Domingo 17 de enero de 2010
  |  
Paraná
Cada vez llegan más chicos de Santa Fe a mendigar
En 2007 se había originado un conflicto institucional entre las dos provincias por la detención de menores santafesinos en la Peatonal San Martín. A pesar de que se prometió coordinación para evitar las migraciones, el problema persiste.
pobrezanino.jpg
Niños de Santa Fe, cruzan a Paraná para mendigar.

E

n algún lugar de Entre Ríos, Jessica, de 13 años, cada día va a su trabajo: su trabajo es ser niñera. Una niña que cuida niños. Igual que Milena, también de 13 años, en otra ciudad, una en la costa del Uruguay, la otra en la costa del Paraná. Un poco más al sur, Catriel, de 12, se dedica a un oficio feroz: es ladrillero, y Jazmín, de 9, vende rifas. Santino, a sus 4 años, ya conoce de la calle: sale con su familia a cirujear. Los chicos, cada vez más chicos, cada vez en mayor número, se vienen incorporando desde hace tiempo al mercado laboral: hacen changas, están en el servicio doméstico, son jornaleros en el campo, cuidan hermanos, hacen mandados, seleccionan la basura, son ayudantes en un taller, ejercen la mendicidad. Un relevamiento del Consejo del Niño, el Adolescente y la Familia descubrió en distintos puntos de la provincia más de 700 chicos en la calle. Pero el dato no es completo: incluyó sólo 17 ciudades, y no abarcó la totalidad de los departamentos. Por ejemplo, no consideró Concordia. De igual modo, el sondeo muestra un costado hasta ahora desconocido: la incorporación de menores al mundo del trabajo desde edades que van de los 4 a los 6 años, a veces en compañía de la familia, a veces solos, casi siempre empujados por la pobreza. Adios al aula La incorporación de los chicos al mundo del trabajo genera una primera consecuencia: el abandono de la escuela. Un informe que publicó la Dirección de Estadística y Censos en base a los datos desagregados de trabajo infantil que se desprenden de la encuesta permanente de hogares (EPH) muestra que en Concordia el 61,1% de los chicos que trabajan (1.266 en total, según datos de 2006) abandonó la escuela. Y ese porcentaje sube al 68% entre los niños que conforman la franja de los desocupados. Ese relevamiento da cuenta que en Concordia, el 5,3% de los 22.090 menores de entre 10 y 17 años está ocupado, y hay un 1,4% de desocupados. No tuvo en cuenta, claro, los menores de 10 años que también están insertos en el mercado laboral. En Paraná la situación es más o menos parecida: de los menores ocupados –el 2,2% sobre un total de 41.814 chicos de entre 10 y 17 años– el 59% dejó la escuela luego de empezar a trabajar, y entre los desocupados ese porcentaje llega a casi el 60%. Una vez que el chico que está en la calle, en el mercado del trabajo, es difícil que salga de allí, admite María Eleonora Murga, directora de Derechos y Programas del Consejo del Niño, el Adolescente y la Familia de Entre Ríos. “Hay un contexto social que hay que tener en cuenta: no es sólo sacar al chico de la calle, porque hay todo un contexto familiar y social que hay que analizar y que lleva a que ese chico esté en esa situación”, asevera. Desde Santa Fe El 3 de septiembre de 2008, el Poder Ejecutivo promulgó la Ley Nº 9.861 denominada de Protección Integral de los Derechos del Niño, el Adolescente y la Familia, una normativa que vino a dar una nueva cobertura de los chicos, y trajo consigo una nueva concepción de las políticas para el sector. Dice el artículo 15º: “Los niños y adolescentes tienen derecho a ser criados y cuidados por sus padres y a permanecer en su grupo familiar de origen, en una convivencia sustentada en vínculos afectivos y comunitarios. La carencia o insuficiencia de recursos materiales del padre, madre o responsable, no constituye causa para la separación de los niños y adolescentes de su grupo familiar”. Desde la gestión de Dora Jávega de Garcilazo en el área de minoridad de Entre Ríos –acompañó al ex gobernador Jorge Busti y durante los dos primeros años de Sergio Urribarri– la política del área fue evidenciando cambios: de contar con un millar de chicos alojados en hogares de menores, públicos y privados, ahora esa cifra bajó a 270, aunque a través de los distintos dispositivos de asistencia y contención un total de 7.000 menores en toda la provincia son asistidos por el Estado. Claro que ello no obsta que las calles se pueblen de chicos, sobre todo en épocas como éstas, pleno estío. “Es verdad –dice Murga–, en épocas de verano, hay más migración, de los barrios al centro, y también de Santa Fe a Paraná. Muchos chicos de Santa Fe llegan a ejercer la mendicidad. Hemos hecho reuniones con las autoridades santafesinas, los tenemos identificados, a veces vienen con su mamá, con algún referente familiar, o cuando son más grandes, viajan solos. Se está haciendo articulación con Santa Fe, de modo de conseguir que sean atendidos allá, pero todavía falta”. Murga sostiene que aproximadamente 25 menores cruzan desde Santa Fe a Paraná para ejercer la mendicidad, a los que se suman entre 35 y 40 que provienen de distintos barrios de la ciudad. –¿Hay un aumento? –En este momento, notamos otra vez un aumento. Se había coordinado con Santa Fe de modo que no haya tantos chicos acá, y se charló bastante con las autoridades, pero ahora estamos otra vez igual. En Santa Fe hay un refugio para que les dé asistencia. Se hacen coordinaciones con las autoridades, pero los chicos vuelven. Son adolescentes de 14,15 o 16 años, aunque llegan más chicos también. Acá se los trata, se los identifica, se sabe quiénes son, de dónde provienen. Muchos de esos chicos son de un barrio de Santa Fe que se conoce como La Chaqueñada, porque son familias inmigradas del Chaco, una zona compleja de trabajar, según nos han dicho desde Santa Fe. –¿De cuántos chicos hablamos? –Son alrededor de 25 chicos que vienen de Santa Fe. A diferencia de nuestros chicos, ellos sí permanecen en la calle. No van a la escuela, y no están contenidos, porque a muchos de sus padres les han quitado la patria potestad. Cuántos, dónde El relevamiento del Consejo del Niño, el Adolescente y la Familia sobre la cantidad de chicos en la calle y en el mercado laboral arrojó el siguiente resultado. Paraná: 465; Federal: 29; Gualeguaychú: 13; Nogoyá: 4; Gualeguay: 27; Feliciano: 16; La Paz: 29; Villaguay: 66; Villa Clara: 3; Villa Domínguez: 5; Hasenkamp: 12; Hernandarias 10; Viale 7; Seguí 4; San Benito 2; Diamante 15; Strobel 1; Colonia Avellaneda 16. Un conflicto interprovincial A mitad de 2007, la ex titular del Consejo del Menor de Entre Ríos, Dora Jávega de Gracilazo, planteó duras críticas hacia las autoridades santafesinas por su inacción ante la llegada de oleadas de niños y adolescentes desde esa provincia a Entre Ríos a ejercer la mendicidad. Luego de la detención por parte de la Policía de cuatro menores que deambulaban por la Peatonal San Martín de Paraná, Jávega de Gracilazo requirió la actuación del Gobierno santafesino, de modo de aplicar “medidas efectivas y de real protección de estos niños”. Entonces, desde Entre Ríos alertaron que la llegada de menores, entre 30 y 50, era un fenómeno que venía acentuándose desde hacía tres años. El planteo era que se trataba de chicos en situación de vulnerabilidad que vienen de Santa Fe, sin compañía de adultos, sin documentos y con problemas de salud” y que “la aparición de estos niños en las calles paranaenses es cada vez más frecuente” según el cuestionamiento que se hizo desde Entre Ríos. Jávega de Gracilazo apuntó también contra las empresas decolectivos. “La responsabilidad es de las empresas de transporte que levantan los chicos que evidentemente están en situación de riesgo y deberían pedir que viajen con adultos”, disparó. La subsecretaria de Niñez, Adolescencia y Familia de Santa Fe, Luisa Donni, fue la funcionaria encargada de responder al planteo. Se manifestó a favor de coordinar acciones por los chicos de Santa Fe que mendigan en Paraná, “como forma de supervivencia ante la crisis”. Donni aclaró entonces que Santa Fe es también “receptora permanente de migraciones de provincias y países limítrofes, que aumentan día a día el número de personas con necesidades básicas insatisfechas, no sólo en la ciudad capital sino también en Rosario, Venado Tuerto, Rufino, El Trébol, San Lorenzo, Coronda, Recreo, Villa Minetti, Tostado, Reconquista y Avellaneda”. “Ello nunca fue motivo para que se hayan interpuesto demandas ante los gobiernos provinciales correspondientes, ni intentado expulsar a esas personas de nuestro territorio provincial”, cuestionó. (Fuente: El Diario).-
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa