Jueves 04 de febrero de 2010
  |  
Policiales
Continúa siendo un misterio el paradero de Matías Causso
El chico de 15 años se habría fugado de su casa el 28 de diciembre del año pasado. La Policía lo ubicó en Concepción del Uruguay y lo envió a Paraná en un colectivo de línea solo y sin avisar a la familia.
CongresoUCR.jpg
MatiasCausso.jpg

M

atías Ezequiel Causso es uno de tantos chicos que pasa largas horas deambulando y caminando la calle. Tiene 15 años y le dicen El Sabalero, porque es hincha fanático de Colón, conocido de todo el plantel y, según cuenta orgulloso, ahijado de Esteban Fuertes, el ídolo máximo. En Santa Fe todos lo conocen y lo quieren. Quién no lo ha visto alguna vez con su canasto de flores y ramilletes a cuestas en los bares del Bulevar Gálvez o en cualquier parte. Todos lo recuerdan como un buen vendedor, simpático, respetuoso, con mucha labia, chamuyo y voraz lector del diario –según contaba– para tener temas de conversación con sus clientes. Según la hora del día en que uno lo encontrara, conversaba con potenciales clientes, recitaba de memoria y a toda velocidad un discurso casi ininteligible o se sentaba a charlar en la mesa de cualquier bar, siempre con respeto. Matías aprendió el oficio de vendedor de su padre y andaba por la calle con las flores de goma eva que fabricaba su madrastra, pero no descuidó el estudio y en una época anhelaba ser prefecto, para estar cerca del río; aunque en el último tiempo estaba ahorrando para comprarse una moto. La suya es una historia como tantas: vivía con su padre Alejandro Javier Causso, su madrastra Natalia Urquiza, su hermana Priscila, dos años mayor, y una bisabuela. Su madre falleció hace 12 años en un accidente de tránsito. En la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de Santa Fe constan denuncias por maltrato y explotación infantil del padre contra los chicos y su madre, y la violencia no era algo ajeno para quienes conocían a Matías. La desaparición Matías Causso fue visto por última vez el 31 de diciembre, pero se había ido de su casa tres días antes. Salió diciendo que iría a hacer un mandado y no volvió más. No se llevó ropa ni plata, tampoco los documentos y hasta dejó su teléfono celular. Sin embargo, su familia no denunció la desaparición. Efectivos policiales que realizaban las habituales rondas en la Plaza General Francisco Ramírez de Concepción del Uruguay lo encontraron deambulando, como perdido, a las 17.40 del miércoles 30 de diciembre. Matías les dijo que estaba buscando a unos tíos que vivían en la ciudad pero que no había podido localizarlos. Fue trasladado a la Comisaría del Menor y la Mujer, donde lo revisó un médico policial y se dio intervención al Juzgado de Familia y Penal de Niños y Adolescentes, a cargo de Berta Bracco de Zegaib, que convocó a la delegación local del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia. A las 22.30 la operadora social María Virginia Olivera firmó el acta y se llevó a Matías. Como el chico no tenía responsables legales en la ciudad se dispuso su traslado a Paraná en un colectivo de línea de la empresa Nuevo Rápido-San José que salía a la 1.15. Hasta esa hora estuvo en un albergue de varones llamado Casa de Francisco, donde le dieron de comer, se aseó y descansó. Los efectivos policiales y los operadores sociales recuerdan que estaba tranquilo. En ese lapso, la asistente social dijo haberse comunicado tres veces con una empresa de Radio Taxi de la ciudad de Santa Fe en la que el adolescente habría dicho que trabajaba su padre. Como no lo encontraron, dejaron mensajes a los operadores para que le avisaran que el chico llegaría a la terminal de Paraná alrededor de las 5 del jueves. En el informe elaborado por la operadora social Virginia Olivera se consigna que acompañó a Matías hasta la terminal, compró el ticket y esperó la salida del micro. Los choferes declararon en sede policial haberlo visto subir al colectivo, pero que no recibieron ninguna indicación especial sobre el trato que debían darle; recuerdan también que a pocos kilómetros de Paraná Matías se acercó a preguntarles si faltaba mucho para llegar y, una vez en la capital entrerriana, dicen haber tenido que indicarle que el micro había llegado a destino y que fue el último pasajero en descender. Nadie acompañó a Matías en el viaje y nadie lo esperó. Viajó solo hasta Paraná y en la terminal de ómnibus se perdió su rastro. Misterio Lo que sucedió después fue un cruce de acusaciones sobre la responsabilidad de las autoridades por el nuevo extravío de Matías. “No tenemos constancia de lo que haya pasado después de las 22.30”, señaló el jefe de la Departamental Uruguay de la Policía, Gerardo Losada. “Lo que hicimos fue lo que se nos ordenó desde el Juzgado”, replicó la titular del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia, Susana Gabini. Y como si faltara algún elemento para agregar confusión, Malvina Cabrera, la tía de Matías, aseguró que no existen registros que certifiquen que el chico subió al colectivo y descree que viajara a Paraná. El jefe de la División Minoridad de la Policía, Carlos Alberto Corradini, destacó que “desconociendo que había un pedido de localización de Santa Fe, el chico fue ubicado por efectivos policiales de Concepción del Uruguay y puesto a disposición del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia, bajo actas formales. Recién cuando volvió a desaparecer se tomó conocimiento del pedido de localización, entonces se inició una investigación y se irradió una circular para tratar de ubicarlo”. En tanto, Losada señaló que “el procedimiento usual, cuando se localiza un chico perdido, es entregarlo a los padres, pero como no era de la ciudad se dio intervención a la Justicia y la jueza convocó a los operadores locales del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia y dispuso enviarlo a Paraná, para lo cual se labraron las actas correspondientes”. Por su parte, Susana Gabini aseveró que “como el joven no contaba con sus responsables legales en la ciudad, se solicitó al personal de la Comisaría del Menor y la Mujer que notifique los hechos al Ministerio Pupilar para su toma de intervención. Este organismo estaba constituido por la doctora Berta Bracco de Zegaib, que dispuso que el chico fuera derivado a Paraná. Lo que hizo la operadora social fue llevarlo hasta que se hiciera el horario del colectivo a una residencia y se establecieron tres contactos telefónicos con una remisería de Santa Fe en la que el chico dijo que trabajaba su padre. Esa fue la intervención: hicimos lo que ordenó el Juzgado”. Pero más allá de las explicaciones que pueda dar un organismo o el descargo que haga el otro, lo cierto es que hay una manifiesta negligencia en el manejo de la situación. Matías Causso fue encontrado, cuando nadie lo buscaba, deambulando por la calle, a casi 400 kilómetros de su casa, con un drama familiar a cuestas, y la respuesta que recibió fue enviarlo de vuelta sólo, en un colectivo de línea y sin avisar directamente a nadie para que lo espere. Tampoco le preguntaron cómo había llegado a Concepción del Uruguay y se dio por cierta su versión de que estaba buscando a unos tíos. “No corresponde que lo manden solo. Los casos de chicos que se van de sus casas son más comunes de lo que la gente cree, pero nunca he sabido que se actúe de esa manera”, dijo en off the record un alto jefe policial con más de 20 años de servicio ante la consulta. “Lo usual es que los chicos sean enviados a su lugar de origen en colectivo o en remís, pero siempre acompañados de un asistente social o de un policía cuando se trata de personas conflictivas”, acotó. Por estos días, a Matías Causso se lo busca en Concordia y en Concepción del Uruguay; se han requisado comedores comunitarios, plazas, terminales, playas, estaciones de servicio de Paraná, pero no hay testigos que lo hayan visto mendigando o vendiendo por la calle. Tampoco se descarta que cruzara a la República Oriental de Uruguay ni que siguiera viaje hacia Córdoba, Buenos Aires o Mar del Plata, lugares que conoce porque ha trabajado allí. Ahora, la prioridad debe ser encontrar a Matías, pero no hay que perder de vista la responsabilidad de quienes debieron cuidar a un chico en riesgo. (Fuente: El Diario)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa