Lunes 04 de enero de 2010
  |  
Paraná
Unas 30 familias abandonaron sus casas por la crecida del río en Paraná
El río subió dos centímetros y una treintena de familias debieron autoevacuarse en el noroeste de Paraná. La Dirección de Defensa Civil continúa realizando recorridas en la zona costera y efectuando recomendaciones.
GracielaTraverso.jpg
evacuadocrecidainundacion.jpg
30 familias dejaron sus hogares por la crecida del río.

E

l río Paraná sigue creciendo y las previsiones estiman que la tendencia continuará hasta finales de enero. El domingo registró una altura de 5,03 metros, dos centímetros más que el sábado y tres por encima del nivel de evacuación en la capital provincial. En las zonas bajas de la ciudad, se percibe el contraste: mientras algunos disfrutan de lo que queda de playa, otros sufren por la crecida. Bajada Grande fue el lugar en el que se instalaron los primeros pobladores, varios siglos atrás, en el noroeste de Paraná. Un domingo cualquiera la zona parece un camping con el color y el ruido que le aportan los chicos jugando entre pelotas y cañas de pescar. Pero por estos días los puesteros han abandonado sus rincones. “No sale nada”, es el lamento de chicos y grandes que salieron a disfrutar del día, tratando de mitigar un poco el calor al aire libre. Algunos también se divierten en el río. Otros lo respetan y lo miran desde lejos. “No me meto al agua. Si yo entro cinco metros, mi hijo querrá hacer lo mismo, y entonces se vuelve peligroso. Así nos lamentamos después por la cantidad de ahogados”, reflexionó un obrero de la construcción que disfrutaba bajo un árbol, desde una reposera, al lado de su mujer y viendo a su hijo de cinco años jugar al pescador con una caña. Otro, en cambio, controlaba desde arriba como sus hijos se tiraban al agua. “Acá hay arena y está limpio; más allá no toco el fondo, no se si hay arena, barro o piedra”, contaba el chico, que no tendría más de 10 años, mientras se sostenía de una baranda antes de lanzarse otra vez, como tantos, en una zona no boyada, sin control ni habilitación. Pero en el trayecto se ven los pastos altos y, casi escondidos, un par de ranchos de chapa y techos de nylon, improvisados sobre Avenida Estrada Alerta Las viviendas que se encuentran en la zona costera de Bajada Grande elevaron el nivel de alerta y algunos ya han sido afectados por la crecida. Con el agua vinieron también los mosquitos, cuentan los pobladores. En algunas casas ya padecen al río y en otras los vecinos han colocado bolsas de arena como contención, aunque saben que serán vencidas si el avance no cede. El agua llegó hasta el final de la Cortada 7. Al fondo del angosto pasillo, entre árboles y barrancas que parecen apenas contenerse, un hombre tiene el agua dentro de su rancho; y en la zona de la Arenera hay una treintena de familias que debieron dejar sus casas. “Yo soy viudo, no tengo padres ni hijos. Ahora estoy viviendo en la casa de un hermano, en el barrio Humito”, asegura sin dramas un pescador en un alto en la guitarreada que estaban haciendo en el último puesto, con un borracho cantor y un par de curiosos ocasionales. “En cada crecida tengo que abandonar el rancho. Ahí quedan una cama, una cocina y algunas cositas más, pero me tuve que ir porque el agua ya se metió en la casa”. Es apenas una construcción precaria, con paredes de material y techo de chapa. Ahí habita el pescador cuando el agua se lo permite. Como él, cerca de 30 familias tuvieron que abandonar sus casas por el avance de las aguas. Se fueron con lo puesto y dejaron todo lo que no pudieron cargar consigo. Desde hace días, los Guardacostas de la Prefectura Naval Argentina vienen recorriendo la zona acompañando al personal de la Dirección de Defensa Civil municipal para conocer la situación de los ribereños, advertirles de la crecida y recomendarles que se desplacen a tierra firme. Sin embargo, aseguran que hasta el momento no han recibido solicitudes para evacuar a nadie y que mientras tanto su tarea se limita a la distribución de bolsas de alimentos. De receso La situación en Bajada Grande parece complicarse con el correr de los días por la crecida constante del río y la situación amenaza con agravarse. Sin embargo, fue imposible localizar a algún funcionario para que explique cuál ha sido la asistencia que el municipio ha brindado a los pobladores. El número de la Dirección de Defensa Civil estuvo “ocupado” durante todo el día domingo y los funcionarios mantuvieron sus teléfonos celulares apagados. El dato 5,03 METROS Es la altura que registró el domingo el río en el puerto paranaense, tres centímetros por encima del nivel de evacuación y en lenta pero sostenida creciente. El pico máximo llegaría a fines de enero por las lluvias registradas en el norte de la cuenca y afectaría a las costas y poblaciones ribereñas, pero nadie se anima a estimar el nivel que podría alcanzar.
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa