Miércoles 13 de enero de 2010
  |  
Policiales
Se cumplen 8 años de la desaparición de una familia completa
Ocurrió en el departamento Nogoyá. En 2008 se realizaron nuevas búsquedas y lo único que se encontró fueron especulaciones. Seis personas desaparecieron y nunca más se supo de ellos. INFORME DIGITAL repasa el último rastrillaje.
FamiliaGilNogoya.jpg
Los Gill desaparecieron hace 8 años.
GoetteAlfonsoGil.jpg
Goette asegura no tener nada que ver.
GilEstancia.jpg
La última búsqueda no arrojó indicios de nada.
CasoGillMariaGallego2009.jpg
Cuando permanecía desaparecida la familia Pomar, recuperó notoriedad el caso Gill.

D

e la redacción de INFORME DIGITAL Desde que el 14 de enero del año 2002 -después de asistir a un velatorio en la zona de Paraná Campaña- no se supo más del paradero de la familia -constituida por José Rubén "Mencho" Gill, su esposa Norma Margarita Gallegos, y los cuatro hijos de la pareja: María Ofelia de 12 años, Osvaldo José de 9, Sofía Margarita, de 6 y Carlos Daniel, de 4- y menos aun, se ha avanzado en la investigación del caso. Luego de la desaparición, se han dado marchas y contramarchas en la investigación sin que se llegue a ningún resultado concreto, pareciendo quedar el caso en el más hermético misterio. Vale actualizar que el matrimonio residía en el establecimiento rural La Candelaria, propiedad de Alfonso Goette, donde Mencho Gill desempeñaba funciones laborales, en la zona de Crucesita Séptima del departamento Nogoyá. Una búsqueda sin resultados Luego de mucho tiempo, a mediados de septiembre de 2008, se realizaron en el mencionado establecimiento agropecuario, estudios de alta complejidad tendientes a hurgar el suelo, en un radio determinado por la instrucción del caso, sobre la existencia de restos óseos. Donde este medio, el cual fue el único presente, pudo constatar que no se encontró nada en el suelo de la estancia, como así tampoco en los pozos que encontró una especie de sonar que la Policía empleó en el rastrillaje. Qué dijo el dueño del lugar Goette, según se decia en las cercanías, mantenía un romance con Norma Gallego y además se aseguraba que uno de los niños de la familia era su hijo. También se llegó a decir que tenía denuncias en su contra por amenazas a la familia. El cronista de INFORME DIGITAL, el único medio que habló con el hombre, le preguntó acerca de estas cuestiones a lo que respondió que "es normal este tipo de acusaciones", aclaró. "Y además Gil es descendiente de alemanes, todos los hijos parecían rusitos", agregó. Admitió que hay una denuncia por amenazas pero jura que no usa ni posee armas: "Le dije a la policía que venga y revise todo, le juro que no tengo armas", se defendió. "Yo se que hay vecinos que no me quieren" y señaló uno de sus campos que no tiene alambrados: "Saqué los alambrados porque me los rompían con animales de vecinos, ahora los saqué y parece que me odian más". Incluso arrojó la sospecha sobre vecinos que habían discutido con Gil porque les encerró hacienda que se le había metido a su campo. "Hasta me robaron dos vacas que yo las reconocí por la señal de las orejas en un campo y cuando hice la denuncia en la policía nunca más aparecieron". Y sobre su designación en el gremio rural en la época del proceso dijo que "yo fui delegado pero de la Fucofa, no de la Federación Agraria, pero ya no lo soy más", fueron sus palabras sobre el tema. Qué encontraron en la última búsqueda En base a la tecnología aplicada en aquella búsqueda llegaron a sospechar de la existencia de un sótano. Finalmente eso quedó descartado, por la expectativa de buscar en un pozo ciego camuflado en cercanías de la casa, pero luego de excavar dos metros, se dio por finalizada la búsqueda en el lugar. Madre desesperanzada Por aquél entonces el Abogado Maximiliano Navarro, quién representaba los intereses de María Delia Gallego, madre de Norma, dijo a INFORME DIGITAL que tanto su cliente como él mismo temen lo peor ya que “hay pocas probabilidades de encontrarlos con vida porque tenían una comunicación fluida con sus familiares, esto hace concluir un final trágico”. Y agregó, “el hermano iba casi semanalmente a la estancia”. De esta manera, echa por tierra lo expresado en exclusiva a este medio por Alfonso Goette quién aseguraba que “se llevaba muy mal con sus hermanos de Paraná” y que “había un problema de plata”. Sobre esto último, el representante de María Gallego dijo que “no creemos que Gil estuviera en condiciones de darle dinero a sus familiares”. Poco interés La historia policial de Entre Ríos no registra antecedentes de la desaparición de una familia completa –ni siquiera durante la dictadura–; sin embargo, la suerte de los Gill no forma parte de la agenda de las autoridades públicas ni de los medios de comunicación, no hay alusiones al caso en los discursos, no circulan fotos de los desaparecidos y en las comisarías de la provincia ni siquiera los conocen. Es la historia de una familia desaparecida en 2002 y vuelta a desaparecer todos los días por la inacción y la falta de compromiso. Reaparición del tema por los Pomar Luego de que “desapareciera” la familia Pomar en Buenos Aires, los medios nacionales reavivaron el Caso Gill buscando comparaciones. Finalmente los Pomar aparecieron muertos producto de un accidente automovilístico y la desaparición se debió a una pésima búsqueda de la Policía.
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa