Viernes 17 de septiembre de 2010
  |  
Policiales
El asesino de Calero gozará de libertad condicional
Carlos Balla ya tiene el dictamen favorable de la Fiscalía y de los grupos que lo evaluaron y a más de 15 años de su detención, el Código Penal lo habilita a gozar de la medida, hasta tanto finalice su condena.
carlosBalacasocalero.jpg
El asesino de Calero gozará de libertad condicional.

E

l ex oficial de la Policía Provincial Carlos Ramón Balla, hoy ya con casi 60 años de edad, quien fuera condenado a mediados de la década del 90 por el secuestro y posterior asesinato del escribano Rubén Calero, ocurrido en 1991, comenzará en pocos días más a gozar de los beneficios de la libertad condicional. Balla fue condenado el 2 de abril de 1996, tras haber permanecido varios años prófugo de la Justicia, luego de haber escapado del edificio de Jefatura Central, en calle Córdoba, donde había sido confinado posteriormente a que se lo señalara como uno de los posibles autores del hecho y como integrante de la banda que cometió el crimen. El apodado Ruso Balla fue encontrado a mitad de la década del 90 por una comisión policial liderada por Fermín Beltzer –actualmente comisario general a cargo de la Dirección de Operaciones y Seguridad de la Policía de Entre Ríos–, en Buenos Aires, donde a través de una ingeniosa treta lograron hacerlo salir de la casa en la que se alojaba y capturarlo. “Yo no puedo entender que por los dichos de doña Palabra Santa, nuestra Justicia culpe sin más pruebas a estas personas”, decía en aquella época el ya fallecido abogado Alberto Ottalagano, aludiendo irónicamente a Eva Duarte, una mujer que admitía haber ejercido la prostitución y en ese marco logró hacer buenas migas con el escribano Rubén Calero, con quien dijo estar aquella noche en la que fueron interceptados y trasladados a la zona ribereña donde testimonió haber visto a Carlos Balla asesinar a quien en aquel entonces era funcionario del IAPV. Pese a la insistencia de que testis unus, testis nulus (testigo único testigo nulo) remarcada constantemente por el veterano abogado, la que fue calificada por muchos como mitómana, entregadora y hasta parte de la banda, ya que nunca se entendió por qué la dejaron ir, fue el puntal principal para que la historia que narró con cuentagotas fuera tomada como el libro a seguir para que esta historia quedara escrita. Sentados en el banquillo, Carlos Balla, Eduardo Gitano Romero, Luis Chiro Lenzi y Eduardo Turco Fadil, se desmenuzó la historia de aquel auto en el que Calero llevaba a Duarte y que fue interceptado por el Torino conducido por el Gitano Romero, en el cual finalmente llegaron hasta la zona de la Fábrica de Portland, donde esperaba una lancha en la cual cargaron el cuerpo de Calero, a quien habían estrangulado con un torniquete y apuñalado en el abdomen. La aparición del cuerpo en la zona de las cloacas, pasando el puerto de Bajada Grande, confirmó la hipótesis de que la idea había sido la de fondearlo, pero al salir a la superficie y ser encontrado el cadáver, el marco dado por la historia de Eva Duarte fue creíble para algunos de los jueces y ni siquiera el Superior Tribunal de Justicia pudo encontrar objeciones a la sentencia. Carlos Balla y Eduardo Romero fueron condenados a prisión perpetua. Romero ya goza de libertad condicional y hasta hace poco se sabía que estudiaba Filosofía y ya buscaba afianzarse laboralmente. Balla, en tanto, con el beneficio de la prisión domiciliaria desde fines de 2003, debido a que padece diabetes, maneja una radio de Frecuencia Modulada desde la cual se expresa diariamente conduciendo programas de música y noticias, subsistiendo con el aporte publicitario de comercios de la zona. Luego de que Balla fuera condenado, lo asistió durante algunos años el doctor Julio Rodríguez Signes y actualmente el penalista Marcos Rodríguez Allende. Este último manifestó que “luego de cumplir durante largos años su sentencia condenatoria, pudimos lograr con mucho esfuerzo su prisión domiciliaria, beneficio que fuera otorgado ya hace siete años, en donde se demostró en aquel entonces la necesidad del cumplimiento de la pena no en la unidad penal sino en su domicilio real, ya que se hacía imposible para el Servicio Penitenciario mantener estable su estado de salud. Finalmente podemos ya afirmar que Carlos Ramón Balla está en condiciones de gozar dentro de la progresividad del régimen penitenciario el último período que es ya la libertad condicional”, expresó Rodríguez Allende. “Esto se puede ya afirmar, dado que el imputado reúne evidentemente los requisitos fijados por el Código Penal, existiendo informes fundados de organismos técnicos criminológicos, donde consta su conducta, su concepto y diferentes dictámenes que resultan favorables para dicha persona. Todo esto es consentido por la señora fiscal de Cámara –doctora Cecilia Goyeneche– en donde a través de su análisis estima que Balla puede ya gozar de la mencionada libertad condicional”, finalizó diciendo el letrado. (El Diario).-
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa