Domingo 20 de noviembre de 2011
  |  
Policiales
Mujer acusa a su concubino de agresiones y amenazas
Un abogado advierte que la mujer podría ser asesinada si no ordenan medidas de seguridad contra el sujeto. Su concubino, un presunto proxeneta, la busca porque se escapó del sistema de la prostitución al que era sometida.
tratadepersonas.jpg
La mujer está escondida debido a las amenazas.

U

na mujer que denunció ser víctima de trata de personas y que por motivos que se desconocen no se toman las medidas preventivas y de seguridad para evitar que sea asesinada. El acusado, proxeneta, casi la mató y desde la Justicia no se ordenan restricciones al denunciado o una custodia efectiva a la víctima. El abogado Gustavo Goyeneche expresó: “He hecho innumerables planteos para pedir la protección de una mujer de 31 años que denunció a su pareja de someterla e incorporarla al mundo de la prostitución. La víctima se escapó de la casa y pese a ser en reiteradas oportunidades encontrada por el acusado que la golpeó e intentó lesionarla, aún no logramos que se le impongan restricciones, una custodia efectiva y personal de la mujer y mucho menos que se ordene la detención del responsable de esta grave situación”. Goyeneche apuntó sus críticas a la falta de decisión de la Justicia federal de Paraná. Allí se tramita la denuncia por Trata de personas desde hace dos meses y pese a las continuas amenazas, violencias exteriorizadas y golpizas que sufre la mujer no se disponen medidas directas para evitar que la denunciante termine asesinada. El querellante en la causa hizo saber que la mujer que denunció estas graves penurias es de la zona de Anacleto Medina Sur y a los 17 años se fue a vivir en pareja con un hombre mayor que ella, el que al poco tiempo a través de amenazas y violencia de todo tipo comenzó a prostituirla. El hombre la ofrecía telefónicamente a distintas personas, quienes mantenían encuentros privados en sus domicilios donde el concubino la trasladaba bajo amenazas. En no menos de cinco oportunidades la mujer se escapó y siempre su pareja la ubicó, y tras darle palizas la metía al mundo de la prostitución. Producto de esta relación amor-odio tuvo una hija que hoy tiene 12 años y es también víctima directa de todo este proceso de degradación que vive su madre. El abogado explicó que “la mujer hace dos meses se escapó nuevamente de la casa y se escondió en un lugar donde recibió un poco de tranquilidad y paz. Ella me buscó para que la ayude en la Justicia y por ello iniciamos la causa en la Fiscalía federal, que realizó distintas diligencias que empujaron la presunción de que habría interés directo en solucionar el problema de mi asistida. Sin embargo, en el Juzgado federal de Paraná hubo situaciones dilatorias que no tuvieron en cuenta la premura de asistir y contener a la víctima de trata de personas”. “Mi asistida debió esconderse donde pudo, con el fin de restablecer su vida, para trabajar dignamente, pero no lo puede hacer porque el fiolo donde la encuentra intenta secuestrarla y violentarla”, resaltó el profesional para indicar que “pese a la existencia de denuncias de la violencia comprobada, se logró tras varios pedidos que se le pusiera una custodia de Gendarmería”. “Sin embargo la medida no fue concreta, el oficio ordenaba que una patrulla de la fuerza pasara un par de veces por la casa, en vez de mantener una custodia permanente y personal frente a la agresividad manifiesta y expuesta del concubino”, alertó, para indicar: “Al mismo tiempo pedimos que se dispusiera la restricción del hombre de acercarse a la víctima o bien su detención frente a las constantes agresiones. Nada de esto se logró”. “Lo más insólito fue que por estas amenazas, el Juzgado federal se declaró incompetente de modo parcial, ya que consideró que las lesiones y amenazas efectuadas son un delito de índole de la justicia provincial, por lo que en ese fuero sólo se investigaría la trata de personas, olvidando que la violencia engendrada pasaba porque la mujer no quería volver a ser sometida en la prostitución”. Recordó que esta mujer, previo a esta intervención judicial, se escapó de la casa con su hija y fue contenida en un hogar del Consejo del Menor, pero luego al salir fue “tomada por el acusado que decidió también quedarse con la hija de ambos”. “El problema pasa en que si planteo las apelaciones en la Justicia federal, pierdo tiempo y mi defendida sigue corriendo peligro de ser asesinada. Y así pasó, el jueves a la noche el hombre la encontró en calle Los Jacarandáes y allí otra vez la comenzó a golpear con fiereza, quiso Dios que pasara un móvil de la comisaría 16ª que intervino y protegió a la mujer, y tras identificar al hombre lo dejó en libertad sin preocuparse por la acumulación de denuncias por este cuadro de amenazas y lesiones”, destacó Goyeneche, quien hizo notar: “Ante esto, tuve que recurrir a la Justicia de Instrucción en turno de Paraná, donde creo que la jueza Marina Barbagelata al conocer todo esto dispondrá que la Policía custodie de modo permanente y personal a la víctima, como también le impondrá severas restricciones al acusado bajo la advertencia de que si las viola será detenido. Nosotros pediremos esto y espero que se lo resuelva rápidamente”. “Mientras esto llega, hice una presentación en la Justicia federal notificando de la última agresión sufrida, para que al menos supieran que por su falta de acción pasaba todo esto y la respuesta fue más que llamativa, se dispuso que Gendarmería nuevamente custodie la casa donde vive transitoriamente la víctima hasta el lunes. Lo que no sé es qué va a pasar el martes si el fiolo encuentra a mi asistida”, comentó el abogado. Enojado por la falta de interés de una parte de la Justicia, exclamó “Es como que esperan que a la mujer, que es de condición humilde y de un barrio alejado del centro, la pase algo grave que puede ser hasta su muerte para que se tomen las medidas de contención que hasta la misma Ley Nº 26.364 que dispone el ataque y la prevención del delito de trata de persona contempla de modo directo”. La Justicia federal y la provincial tienen la palabra, para demostrar que a los jueces no les interesa si la víctima es de un barrio pobre o morocha. Están a tiempo de remediar el tiempo perdido, la mujer ya fue golpeada hasta el cansancio y denigrada por propios y extraños, es de esperar que se apiaden y dispongan las resoluciones urgentes que debieron haber tomado para ayer. No vaya a ser que en pocas horas estemos hablando de un feminicidio u otra situación irreversible, incluso con la hija. El tiempo corre y el acusado sigue en la calle, la víctima escondida y esperando ayuda.
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa