Lunes 18 de enero de 2010
  |  
Departamentales
El cura Tovar deja Villaguay acusando a Busti por "promesas incumplidas"
El 14 de febrero asume como vicario en la Parroquia San Benito Abad, de San Benito, a 12 kilómetros de Paraná, y deja atrás su tarea pastoral en Villaguay, donde cobró notoriedad pública. Calificó de “atrevidos” Busti y Argain.
LaVictoria.jpg
ValieroLisnesky.jpg
AlumnosAdultosBapa.jpg
HospitalVillaguayCuraTovar.jpg
El cura Tovar fue uno de los principales protagonistas del conflicto del hospital Santa Rosa.

S

e peleó con un ex gobernador, un diputado, toda la corporación médica, y de esa batalla dice que salió bastante indemne: en la vida su objetivo, asevera, es ser un simple cura de pueblo. Leonardo Javier Tovar, nacido en Buenos Aires el 28 de febrero de 1973, criado en Santa Fe, ordenado sacerdote en abril de 2002 en Paraná, hijo de Norberto y Nilda, un día soñó con otra vocación, no ésta que lo puso para siempre en medio de salmos, misales, sacramentos, sacristías, monaguillos, señoras de misa a la tardecita. Un día se anotó en la carrera de Abogacía aunque antes pensó que también podría seguir el Profesorado de Historia: empezó una carrera y después la otra, y no terminó ni la una ni la otra. Otro día de tantos acompañó a un amigo a una charla con un cura en el Seminario de Paraná, y ese día pensó por qué no: yo también quiero ver si esto no es para mí, si Dios también no me está pidiendo algo a mí. Tenía entonces 21 años, y desde ese escalón bajito de la vida decidió que lo suyo sería la vida religiosa: siete años después estaba postrado frente al arzobispo Estanislao Esteban Karlic para recibir la ordenación sacerdotal, y prometer castidad, pobreza, obediencia. Ahora es un hombre de Dios con algunas cosas claras. Como ésta: “Quiero morir como cura en Entre Ríos”, dice este hombre de Dios. *** Ahora, claro, está vivito y coleando. Y se define a sí mismo como un simple cura de pueblo, parafraseando a Juan XXIII, el pontífice hosco de origen campesino que abrió las puertas a la renovación en la Iglesia Católica al convocar al Concilio Vaticano II: antes de ser conocido como el Papa Bueno, Angelo Roncalli decía que sólo aspiraba a ser “un simple cura de pueblo”. El padre Leo –como lo conocen todos en Villaguay, lugar adonde sirvió pastoralmente en los últimos seis años— dice que su aspiración es apenas ésa, ser un buen cura de pueblo. Claro que mientras procura hacer práctico ese aserto, se lleva por delante a una parte de la dirigencia política de la provincia, se malquista con todos los médicos que trabajan en el Hospital Santa Rosa (allí es capellán) y se convierte en una especie de referente impensado de la sociedad. Pero aclara que no buscó lo que generó. “Me acuerdo de una frase de Juan XXIII cuando el párroco le planteaba algunas cuestiones: él le decía que para algunas cosas no tenía respuesta, porque era un simple cura de pueblo, y yo también digo lo mismo. Mi misión es anunciar a Cristo vivo, mostrarle al hombre que sin Dios, está perdido, que el único tesoro es Cristo. Si falta Dios en tu corazón, no vas a ser tan feliz”, dice, como hablándole a un beato arrodillado frente al confesionario. En esa anunciación, en esa tarea de anunciar a Dios, ventiló unas cuantas cuestiones. Por ejemplo, en julio último, en medio de una seria crisis en el Hospital Santa Rosa, con la renuncia presentada por anestesistas y ginecólogos, descontentos con el director, Gonzalo Carril, cuya renuncia era pedida a gritos por los profesionales, el padre Tovar se subió a una tarima y dijo, urbi et orbi: los médicos se manejan con actitudes “mafiosas”. Verbigracia: presionan, no brindando prestación, para conseguir objetivos, forzar la renuncia de Carril. Lo que siguió fue una batalla verbal que conforme fueron corriendo los días fue subiendo de tono. El padre Leo la emprendió contra la histórica desatención del Estado hacia el hospital, y en su cruzada, recordó las promesas incumplidas del ex gobernador Jorge Busti, durante su mandato, y de paso, amplió responsabilidades al diputado oficialista Darío Argain, villaguayense, presidente de la Comisión de Salud de la Cámara Baja. Le respondieron, Busti y Argain, con varias cosas: que era un “operador político con sotanas”, y le recomendaron que se ocupara del padre Julio Grassi, envuelto en un caso judicial por abuso de menores. El padre Leo caminaba sobre terreno pantanoso, al borde de la cornisa. Pero desde lo alto levantó un poco más la voz. —¿Fue dura la pelea? —Mirá, hoy te digo que tengo una mezcla de sensaciones. Todo el barullo del hospital sirvió para que los políticos se den cuenta de que la gente no es ingenua, que les va a costar volver a mentir. La comunidad de Villaguay se manifestó. Estoy alegre por eso. Pero a la vez estoy triste, porque también veo que la gente no se siente representada por determinados políticos, legisladores y funcionarios. Acá hubo una movilización primero con 3.000 personas, y después, con 6.000 personas. Eso es positivo: la sociedad reaccionó. Y es negativo, porque eso manifiesta el descontento que hay. *** El nuevo año trajo un nuevo destino para el padre Tovar. Dejará Villaguay, y será trasladado a San Benito, cerca de Paraná, lejos del hospital y de las trifulcas con políticos. El domingo 7 de febrero será la misa de despedida en el Hospital Santa Rosa, y el 14, su primera misa en la Parroquia San Benito Abad. Así lo decidió el arzobispo Mario Maulión. —¿Nunca hubo un llamado de atención de tus autoridades eclesiásticas por tus declaraciones públicas? —Yo nunca tuve problemas. Hice lo que tenía que hacer. Con el obispo no he tenido ningún problema. Te digo más: una vez, monseñor analizó dejarme más tiempo para seguir trabajando por el hospital. Pero yo le dije que mi tiempo estaba listo. Cuando tuvimos las primeras conversaciones por mi traslado, le manifesté que mi tiempo había pasado en Villaguay. Me presenté disponible. Aunque suene a frase de estampida, digo que mi felicidad está en cumplir con la voluntad de Dios. Me hice sacerdote para eso, no para cumplir con un proyecto personal, como algunos dijeron. —¿Y con la dirigencia política como terminaste? Dijeron, entre otras cosas, que eras un operador político con sotanas, y te relacionaron con el intendente Adrián Fuertes. —Pobre esa gente: si pusieron en su corazón nada más que su poder, mañana son nadie, y yo voy a seguir siendo el padre Leo. Solamente triunfa el que pone confianza en el Señor. No juzgo a todos, pero algunos parece que son eso nada más. Hay políticos con vocación de servicio, pero los que toman decisiones, no tienen mucha vocación de servicio. —¿Te arrepentís de algo? —Sí, de haber cometido errores, y por eso pedí perdón. Digo, fui demasiado impulsivo a veces. Pero nunca mentí. Y eso lo pongo delante de Dios. De eso no tengo que pedir perdón, porque no mentí. Sí en cambio cometí errores en las formas de manifestarme: soy medio arrancado verde. Pero no me arrepiento del contenido de lo que dije. No creo que nadie me haya usado. Aunque hubo traidores y flojos. —¿Después de la polémica, hablaste con Busti o con Argain? —Nunca hablamos más. Pero aclaro que no tengo problemas personales con Busti ni con Argain. Con ellos tuve problemas institucionales: yo les reclamé por las promesas que hicieron y que nunca cumplieron, y los traté de mentirosos por eso. Si se enojan por eso, es otro tema. Yo me voy sin un solo odio. No tengo odio ni rencor contra ellos. Soy un caballero. Y rezo por ellos. Pero eso no quiere decir que deje de reclamarles que no han cumplido con sus deberes como funcionarios. En 2005, Busti prometió el gas para el hospital. Yo mismo fui a una audiencia con (el ex ministro de Salud, Gustavo) Bordet junto a Argain, y ahí Argain mostró la hilacha. Se comprometió a gestionar la obra, y todavía el gas no llegó. Eso es lo que les reclamo. Es hora de que los tiempos de la política sean los tiempos de la gente. Yo no hablé de nada personal contra ellos, hablé de las promesas que no cumplieron desde su función pública, y sin embargo al contestarme me atacaron personalmente, atacaron mi ministerio sacerdotal, me relacionaron con un sacerdote pedófilo. Ellos fueron los atrevidos que se metieron conmigo, y con cuestiones personales. (Fuente: El Diario)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa