Martes 22 de febrero de 2011
  |  
Interés general
El ex Colegio Nacional hace lo posible para echar a sus alumnos
Las disposiciones para quienes quieren cursar en el turno nocturno hacen que varios desistan y cambien de entidad educativa. Los alumnos deben firmar el cuaderno de disciplina, pagar 60 pesos al inscribirse y usar ropa blanca.
EscuelaSarmientoNacional.jpg
La escuela recibió $8 millones de toda la sociedad a la que ahora discrimina.

G

ladis está por iniciar su segundo año en el Colegio Domingo Faustino Sarmiento (ex Nacional) en el turno noche. La mujer trabaja todo el día y sólo al final de la jornada le queda un lugar disponible para terminar sus estudios secundarios. La elección de la institución fue por mera comodidad; nada en especial. El Nacional le quedaba cerca del trabajo y es el único que comienza a dictar las clases a partir de las 19.30. El resto lo hace una y hasta dos horas antes. No se ha inscripto para el año lectivo entrante, pero sabe que cuando lo haga en los próximos días tendrá que presentar una serie de papeles, entre ellos, un certificado de buena conducta. Es raro, cuando no poco feliz, que en una entidad educativa que dependa del Estado se exija antecedentes personales. La solicitud no es a partir de una resolución del Consejo General de Educación (CGE), sino que se desprende de una disposición propia de la institución. “No hay una normativa que indique que se tenga que presentar un certificado de conducta para ingresar a la escuela”, aclaró el director de Educación de Jóvenes y Adultos, Joel Spizer. Y agregó: “Las instituciones son autónomas. Nosotros, desde el CGE, no pedimos ese trámite”. El funcionario manifestó desconocer que se haga en el ex Colegio Nacional como en otros lugares, aunque confesó que “en varias escuelas, ante la sobrecarga de matrícula, se imponen medidas a modo de zaranda”. Desde la Dirección de Educación Secundaria, a cargo de Liliana Dasso, hicieron saber a esta Hoja que lo que refiere a requisitos para el ingreso son los mismos en todas las instituciones: certificado de estudios primarios completos o constancia que acredite que se encuentra en trámite, certificado odontológico y la libreta de vacunas. Enojo Gladis terminó el año y antes que llegue enero preguntó en la secretaría del colegio en el área nocturna, bajo el rectorado de Griselda Porter, cuáles eran los requisitos para iniciar el ciclo 2011. Al momento de escuchar la respuesta volvió a enfadarse. Se encontró con que debía volver a presentar el certificado de buena conducta y – como lo hizo el año anterior– pagar 60 pesos. “Lo único bueno es que me guardaron el banco”, cuenta, resignada. La muchacha confesó haber quedado atónita cuando le pidieron el dinero la primera vez. “Si bien es para la cooperadora, no se puede exigir una cifra. Encima ni siquiera te dicen que es una colaboración. Cuando lo pagamos con mis compañeras nos re enojamos. Porque no es poca plata. Si van a cobrar una inscripción que lo digan, y si no, que dejen que cada uno ponga lo que pueda”, enfureció la alumna que trabaja todo el día. Pero las exigencias del prestigioso y céntrico establecimiento educativo no son sólo las mencionadas hasta el momento. Sino que, por orden del establecimiento, se les exigió a los alumnos que lleven remeras o camisas blancas “por una cuestión de coherencia”. La orden despertó indignación entre quienes asisten a clase, sobre todo los que para esa hora terminan una jornada de trabajo y ni siquiera pueden volver a su casa para cambiarse. Pero todo se exacerbó más cuando compañeros de Gladis tuvieron que firmar el cuaderno de amonestaciones o disciplina por incumplir la orden. Parece una humorada, pero no lo es, lamentablemente. Gladis recuerda cuando hizo la fila hace un año para tratar de encontrar un banco. Fue caótico, porque había un número importante de postulantes. “Igual, muchos al escuchar cuales eran los requisitos para ingresar pegaban media vuelta y se iban”, narra. Un nuevo colegio La restauración del ex Colegio Nacional fue una de las obras más importantes de la ciudad y, sobre todo, en lo que tiene que ver con la educación. La obra demandó una inversión superior a los 8 millones de pesos, en donde los trabajos específicos consistieron en reconstruir el Salón de Usos Múltiples; reparar la cubierta, con el reemplazo de la totalidad de las chapas, impermeabilización y reconstrucción de los desagües pluviales; restaurar el salón de actos, con reposición de pisos de madera, molduras, boisserie, escenario y balcón perimetral para reutilizar el espacio que estaba en desuso. Se reemplazaron también pisos y se recuperó la totalidad de la carpintería, con reposición de vidrios. Una recorrida por el interior del edificio enorgullece a cualquier, pero para darse ese gusto no hay que tener antecedentes. (Federico Malvasio. El Diario).-
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa