Lunes 30 de enero de 2012
  |  
Departamentales
Echaron al médico acusado de haber realizado un aborto
La Justicia, que abrió una investigación, todavía no pudo probar nada en su contra. De igual modo, al otro día que se conoció la denuncia lo dejaron sin empleo. El involucrado acusó al periodismo de haber inventado los cargos en su contra.
hospitalSanJoseFederacion.jpg

E

l Hospital San José, de Federación, volvió a quedar en el centro de la polémica, y en medio de una nueva investigación judicial. En noviembre pasado saltó a la luz que un “pediatra”, que no era tal ya que ni siquiera había conseguido el título de médico, consiguió burlar todos los controles y pudo desempeñarse durante un año en el nosocomio. El caso derivó en una causa judicial que todavía no ha concluido. Ahora, un obstetra carga con una acusación en su contra porque supuestamente habría practicado un aborto. Aunque todavía no hay datos ciertos, y son más bien sospechas las que se acumulan, la Justicia abrió una causa, y el médico dejó de trabajar el martes último por disposición del director del nosocomio. En realidad, el médico ocupaba un cargo en calidad de suplente en el Hospital San José, de Federación. Aunque no es local sino foráneo: tiene domicilio en Chajarí, 50 kilómetros más al norte, y allí, en Chajarí, atiende a sus pacientes en forma privada. En Federación, no. En esa ciudad había conseguido un puesto en el Estado, en el hospital público, y hasta el lunes 23 fue un empleado más. Pero ese día ocurrió algo que motivó que al día siguiente se le interrumpiera de modo abrupto el contrato laboral. Suspensión Juan Carlos Baldezzari, director del Hospital San José, dice que no tiene ningún elemento de juicio para certificar que efectivamente haya ocurrido lo que dicen que ocurrió. “Es cierto: trabajó hasta el lunes, pero ya no está trabajando más. Está actuando en este tema la Justicia, que intervino de oficio, porque nosotros no hicimos ninguna denuncia. La Justicia determinará si es real o no lo que se dice”, dijo Baldezzari. De igual modo, ya dispuso que el profesional no trabaje más. Baldezzari no está seguro de qué fue lo que ocurrió, y si fue lo que ocurrió, tampoco tiene en claro si se trató de un aborto “provocado”, en ese caso una práctica no permitida, u otro “terapéutico”, que suele registrarse como “legrado” en las historias clínicas de las pacientes, y que supone una práctica médica tendiente a “concluir” un aborto en curso. Lo que comúnmente se llama “raspaje uterino”. –¿El médico sigue trabajando? –Trabajó hasta el lunes, pero la suplencia se le suspendió. Por el momento, no va a continuar trabajando en el hospital. Hay algunas cuestiones internas que sucedieron que me llevaron a tomar esa decisión. –Si no hay pruebas de que hizo lo que dicen que hizo, ¿por qué se le suspende la suplencia? –Tiene que ver con su desempeño laboral. Hay cuestiones que ya venían de antes. De todos modos, yo estoy esperando que actúe la Justicia, que haga su trabajo y determine si hubo responsabilidades. Si la Justicia llega a la conclusión de que no ocurrió nada de lo que se lo acusa al médico, entonces yo voy a empezar mi propia investigación interna, y tomaré medidas con el personal que hace la denuncia en forma verbal. Aunque si la Justicia actuó de oficio, es porque hay algunos elementos. Sospechas Lo que hasta ahora se sabe es que el médico habría realizado su práctica en el Hospital San José el lunes, aunque el escándalo se desató el martes. Ese día, a la noche, una comisión de la Jefatura Departamental de Policía acompañó hasta el nosocomio a la fiscal María Josefina Penón, que se llevó consigo historias clínicas y testimonios del personal de enfermería y de limpieza del nosocomio. “Es así, estoy actuando de oficio, porque no hay denuncia. Yo me constituí en el hospital a partir de un llamado telefónico que recibí”, reconoció la fiscal Penón ante la consulta. “Había serias sospechas de que se habría cometido un aborto, y por eso se inició una investigación de oficio”, añadió. Pero negó que haya imputación alguna hacia alguna persona en particular, y por eso evitó dar el nombre del médico involucrado. –¿Qué elementos tiene hasta ahora? –Yo recibo el llamado telefónico el martes a las ocho y media de la noche, y de inmediato me constituí en el hospital con personal policial y realicé allí algunas diligencias. Tuve acceso a las historias clínicas correspondientes al día de cuando supuestamente se habría realizado el aborto. Hay una copia de historia clínica donde surge, sí, que se realizó un aborto, pero de una señora que no es de Federación, sino de Buenos Aires, que ya antes había ingresado al quirófano. Esta mujer venía con un aborto en curso, y se le efectuó un legrado, o sea un raspaje, porque entró con pérdidas. –Pero al médico al que se acusa ya le suspendieron la suplencia. –Por las declaraciones que pude tomar en el mismo hospital, se confirmaría en principio, lo que dice esa historia clínica, que fue un aborto terapéutico. Pero no descarto ninguna hipótesis. Desconozco por qué el director del hospital lo suspendió a ese médico. Esa decisión no tiene nada que ver con mi investigación. El día que me constituí en el hospital, me entrevisté con el director y le comenté por qué estaba ahí. Ni el título Cinco materias. Es lo que le resta aprobar a Gerardo Maidana para recibirse de médico en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Pero ese hecho no fue impedimento para que durante un año, entre septiembre de 2010 y septiembre de 2011, se desempeñara como “pediatra” en el Hospital San José de Federación. Su caso pudo descubrirse a partir de una sospecha. El director del hospital, Juan Carlos Baldezzari le pidió que presentara la certificación del título para poder cambiar su situación de revista: de suplente a titular. Pero en vez de presentar la documentación requerida, Maidana pretendió exhibir un video: en ese video se mostraba el acto de entrega del diploma. No se lo aceptaron. Y cuando se vio exigido, no dudó en hacer lo que hizo: no se presentó más a trabajar. Aunque sigue ligado al negocio de la salud: regentea ahora una empresa de asistencia médica, llamada Rapi Med. La Justicia, sin embargo, decidió investigarlo. En los tribunales federaenses hay abierta una causa caratulada “Maidana Gerardo. Sobre usurpación de títulos y honores”. Enojado El médico a quien se acusa de haber practicado un aborto reaccionó de mal modo cuando se buscó conocer su opinión. Refirió que se trata sólo de inventos periodísticos aunque no quiso responder a la pregunta respecto a la investigación judicial en marcha. Ante una consulta telefónica, el obstetra atendió, aunque fue breve. “Es todo puterío. Esto lo inventaron los periodistas, que se meten en todo, así que no tengo nada que decirle a usted”, dijo, y cortó.
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa