Jueves 10 de febrero de 2011
  |  
Interés general
Pesimismo en los frigoríficos locales por la crisis del sector
El consumo de carne vacuna per capita en la Argentina se desbarrancó de 73 a 53 kilos anuales, lo que ha generando un cimbronazo en toda la cadena productiva. El escenario ha impactado en los valores, con aumentos del kilo vivo.
carnefrigorifico.jpg
El sector está en crisis.

E

mpresarios del sector cárnico en todo el país han alertado sobre la situación “insostenible” por el que atraviesan los frigoríficos. En Entre Ríos no le van en zaga, y describen el escenario con pesimismo, en el que no faltan definiciones tales como: “Todo está muy complicado”; “esto tiene para un par de años”; “estamos trabajando a pérdida”, entre otros del mismo tenor. La preocupación del sector y los trabajadores también se expresa por una caída vertiginosa del consumo, rompiendo la inelasticidad que siempre tuvo el mercado interno con respecto a la carne vacuna, y que se observa en las crecientes preferencias del pollo o el cerdo, haciendo que las ventas se retraigan mientras el kilo vivo sube. “Estamos en alerta y muy preocupados”, aseguró Ramón Vázquez, titular del sindicato de la Carne de Entre Ríos. Los empresarios y profesionales consultados convienen en afirmar que la problemática es compleja y con variables diversas a la hora del análisis, pero tanto los frigoríficos bovinos –los aviares gozan hoy día de un momento excelente– vinculados a la exportación como al mercado interno están zozobrando. El problema parece originarse algunos meses atrás, cuando comienza a producirse una caída en el stock ganadero. A esto se suma que en proximidad del verano y las fiestas de fin de año se produce una retracción de vientres en el mercado por parte de los productores, porque el negocio será en el futuro rentable para quienes posean mayor número de animales. Esto hizo que, por estricta ley de oferta y demanda, los precios subieran y no sólo impactaran fuertemente en el Índice de Precios al Consumidor, sino que los argentinos buscaran sustitutos en otros animales. “Por primera vez estamos viendo una situación donde se rompe la inelasticidad de la carne, que aunque el precio subiera siempre se consumía. Ahora vemos que cayó notablemente el consumo, se vende menos carne, y los frigoríficos seguimos siendo los mismos, con iguales costos, pero para menos consumo. Los costos fijos se vuelven difícil de sobrellevar y los exportadores pelean con los consumeros (frigoríficos que abastecen mercado interno) kilo por kilo para poder mantenernos en la actividad”, aseguró un empresario cárnico entrerriano que brindó una descripción del problema a cambio de la reserva de su nombre. Dicen los frigoríficos, en general, que actualmente se trabaja a pérdida, aunque no se sabe por cuánto tiempo más. “Antes le pasó a los productores, con el récord de faena y el ganado no valía nada. Ahora somos nosotros quienes tenemos que sufrir. Hasta hace unos meses no era negocio hacer ganado, y hoy nosotros no tenemos dónde comprar para vender en un mercado que cada vez consume menos, porque el precio no baja, porque también los carniceros tienen sus costos muy ajustados”, precisa el empresario. Aquí es donde dice que el consumo per cápita de carne cayó de 73 a 53 kilos anuales, y que con costos crecientes el “panorama es complicado, e incluso resolver esto puede llevar un par de años”. PROBLEMAS. Por lo bajo, los exportadores cuestionan la decisión de la Dirección de Comercio Interior al afirmar que para obtener los Registro de Operaciones de Exportación (ROE) deben “cumplir con la barata”, es decir que deben dejar a un costo acordado un porcentaje de carne de los que se exporta para el mercado interno. “Esta situación genera que exportadores y consumeros nos encontremos en un mercado interno donde nos cuesta vender la carne, pero con iguales costos de unos meses atrás”, describen. En la provincia existen dos frigoríficos exportadores: Alberdi y Vizental, y unos 15 más que son los llamados consumeros, que pueden tener habilitación municipal, provincial o federal, según el caso. Para los exportadores, dicen, los problemas son dos: la pérdida de competitividad del tipo de cambio y las restricciones que se imponen para vender carne al exterior. Marcelo Barrera, especialista provincial aseguró que “hay que eliminar las restricciones, y revisar el tema de las retenciones, que hay distorsionado el escenario. Yo creo que las cosas se van a acomodar de poco en cuanto a la hacienda en pie, que ha hecho que se reinvierta poco y hoy haya escasísima oferta, ya que lo único que sustenta los precios es la falta de carne”. Pero el profesional mira más allá y advierte que los precios internacionales están caídos y no son como los de 2008. “Según el índice que tiene la FAO (la oficina de alimentación de las Naciones Unidas) asistimos a un nivel récord para los alimentos, y que el aumento está reflejado por los granos, y no por la carne. El único alimento que no subió es la carne”, dice Barrera. A esto hay que agregarle que la actividad está perdiendo competitividad a mano de Brasil y Uruguay que ganan más mercados, con un peso argentino que está fuerte y que no deja de revaluarse. En este sentido también se inscribe la mirada de analistas que miran el sistema productivo entrerriano que aseguran que existe “tozudez regulatoria que no tiene ningún sentido en este contexto nacional e internacional”. Son ellos quienes aseguran que muchos frigoríficos están perdiendo capital de trabajo y recursos humanos, y que los dos grandes íconos de la provincia están en problemas: Santa Elena –que ya redujo su plantilla de personal en un 50% y posee 100 empleados– enlatando carne con stock reducido ya que se ha revalorizado la hacienda en pie y está trabajando con animales que no está terminado para la faena, y esa categoría ya no está en el mercado; y Frigorífico Alberdi aún mantiene sus compromisos internos y externos a duras penas, pero ya amenazó a las autoridades provinciales que de mantenerse esta situación deberán tomar medidas drásticas. Está tan complicado el panorama del sector que el propio Ramón Vázquez se mantiene en alerta y dice que en cualquier momento comenzarán a llegar las malas noticias, porque “la situación de los frigoríficos es crítica”. Por ahora nadie –aunque off the record sí lo hacen- quiere mencionar las palabras prohibidas: cierre, desocupación, retenciones, restricciones, pero sobrevuelan la provincia como un pájaro maldito, y nadie quiere volver a 2009 donde debió intervenir el Gobierno nacional para evitar un quebranto general por la crisis internacional. El caso paradigmático está quizá en Santa Fe: Frigorífico Mattievich SA, que posee ocho plantas con 400 empleados y no hace mucho llegó a faenar más de la mitad del ganado argentino; el miércoles pidió el proceso preventivo de crisis. Una cadena en riesgo integral Los productores sin ganado, los frigoríficos en crisis y trabajando a pérdida, los feet lots que ya no ven rentabilidad en el negocio y salen del mercado, el sindicato con más de 2.000 trabajadores en riesgo, con carnicerías en problemas y con consumidores que consumen ya el 40% menos de hace unos meses constituyen un escenario que no puede tener menos que nubes en el horizonte. Tanto es así que el flamante secretario de Trabajo provincial, Aníbal Brugna, que casualmente proviene del sector, convocó el viernes a todas las partes a una reunión donde participaron frigoríficos y trabajadores. Los consultados aseguran que fue un valle de lágrimas, donde las partes expresaron sus vicisitudes y temores. “Estuvimos reunidos analizando la problemática en una primera reunión, donde me interioricé de la situación y donde quedamos junto a los frigoríficos y los sindicatos seguir adelante trabajando en conjunto y evaluando acciones futuras porque el panorama es complicado. No queremos que cierre ningún frigorífico, y ellos plantean que tienen una situación sin salida y debemos buscar la solución para evitar que cierren. La semana que viene nos reunimos de nuevo”, aseguró Brugna. Trabajadores El sindicalista Ramón Vázquez, también habló el miércoles y mostró mayor preocupación que la oficial. “La verdad es que el momento es muy difícil. Los frigoríficos tienen 50 trabajadores para hacer una tarea que la hacen con 20 sin problemas. Nuestro sindicato está muy movilizado y queremos cuidar la fuente laboral de los 2.000 trabajadores, y recuerde que llegamos a tener 10.000 en su momento”, asegura el sindicalista. Vázquez reseña que los sindicatos hablan de cierre y que ellos no quieren volver a pasar lo de las 140 horas de piso que exige la ley porque el salario se le cae apenas por encima de los 2000 pesos, y que hay que buscar alternativas para mantener la actividad. “Nosotros queremos que más allá que lo haga el secretario (de Comercio Interior, Guillermo) Moreno, el Gobierno provincial debe relanzar un poco las exportaciones, buscar la forma que los más chicos vuelvan a faenar, darle fuerza al Programa Más Ternero y recuperar tierra para la ganadería porque el campo se quedó sin gauchos para la carne y se llenó de máquinas para la soja”, sentenció el dirigente gremial. Renunció Churruarín Si bien la dimisión la había presentado a mediados del mes de diciembre, se conoció que días atrás fue aceptada la renuncia del director General de Ganadería del Ministerio de la Producción de Entre Ríos. El miércoles se quiso conocer los detalles de la misma de boca del propio Edgardo Churruarín pero no fue posible hallarlo. En los pasillos de la Casa de Gobierno se multiplican las versiones acerca de esta decisión, y todas están enmarcadas “en una muy mala relación con el ministro Roberto Schunk, con quien casi no tenía diálogo, y que se había agudizado por episodios puntuales de los últimos meses de 2010”, según coincidieron las fuentes consultadas. Todavía no se ha informado oficialmente quién será su sucesor en el cargo. (Romero. El Diario)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa