Martes 23 de febrero de 2010
  |  
Policiales
Condenaron a 12 años de cárcel al remisero violador
Se estima que las que lograron su detención y ahora su condena son solo algunas de sus “presas”. Algunas callaron y otras lo denunciaron pero no probaron haber sido víctimas. Confirmaron sentencia para maestro abusador de Viale
PepeMujica.jpg
carcel.jpg
Condenaron a 12 años de cárcel al remisero violador

E

l tribunal de la sala segunda de la Cámara del Crimen resolvió condenar a la pena de 12 años de cárcel a Cristian Centurión, un ex chofer de la empresa de Remises Oro Verde que entre los años 2007 y 2008 acechaba a jóvenes mujeres para provocar frente a ellas exhibiciones obscenas, raptarlas para abusarlas sexualmente bajo amenazas de muerte. También llegó a robar las pertenencias de sus víctimas. De esta manera, el tribunal, integrado por los vocales Miguel Giorgio, Raúl Herzovich y Héctor Vilarrodona se hizo eco del pedido de la fiscal Cecilia Goyeneche, quien solicitó este monto de pena para el encartado. Por su parte, los querellantes Martín Gabiud y Leandro Dato, habían solicitado que se lo condene a 15 años de prisión, aunque, de todos modos se mostraron conformes con la condena otorgada por el tribunal. La defensora oficial Lucrecia Sabella representó a Centurión, un supuesto violador serial, si cabe esta denominación para alguien que acumuló entre hechos consumados y tentativas, seis imputaciones. Historial Cristian Centurión tiene 33 años. Antes de ser detenido en el invierno de 2007 en Paraná, y de conocerse su nombre, se lo mencionaba como el “remisero violador”. Uno de los casos más aberrantes tuvo como víctima a una muchacha a la que interceptó cuando regresaba de la escuela nocturna. No sólo la amenazó y la violó tras llevarla a un descampado, sino que le robó las pocas pertenencias y luego de dejarla abandonada, regresó y volvió a violarla. De los hechos que pudieron constatársele y que llegaron a ser investigados por la Justicia, hasta llegar a este juicio, se cuenta como el primero, el ocurrido el 27 de julio de 2007. Ese día, aproximadamente a las 7.20, una adolescente caminaba por calle Souriges, esquina Bressaund, con intenciones de llegar a la casa de una amiga para ir juntas a la escuela. En esos momentos es interceptada, en la soledad de aquella fría mañana por Centurión, conduciendo un Fiat Duna Blanco, sin chapas patentes, con aspecto de remís. Se bajó del coche rápidamente y le dijo a la chica, mientras la tomaba con fuerza de uno de sus brazos y tras amenazarla supuestamente con un arma de fuego: “si no querés que te pegue un tiro en la cabeza, hace lo que te pido”. Seguidamente la empujó hacia un descampado de calle Tibiletti, mientras la amenazaba diciéndole “no grites si queres volver a ver a tu familia”. Mientras esto ocurría, la víctima le expresaba sollozando que no tenía plata, a lo que él le contestaba que eso no le interesaba, que quería otra cosa, pero la muchacha comenzó a llorar y a desesperarse, lo que motivó el cambio de planes del agresor, que finalmente la dejó irse. Pasó el tiempo y pese a que cada tanto seguían escuchándose versiones de la existencia de un remisero violador, no fue sino hasta el 20 de octubre de 2007, a la 1.30 de la madrugada, cuando en el mismo coche Fiat Duna, afectado en ese momento a la Empresa Remises Oro Verde, tomó como pasajera a una muchacha en la esquina de calles Pellegrini y Perú, para salir con destino a una dirección de calle Estrada. Cuando llegan a destino, en lugar de frenar y ante la desesperación de la mujer, el chofer volvió a acelerar rumbo a la zona del Nuevo Parque, pero antes de que logre su cometido de alejarse demasiado, la víctima logró abrir la puerta del remís y se arrojó al pavimento. Increíblemente y pese a que ya existían denuncias, sospechas y una investigación sobre este depravado, seguía gozando de libertad el 17 de marzo de 2008, cuando a las 23.30 en inmediaciones de calles Virrey Vertiz y Cortada 1.011 interceptó a una muchacha de 18 años. En este caso la víctima regresaba de la escuela nocturna hacia su casa y previo tomarla por sorpresa y sujetarla de un brazo la amenazó para que no grite a cambio de no matarla, mientras le apoyaba lo que la víctima supone que era un revólver en la espalda. De esta manera, la arrastró hasta un sector de espesa vegetación de la zona y allí la sometió sexualmente, luego de tirarla al piso y quitarle la ropa, sin que nadie escuchara los gritos de auxilio de la jovencita. Pero el final terrorífico de esta historia real fue que luego de dejar entre los pastizales, desnuda, temblando y vejada a su víctima y tras amenazarla y despojarla de sus pertenencias, cuando la muchacha trataba de incorporarse para sacar fuerzas y pedir auxilio, lo vio regresar nuevamente para repetir otra vez la misma faena. En ese momento volvió a amenazarla, la arrojó otra vez contra el piso y volvió a violarla, para ya finalmente luego abandonar el sitio en forma definitiva. (Fuente: El Diario)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa