Lunes 11 de enero de 2010
  |  
Paraná
Paraná se quedó sin "la mejor obra" de los últimos años
Así se refería el intendente cuando hablaba de la Planta de residuos que se instalaría en Paraná. Tuvo muchos inconvenientes con los vecinos que no la querían en ningún lado. Finalmente, venció el contrato. Esperan aportes nacionales.
lauracresto2.jpg
iosperdirectorio.jpg
PicedaRogelMorales2011.jpg
BarrabravaArmaSoldatti.jpg
AlfonsinBenedettiVarisco.jpg
marchaparqueberduc.jpg
PlantaOxalosResiduos.jpg
La Planta quedó en la nada.

E

l proyecto de instalar una planta de tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) en Paraná se fue diluyendo el año pasado, cuando las perspectivas de obtener el financiamiento siguieron oscuras a causa de la crisis internacional. De la decisión habló el intendente José Carlos Halle en diciembre cuando, adelantó que las aspiraciones ahora estaban puestas en la instrumentación de una serie de medidas –como la recolección diferenciada y la marcha de una planta de reciclaje– y en la posibilidad de encarar una iniciativa en conjunto con la Provincia para el tratamiento de la basura orgánica. Ante el panorama financiero internacional, la Comuna resolvió dejar correr los plazos del contrato firmado en septiembre de 2008 con Sánchez Granel S.A., empresa adjudicataria de la construcción de la obra en base a la tecnología Oxalor, hasta que el compromiso “quedó sin efecto”. Al respecto, Ricardo Goñi, secretario de Medio Ambiente de la Municipalidad de Paraná, dijo que el convenio contemplaba que se debía obtener el financiamiento –vía bonos de carbono o verdes– y daba un plazo. “Vencido ese tiempo, se volvía a fojas cero”, explicó. Y eso fue lo que pasó. “Teníamos la posibilidad de renovar (los plazos) por unos meses y preferimos no hacerlo hasta ver cómo se resolvía el tema de la crisis financiera. (…) Esos plazos cayeron este año (por 2009) y el contrato quedó sin efecto. Hubiésemos podido renovarlo pero no lo hicimos en vista de los problemas financieros y de los terrenos”, remarcó Goñi, quien mencionó como otro escollo la encendida polémica en la ciudad en torno del lugar donde se iba a emplazar la planta. Así fue como la controversia ganó buena parte de 2008 y terminó a principios de 2009 con una lista de cinco sitios probables de ubicación (Ver recuadro). Alternativa En relación al tratamiento de los RSU, “estamos en un compás de espera porque hay tratativas con la Provincia para hacer un emprendimiento que abarque no sólo a Paraná sino a toda la región y localidades cercanas”, aseguró Goñi. Seguidamente, dijo que no se descarta que ahora –en vista de que el proyecto no consiste en un emprendimiento municipal solamente–, “el sitio para emplazar la planta o el sistema de tratamiento que se procure esté fuera del ejido urbano local”. Y añadió que si bien son cuestiones que están en análisis, en breve –en el lapso de este año– se deberán resolver. Es que el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) fijó el 31 de diciembre de 2010, como fecha límite para el cese de la disposición de RSU en basurales a cielo abierto (como el Volcadero) y, el 31 de diciembre de 2012 para la clausura definitiva de todos los basurales a cielo abierto, y el 31 de diciembre de 2014 vence el plazo para remediar todos los sitios que han sido contaminados por basura. En vista de eso, Goñi remarcó que para este año el Municipio debe tener resuelto el tema de los RSU. El COFEMA es un organismo integrado por los ministros y secretarios de Medio Ambiente de las provincias, facultado por ley a consensuar políticas en materia de RSU y acordar criterios técnicos y ambientales a emplear en distintas etapas de gestión, según publicó el sitio oficial de la Comuna. Situación De insistir con el proyecto de la metodología Oxalor, la Comuna debería iniciar nuevamente un proceso de licitación, dijo Halle, quien había indicado que su idea era dar un giro a la iniciativa. Y contó que se trabaja con la ONG Eco Urbano y la Secretaría de Medio Ambiente en el relanzamiento de la recolección diferenciada en la ciudad. Se empezará este año en la zona del centro y en el sur de la ciudad, donde se realizó la primera experiencia en 2006. Conjuntamente, la Municipalidad informó de la instalación de una planta de transferencia para recepción reciclaje, clasificación, acopio y comercialización de la fracción seca (inorgánicos) de los RSU en la zona del Volcadero. En esta iniciativa, para la que se lanzó un llamado a licitación con el fin de equipar la planta, está abocada la Facultad de Trabajo Social y comprende la incorporación de trabajadores informales de la basura. En cuanto a los orgánicos, había informado del inicio de gestiones en la Provincia para avanzar en un tratamiento en conjunto y a nivel regional. Cabe recordar que el procedimiento Oxalor comprendía el tratamiento de la totalidad de los residuos (orgánico e inorgánico). Mientras tanto, el intendente había destacado el trabajo intensivo realizado para combatir el humo generado por el Volcadero y mencionó que la instalación de la planta fue una posibilidad que si se plasmaba acarrearía beneficios, sin demandar costos a la Comuna. Sin noticias Se consultó a Fernando Raffo, secretario de Medio Ambiente de Entre Ríos, sobre la instrumentación de un programa de tratamiento de RSU en conjunto con Paraná. El funcionario dijo que la Provincia no tiene en agenda la implementación de un programa que comprenda a esta ciudad y que las acciones adoptadas han sido en casos puntuales, como el reclamo generado en Concepción del Uruguay. Así la cosas, el secretario deslizó no estar al tanto de tal proyecto. De objetivos ambicioso y polémicas encendidas La instalación de una planta en la ciudad, y el consecuente saneamiento del histórico Volcadero, fue el proyecto más ambicioso del Gobierno municipal en su primer año de gestión. El anunció trascendió en la primera mitad de 2008 y en los meses siguientes, ganó espacio en los medios de comunicación. El proyecto no tendría costo para el Municipio y se planteó como la solución definitiva al flagelo de años: el humo generado por las reiteradas quemas en el basural de calle Ameghino. La propuesta requería de una inversión cercana a los 35 millones de pesos, recursos que iban a provenir de un fondo –conformado a través de bonos de carbono– de Naciones Unidas mediante la adhesión al Mecanismo para un Desarrollo Limpio (MDL), conforme lo establece el Protocolo de Kyoto. Sin embargo, “la crisis financiera y la recesión económica en Europa generaron una tremenda depresión en el mercado de bonos de carbono o bonos verdes”, había informado Ricardo Goñi, al fundamentar los inconvenientes referidos a la financiación que tuvo el proyecto en el último año. Cabe recordar que las previsiones del Gobierno de la ciudad, comunicadas en septiembre de 2008, daban cuenta de que a fines de 2009 la planta estaría terminada. “Por primera vez en la historia de Paraná hemos decidido abordar la erradicación de un tema grave desde el punto de vista social, sanitario y ambiental”, decía por entonces el intendente. Controversias Ahora bien, la ubicación del emprendimiento empezó a cosechar fuertes resistencias de parte de vecinos. El primer destino elegido fue el sur de la ciudad, en el límite con Oro Verde, al lado del arroyo Los Berros. La iniciativa recibió un fuerte rechazo de los habitantes y quedó descartada. Entonces se puso la mira en un predio municipal situado en el Parque Industrial, pero la opción fue rechazada por los empresarios. Después surgió la posibilidad de instalar la planta detrás del Vivero municipal, en el Acceso Norte, y la oposición de los lugareños no se hizo esperar. Si bien esa fue la localización que defendió con mayor ahínco la Comuna, a fines de 2008 se anunció la posibilidad de usar el predio del ex frigorífico municipal, en La Floresta. Luego, ese terreno fue desestimado –por no reunir las condiciones necesarias– y a principio de 2009 se conoció la decisión del Gobierno de evaluar una zona cercana al Volcadero. Finalmente ese fue el sitio elegido, un terreno situado al final de calle Ameghino. La noticia cayó bien en el vecindario, pues la ubicación cercana al basural venía siendo una demanda de la gente que trabaja y vive de los residuos. Previamente a esa definición final y ante la creciente polémica no sólo por la ubicación sino también por la metodología a emplear en el tratamiento –pues se alzaron voces que objetaban el procedimiento–, la Comuna convocó en noviembre de 2008 a una audiencia pública. Acudió un centenar de oradores y se escucharon voces a favor y en contra. Por esos días, un grupo compuesto por funcionarios municipales y uno provincial viajó a Francia, lugar de origen de la metodología, para ver de cerca el mecanismo. Ambos pasos –audiencia y viaje– se realizaron luego de firmado el contrato para construir la planta. Después de esos meses convulsionados, el tema entró en una meseta. (Fuente: Marta Marozzini, para El Diario).-
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa