Domingo 17 de marzo de 2013
  |  
Política
Guastavino en el ranking de los que más habló en el Senado
El legislador entrerriano del FpV fue uno de los oradores más destacados de la provincia en 2012. Se ubicó en el puesto 36 con siete mil palabras. Detrás quedaron el radical Arturo Vera y la senadora oficialista Elsa Ruiz Díaz.
PedroGuastavinoSenador_20120912
Pedro Guillermo Guastavino (FpV).
SenadoNacionalPenasViolaciones_20121114
Cremer.JPG
Juego.jpg

E

l senador nacional Pedro Guillermo Guastavino (FpV) fue el representante entrerriano que más palabras emitió durante 2012 en el recinto. El oriundo de Gualeguaychú dijo 7.475 palabras, ubicándose en el puesto número 36 entre sus pares. Le sigue el radical Arturo Vera, con 3.286 palabras, posicionándose en el lugar número 51. Unos escalones abajo, en el puesto 58, se encuentra la senadora Elsa Ruiz Díaz, con 2.345 palabras. En tanto, encabeza el ranking el oficialista Aníbal Fernández, tal cual lo estableció el Índice de Calidad Legislativa, que contabilizó 85.876 palabras en boca del ex funcionario. A una distancia de casi diez mil al que lo escoltó, el radical Gerardo Morales, que midió 76.195. El senador nacional Aníbal Fernández fue el que más habló a lo largo del año 2012 en el recinto, tal cual lo estableció el Indice de Calidad Legislativa que elabora Semanario Parlamentario, que contabilizó 85.876 palabras en boca del exfuncionario kirchnerista. A una distancia de casi diez mil al que lo escoltó, el radical Gerardo Morales, que midió 76.195. Según se informa en la edición de esta semana de Semanario Parlamentario, las 23 reuniones contabilizadas en la Cámara alta marcaron un récord en materia de oralidad en el recinto, desde que el Indice de Calidad Legislativa efectúa este tipo de mediciones. Con 1.071.482 palabras expresadas a lo largo del año, 2012 marcó un récord. No sólo porque duplicó a 2011, un año bajo en la materia en el que “sólo” se expresaron 525.308 palabras, sino que superó a 2006, cuando se midieron 1.016.789. Los presidentes del bloque oficialista suelen figurar al tope en materia de discursos. Se da casi inexorablemente en Diputados; en el Senado, como se ve, no es tan así. Pero igual Miguel Angel Pichetto está siempre en el podio. En esta última medición quedó tercero, con 60.418 palabras. Cuarto el año pasado figuró el jefe de la bancada radical, el formoseño Luis Carlos Petcoff Naidenoff, con 46.164 palabras, mientras que en el quinto lugar aparece otro que suele destacarse en la materia, el socialista Rubén Giustiniani. Llama la atención quien viene detrás, en el sexto lugar. Producto tal vez de su experiencia en los escenarios, Eugenio “Nito” Artaza no tiene problemas de oralidad, y dejó en 2012 su impronta, con 39.697 palabras. Superando incluso al puntano Adolfo Rodríguez Saá, que viene detrás con 34.031 palabras. Y eso que el hombre es un orador experto y consumado. En estas mediciones hay que sumar a quienes participaron sin ser senadores. Por supuesto que hay que medir al titular del Cuerpo, Amado Boudou, quien por su condición de conductor de los debates cuenta con un espacio destacado. En este caso, dijo 29.828 palabras. Habrá que sumar también a la tucumana Beatriz Rojkés de Alperovich, que en su condición de presidenta provisional se hace cargo de la Cámara cuando no está el vicepresidente, y en 2012 expresó 12.888 palabras. El jefe de Gabinete de Ministros, Juan Manuel Abal Medina, realizó una visita a la Cámara alta, en la que expresó 12.404 palabras. En esta también le gana su antecesor, Aníbal Fernández, que el año 2011 había expresado en su única visita al Cuerpo 17.418 palabras. Si bien las Asambleas Legislativas se realizan en otro recinto, el de Diputados, las sumamos en el Senado, pues son conducidas por el vicepresidente de la Nación y registradas por el cuerpo de taquígrafos de la Cámara alta. Entonces habrá que sumar a este conteo a la presidenta de la Nación, que en 2012 hizo un discurso de 23.035 palabras, que seguramente será superado cuando contabilicemos el del presente año. También hubo una asamblea con la presencia del presidente de Perú, Ollanta Humala, quien fue bastante moderado en su exposición: 919 palabras en un discurso que arrancó con el error de llamar “senador” a Boudou. El fondo de la tabla Una de las partes más ricas de estos trabajos suele ser la que les corresponde a quienes se han quedado callados. En el Senado no acostumbran a ser muchos los que se quedan mudos. Desde que se publican estas mediciones -2006- fue en el año 2007 cuando hubo más “silenciosos”: esa vez fueron cinco, a los que habría que sumar cuatro más que dijeron no más de siete palabras. En 2006 hubo dos; en 2008 uno; en 2009 también dos; hablaron todos en 2010, y tres quedaron en cero en 2011. El año que estamos midiendo, 2012, volvieron a ser dos los que nada dijeron. En este caso se trata de la correntina Josefina Meabe y Carlos Menem. Precisamente el expresidente de la Nación merece un párrafo aparte, pues por sus exposiciones -o la ausencia de ellas- corrobora aquello que solía decir cuando insistía en que no buscaría otra postulación política que no fuera la presidencia, por aquello de que “el que ha sido papa, no quiere volver a ser obispo”. Queda claro que al senador riojano el Congreso no lo seduce en lo más mínimo y prueba de ello es su performance en materia de discursos desde que es senador. Además de 2012, figuró en cero en 2007 y 2009. En 2011 dijo apenas 6 palabras y en 2010 pronunció 64. Hubo años en los que se hizo notar un poco más; en 2006, el primero que lo tuvo como senador, fue cuando más participó: 1.842 palabras, mientras que en 2008 pronunció 1.392. Pero en 2012 hubo otros que tampoco dieron discursos, aunque no figuren en cero. Es el caso del chaqueño Fabio Biancalani, que sólo dijo 5 palabras a lo largo del año. Fue en dos sesiones distintas y estas fueron sus frases: “Voto por la afirmativa”, en una oportunidad, y en la otra fue más sintético: “Afirmativo”. Vale tener en cuenta que Biancalani no acostumbra a hacerse notar en el Senado. Ya en 2011 fue uno de los que no habló; y en 2009 y 2008 dijo sólo 8 palabras y 299, respectivamente. Algo similar sucede con María Laura Leguizamón, senadora que se destaca en materia de proyectos, pero no suele hablar en el recinto, como también sucedía cuando era diputada. En 2012 sólo quedó registrada al pronunciar sus votaciones. Cuatro veces dijo “afirmativo”, una “por la afirmativa” y en otra oportunidad fue más expresiva, al señalar: “En la pantalla mía aparece ‘senador presente’ pero no sale consignado mi voto, que es afirmativo”.
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa