Sábado 24 de marzo de 2012
  |  
Policiales
Paraná: discusiones y disparos en una oficina municipal
Un altercado entre dos inspectores municipales terminó a los disparos en una oficina de la Dirección de Tránsito. El uso de un arma de fuego luego de la discusión tendría como disparador disputas personales. No hubo declaraciones oficiales.
DireccionTransitoDisparos.jpg
La Justicia ordenó que se realizaran peritajes en el lugar del hecho.

E

l tema no trascendió oficialmente e incluso no fue fácil obtener datos de fuentes policiales, desde donde finalmente se admitió que existió el hecho. También la denuncia por parte de un empleado de la Dirección de Tránsito de la Municipalidad de Paraná, que desempeña tareas en el predio del Camping Toma Vieja, donde los aspirantes a obtener el carné de conducir asisten habitualmente para rendir su examen habilitante. Fue a través de la versión de testigos que se conoció el hecho, en el que se vivieron momentos de mucha tensión, poco después de las 13.30 del jueves último en las oficinas municipales mencionadas. Según se indicó, todo se dio luego de un cruce de palabras entre dos empleados uniformados de la Dirección de Tránsito. En un momento, uno de ellos desenfundó un arma de fuego, apuntó a su oponente mientras lo amenazaba, para finalmente salir de la oficina descargando su furia efectuando disparos al piso, en medio de los contribuyentes que esperaban ser atendidos. En ese sentido, Betty Romero contó: “Fue tremendo lo que me contó mi hijo. El tiene 20 años y estaba ya dentro de la sala donde tienen que rendir el examen y allí, sin importarle nada, un inspector municipal entró y le apuntó a otro. Mi hijo se tuvo que volver sin hacer el examen y quedaron todos aterrorizados”. Por su parte, otro testigo que aguardaba en la puerta de la oficina, Alfredo Miño relató que “la primera conclusión que saco es lo lamentable de que un organismo público tenga trabajando a una persona así en ese lugar. Este señor, con uniforme de inspector de Tránsito llegó en una moto, estacionó, se bajó y se quitó el casco y sacó de la parte de atrás de la moto algo, que, después uno relaciona y era supuestamente el arma. Ingresó a la oficina, pero desde afuera nosotros no escuchamos nada de lo que pasó en el interior, nos enteramos luego. Pero lo mas grave de todo fue cuando abrió la puerta y salió mascullando una frase, como diciendo que tenía mucha bronca y mientras pasaba entre los que estábamos esperando empezó a disparar con el arma apuntando al piso”. Asimismo, detalló: “Quedamos todos fríos, no atinábamos a nada, no entendíamos lo que estaba pasando. El tipo dejó de disparar y seguía con bronca, caminaba mirando hacia abajo y al rato fue como si reaccionó y empezó a juntar las cápsulas que habían caído después de los balazos”. Miño contó también que luego vieron al sujeto “que se fue caminando hacia la casilla que está en la entrada del camping y que allí se puso a hablar con otros empleados; después habló por teléfono”. El testigo agregó: “Cuando reaccioné, entré presuroso para ver lo que había ocurrido adentro y a buscar a mi hijo y allí ya nadie estaba en condiciones de seguir trabajando o rindiendo. Los mismos inspectores que estaban tomando el examen nos dijeron que lo mejor era que nos retiráramos y que volviéramos otro día. Porque al parecer, esta persona que anduvo a los tiros era quien tenía que relevarlos y que evidentemente no estaba en condiciones de tomarle el examen a nadie. Fue así que decidimos irnos y cuando salíamos recién llegaba la Policía. Creo que lo identificaron a este hombre, pero parece que nadie le encontró el arma”. Finalmente, señaló: “Creo que una persona así no puede estar cumpliendo estas funciones, corrimos un gran peligro, estábamos a dos metros del tipo que estaba tirando. Alguien que saca un arma así y empieza a tirarle al piso en forma descontrolada puedo haber ocasionado una tragedia. Lo ví como que estaba descargando un momento de locura, pero estábamos nosotros y en los alrededores había gente caminando, que al escuchar las detonaciones salieron corriendo”. Desde la Jefatura de Policía de Entre Ríos se admitió que este episodio de violencia no trascendió a través de la habitual gacetilla de prensa. Y se reconoció la existencia del hecho, así como la denuncia de un inspector de apellido Cáceres, quien acusó a otro empleado de apellido Diggiovani de haberle apuntado con una pistola y amenazado. La Justicia ordenó este viernes, por la mañana, que se realizaran peritajes en el lugar del hecho y pese a que el francotirador levantó los casquillos de las municiones, se habrían secuestrado evidencias materiales de los disparos. Paralelamente se allanó el domicilio del empleado Diggiovani y no se encontró el arma utilizada. La causa quedó caratulada provisoriamente como amenazas calificadas y abuso de arma.
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa