Miércoles 15 de agosto de 2018
  |  
Política
Constructora entrerriana salpicada en la causa cuadernos
Un imputado colaborador cuyos vínculos con los gobiernos kirchneristas son de vital importante para la causa que desataron los cuadernos de las coimas confesó que la firma Luis Losi fue una de las involucradas en la trama que se investiga.
LuisLosi
Un ex titular de la Cámara de la Construcción confesó que la firma Luis Losi fue una de las involucradas.

C

arlos Wagner, ejecutivo de la empresa Esuco, expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), soltó ante el fiscal Carlos Stornelli, que investiga el entramado del pago de coimas en la obra pública durante los diez años del kirchnerismo: “todos sabían que yo era el amigo de [Julio] De Vido. En 2004, me citó en su despacho y me dijo que por orden del presidente [Néstor Kirchner] debía garantizar en forma personal el éxito acorde a los intereses del gobierno en las licitaciones públicas que se llamaron a partir de ese momento, fundamentalmente en el rubro vial, que tiene mayores montos y más significativos. Porque la obra pública iba a ser uno de los métodos de recaudación de dinero para los gastos políticos”.

Así, Wagner llegó a un acuerdo con el fiscal para convertirse en imputado colaborador y quedar en libertad. El empresario “favorito” de los Kirchner, de 76 años, es una pieza clave en el rompecabezas de los cuadernos de las coimas, porque conocía de cerca la distribución de la obra pública.

El diario La Nación reveló que en el listado de los salpicados por Wagner aparece por primera vez una empresa constructora entrerriana, Construcciones Luis Losi, que regentea la familia del ex presidente de YPF, Miguel Galuccio.

Los métodos

“La obra pública iba a ser uno de los métodos de recaudación de dinero para los gastos políticos. A modo de ejemplo, llamada una licitación, los interesados compraban los pliegos y se reunían en distintos lugares para determinar al ganador”, relató el empresario a Stornelli.

Según dijo Wagner, uno de los lugares de reunión era en el tercer piso de Venezuela 736 donde funcionaba la Cámara de Empresas Viales. Y afirmó que entre las que iban a ese lugar de reparto estaban Perales Aguiar, Vial Agro, Biancalani, la entrerriana Losi, Fontana Micastro, Marcalba, Iecsa, Chediack, Equimac, Coarco, Cartellone y Vialco.

“Las empresas se reunían en los lugares establecidos y determinaban el ganador de la licitación en función de su interés por la obra y del volumen de trabajo que tenían. Una vez adjudicada la obra, el compromiso era abonar para gastos políticos, para necesidades políticas, el anticipo que estaba establecido en los pliegos”, relató el constructor imputado colaborador.

Wagner agregó que el “porcentaje del anticipo financiero era entre el 10 y 20 por ciento del total de la obra: deducidos los impuestos, el compromiso era entregar la totalidad restante del anticipo financiero a modo de retorno”.

Sobre la metodología de pago, al igual que todos los arrepentidos, el expresidente de la Cámara de la Construcción dijo que los montos de dinero eran entregados a alguno de los recaudadores. “Roberto Baratta disponía quién iba a recaudar; lo mismo el ingeniero [José] López. Ambos disponían qué persona pasaba a retirar el dinero y por dónde”, relató al fiscal.

Pero la tarea de Wagner, el alfil colocado allí por Kirchner y De Vido, no se limitaba a ser el anfitrión de aquellas reuniones de reparto de licitaciones. Dijo entonces: “Mi función era garantizar que el señor que ganaba la licitación les pagara. Si el contratista no cumplía, me responsabilizaban a mí y me dificultaban los pagos de los certificados de mi empresa. También le dificultaban los pagos a la contratista que no había cumplido (sic)”.

El retorno a los funcionarios no se limitaba solo al adelanto para iniciar los trabajos. Según lo que confesó Wagner, por cada pago posterior se debía devolver una parte: “Para los adicionales de obra y modificaciones, también exigía a las empresas el mismo porcentaje de retorno”.

Losi

Carlos Galuccio, hermano del ex titular de YPF, Miguel Galuccio, fue presidente de la Unión Industrial de Entre Ríos. Está casado con una de las hijas del fundador de una constructora en la que él trabajó durante toda la vida, llamada Luis Losi S.A. Esa empresa se benefició en los últimos años con contratos millonarios.

Losi fue la empresa que ganó la licitación para la construcción de la doble vía en el Acceso Norte. En 2009, el entonces gobernador Sergio Urribarri presentó ante la Dirección Nacional de Vialidad el proyecto de construcción de la doble vía en el Acceso Norte a Paraná y, al año siguiente, los trabajos se licitaron y se adjudicaron a la constructora Luis Losi.

La inversión de la Nación fue de $134,9 millones, un plazo de ejecución de 36 meses, en dos etapas. La primera debía estar lista en 12 meses. El primer tramo se habilitó en mayo de 2012, con una extensión 4,4 kilómetros de doble vía. El segundo nunca se terminó y quedó abandonado. Va desde calle Gobernador Maya hasta la ruta nacional 12, con una extensión de 6,1 kilómetros.

La gestión del actual gobernador Gustavo Bordet está completando la obra y reconstruyendo el primer tramo, que a poco de habilitarse empezó a mostrar serias falencias.

(Fuente: Entre Ríos Ahora)

Lo más visto
01
02
03
04
05
+ sobre el tema  
#Corrupción
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa