido rechazado por varios profesionales. En los últimos meses, una de las preocupaciones del ministro de Salud y Acción Social, Angel Giano, había sido hallar un director para el Hospital San Martín. “Dénme un nombre”, contaron dos fuentes consultadas que pidió el ministro. El pedido había sido hecho, entre otros, a los propios profesionales del Hospital San Martín. Pero todos los ofrecimientos hechos tropezaron con un rechazo. La gestión de Roland se había caracterizado por un fuerte enfrentamiento con los médicos: una de las medidas que había impulsado con mayor ahínco fue la obligación de que los profesionales cumplieran las seis horas reglamentarias, situación que derivó en una notoria tirantez. Mendoza asegura que Roland “se enfrentó con todos”, y que “nunca pudo trabajar en equipo, y fruto de esa situación, nunca nombró un secretario técnico. Pero no queremos mirar para atrás. Lo que pasó, ya pasó”. Tras la salida de Roland, el Gobierno ubicó a un contador al frente del mayor centro asistencial sanitario de la provincia, y en un gesto hacia el resto de los profesionales hospitalarios, puso a una “no médica” como una de las secretarias técnicas que acompañarán a Bernabé: la fonoaudióloga Margarita Leiva; el otro secretario técnico será Leonardo Gubspun, actual subjefe de Nefrología. (Ricardo Leguizamón, El Diario).-
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa