Miércoles 05 de mayo de 2010
  |  
Departamentales
Separan del cargo a rectora que reclamó falta de aulas
Es la titular de la Escuela Normal de Colón, Malvina Aramayo. A mitad de marzo se había enfrentado con la directora de Educación Secundaria por la falta de aulas para contener a 2.300.
LilianaDassoCGESEcundaria.jpg
dinerodolaresmillones.jpg
CGEConsejoEducacion.jpg
Denuncian que una rectora fue separada de su cargo por sus reclamos por la falta de aulas.

D

esde hace una semana, la rectora de la Escuela Normal República Oriental del Uruguay, de Colón, Malvina Aramayo, está separada de su cargo por disposición del Consejo General de Educación (CGE). La disposición se cumple mientras se lleva adelante un sumario a raíz de supuestas desprolijidades administrativas en el manejo del establecimiento educativo. La medida resultó fuertemente cuestionada por la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), que en dos reuniones que mantuvo con la titular del CGE, Graciela Bar, reclamó que la sanción sea reconsiderada, aunque con resultados negativos. Por eso, la vía que se abriría ahora es la judicial: los representantes legales de Agmer están asesorando a la docente respecto a qué caminos seguir. Aunque César Baudino, titular de Agmer, no dudó en calificar la sanción como un hecho de “clara persecución a un directivo que no hizo más que exigir condiciones laborales y pedagógicas dignas para docentes y alumnos. Ponen como argumento cuestiones administrativas para separarla del cargo, pero en otros lugares de la provincia ocurren hechos más graves sin que se llegue a medidas de este tipo. Acá vemos una actitud vengativa”. Revuelo La Escuela Normal de Colón es, a juicio de Marcelo Pagani, secretario general de la seccional local de Agmer, la institución escolar más poblada de la ciudad: cuenta con una matrícula de 2.300 alumnos, desde el nivel inicial hasta el superior. La explosión de matrícula que hubo este año, con la sumatoria de los beneficiarios de la asignación universal por hijo, hizo tambalear la capacidad edilicia. Así, hoy en día la Escuela Normal funciona en tres lugares distintos, aunque a principios de año la situación era peor: faltaban bancos para dar contención a toda la matrícula, y por eso la rectora, cansada de reclamar y no obtener respuestas, citó a padres, alumnos y docentes a una reunión en la que se dispuso la suspensión de clases durante dos días, 22 y 23 de marzo, hasta tanto las autoridades provinciales solucionaran los problemas derivados de la falta de espacio, aulas, bancos y cargos. Durante esos días de revuelta escolar, visitó Colón la entonces directora de Educación Secundaria, Mercedes Roude, quien tuvo un duro enfrentamiento con Aramayo. Roude pretendió poner fin al estado de asamblea en la escuela, y reclamar la vuelta a la normalidad, pero se encontró con la firme oposición de la rectora. La consecuencia de aquel entredicho fue la renuncia de Roude a su cargo en el CGE, a finales de marzo, molesta al haber quedado cuestionada su autoridad. La Escuela Normal de Colón es una de las denominadas “escuelas muestrales” donde este año se ensayó la reforma en el nivel secundario, y para Baudino la crisis por la falta de aulas y bancos no hizo más que “desnudar el hecho de que estos cambios se hicieron de modo improvisado. Nosotros dijimos que se iban a plantear problemas de infraestructura y de contenidos. Y sucedió esto”. Cómo siguió Pero aunque aquellos problemas de infraestructura y espacio comenzaron a encontrar solución –se creó un turno tarde, y se designaron dos cargos de preceptores, aunque faltan más cargos directivos– en la última semana el conflicto suscitado en Colón se reavivó, por otra vía. Primero, contó Baudino, se dispuso el sumario, y después se la separó del cargo a la rectora. Sobre ese punto, el titular de Agmer Colón contó que en la resolución en la que se ordena abrirle un sumario a Aramayo, “hay cuestiones que tienen que ver con la decisión de haber suspendido las clases durante dos días. Pero la rectora tomó esa determinación porque no tenía mobiliario suficiente, porque le pedían que abriera un turno a la tarde, y no tenía preceptores”. De todos modos, en el sindicato docente admiten que ahora “está instalado” el temor frente a futuros reclamos por infraestructura, pero también en torno a cuál es la responsabilidad civil del docente con lo que pueda suceder con sus alumnos al no estar las escuelas en condiciones. Luis Fernández, secretario de prensa de Agmer, dice que el temor se hace extensivo también hacia las actividades extraescolares, como los viajes de estudio y las excursiones, que ya casi no se realizan. “Tenemos el caso de un directivo al que se llevó a la Justicia porque un alumno se le escapó en horario de clase, y tuvo un accidente”, señaló. Así, dijo Fernández, las excursiones y salidas de la escuela ya casi no se realizan, por aquel miedo que “condiciona” responsabilidades eventuales frente a terceros. En realidad, las competencias en materia de responsabilidad en las escuelas están tipificadas en el artículo Nº 1.117 del código Civil, que dice que “los propietarios de establecimientos educativos privados o estatales serán responsables por los daños causados o sufridos por sus alumnos menores cuando se hallen bajo el control de la autoridad educativa, salvo que probaren el caso fortuito”. Para Agmer, el “propietario” el Estado, y no el directivo. (Fuente: El Diario)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa