Domingo 26 de mayo de 2013
  |  
Política
Cristina Kirchner dijo que "no quiere ser eterna" y pidió "otra década ganada"
La presidenta encabezó la ceremonia en la Plaza de Mayo. Allí reiteró que no estará siempre en el poder y rechazó que un cambio de gobierno sea un fin de ciclo. "Si no se organizan van a venir por todos ustedes”, advirtió.
CristinaKrichnerActo25DEMayo20130525.jpg
"Que a esta década ganada le siga otra más", dijo CFK.
SalizakGendarmeriaConcordiaFracking20140804.jpg
SalizakGendarmeriaConcordiaFracking20140804.jpg
NogueiraUrribarriBossioAnses.jpg

C

ristina Kirchner volvió a dejar dudas sobre su futuro al señalar que no quiere ser eterna como alguna vez pidió la diputada Diana Conti, pero que pretende otra década con las políticas del Gobierno, durante el discurso de casi una hora que brindó en la plaza de mayo en el marco de la celebración del 203 aniversario del primer gobierno patrio. “No soy eterna, lo he dicho muchas veces. Y tampoco lo quiero ser. Es necesario empoderar al pueblo y a la sociedad de estas reformas y conquistas para que ya nunca nadie más se los pueda arrebatar", afirmó la presidenta. Pero luego pidió "que a esta década ganada le siga otra más". Fue más lejos: cuestionó que se diga que el cambio de un gobierno a otro" sea un "fin de ciclo", síntoma que no descarta buscar un sucesor. "Muchas veces en letras de molde hablan del kirchnerismo y el fin de ciclo, y yo me pregunto ¿El cambio de un gobierno por otro es fin de ciclo o se refieren a que cuando yo me vaya se va acabar todo lo obtenido en esta década ganada?", fue su textual, según consignó LPO. Por las redes sociales, los líderes de La Cámpora ya respondían con un nuevo hit: "Che gorila, che gorila/ hoy vinimos a festejar/ una década ganada/ y el comienzo de otra más", repetían. La década ganada fue la consigna de la jornada que se inició temprano con actuaciones de artísticas como Fito Páez, Pablo Lescano, Silvio Rodríguez y el Chango Spasiuk. Hasta este viernes Cristina iba a hablar a las 21 horas, pero por la mañana optó por adelantar su presentación a las 18. A esa hora, justo cuando el sol comenzaba a caer, las ventanas de la Casa Rosada se pintaron de turquesa y los altoparlantes repetían las principales frases de Néstor Kirchner y de la presidenta de la última década. El himno nacional, con pianos, vientos, el acordeón de Spasiuk y una explosiva percusión, fue acompañado por una grúa que hizo girar a varios metros de altura con una mujer flameando una bandera. En el escenario la aguardaban gobernadores, ministros, algunos intendentes, Estela de Carlotto y no muchos más. En la plaza podían verse algunos legisladores y funcionarios dando vueltas, como Carlos “Cuto” Moreno y Diego Bossio, el titular de la Anses. “Ni ayer ni hoy fue un día fácil para quien les habla", se presentó Cristina, “Junto a mi condición de argentina, como el resto de los 40 millones, surgen en mi también otras imágenes, otros recuerdos, porque hace exactamente 10 años, mi compañero de vida y de militancia, el presidente -que paradoja- menos votado de todos los procesos democráticos y sin proscripciones, vino a encabezar el proceso de transformación y cambio más importante de las últimas décadas", recordó. “Después de Perón y de Evita, somos las dos personas más ultrajadas de todas nuestra historia, pero no me quejo”, se comparó. En la columna de La Cámpora, que se estiró por toda la calle Rivadavia, apuntaban un muñeco de Perón y otro del Nestorauta que simulaban darse la mano. Cristina enumeró medidas de la última década para considerarla un triunfo, como la movilidad jubilatoria, “la inclusión educativa”, el plan de obra pública en todo el país (“fue una década ganada en lo federal”, polemizó). "Esta es la década ganada, no por el Gobierno, sino por el pueblo", sentenció. Fue ahí cuando recordó que no era eterna pero pidió que “a esta década ganada queremos que le siga otra más" y pidió empoderar al pueblo para combatir. “Si no se organizan si no participan, si no cuidan ustedes mismos lo de ustedes, van a venir otra vez por todos ustedes como lo han hecho durante toda la historia”, le propuso a la gente, en su mayoría militantes de La Cámpora, el resto de agrupaciones kirchneristas como Kolina, algunos intendentes y gobernadores. “Este no es un modelo económico, que quede claro. Es un proyecto con objetivos políticos, sociales y culturales", diferenció. La presidenta recordó a los héroes del 25 de Mayo como Frech, Berutti y Mariano Moreno. "Todavía estamos pelando ya no por la libertad, sino por la igualdad, que ese el gran signo de esta década", señaló desde el escenario emplazado frente a la Casa Rosada. Citó otros lauros de su gobierno como la reforma política, las paritarias, el matrimonio igualitario y la reciente reforma igualitaria. “¡A quién puede molestarle, cómo puede negarse el derecho a 40 millones de argentinos a elegir a quiénes van a representarlos en el Consejo de la Magistratura, que es el que elige y designa a los jueces!". insistió. Terminó su discurso con otra defensa al control de precios y a su propuesta de que sean los militantes los que chequeen las góndolas. Apuntó a los empresarios pero también a “los ataques”, frase que pareció estar dirigida al programa de Jorge Lanata. "Por cada medida, por cada decisión" del gobierno en estos diez años recibió "un ataque", y defendió la reforma de la Justicia por considerar que viene a "abrir las compuestas, darle luz" a ese "tercer gran poder". "En cuanto a los insultos, a los agravios y la difamación permanente, inclusive contra los que ya ni siquiera pueden defenderse porque ya no están, seguiremos con gestión, trabajo y militancia", propuso. "Argentinos, no les pido que estén de acuerdo con lo que pienso, sólo que tengan memoria, que sean inteligentes y que piensen en la Patria". Después habló de precios. “No los ponen los trabajadores o este gobierno, los fijan los empresarios y los grandes monopolios". Conto, como curiosidad, que recibió cartas de asociaciones de abuelos dispuestos a monitorear precios. Aceptó que sufrió 3 o 4 corridas bancarias durante su gestión y pidió al público chequear en la heremoteca si alguno de los economistas que critican su gobierno pregonaron el corralito en 2001. Pareció dirigirse a Lavagna cuando habló de “los que creen que los aumentos de salarios provocan inflación”. "Estos años felices, estas medidas que trajeron felicidad al pueblo en esta década ganada no fueron medidas fáciles para el gobierno. Por cada medida, cada decisión, un ataque", explicó Cristina. Casi al final consideró "un costo político" haberse negado a reprimir a un argentino. "Entiendo a los que salen de trabajar y sufren los cortes", dijo Cristina.
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa