Domingo 01 de febrero de 2004
  |  
Política
Escasea el gas y temen más dificultades en invierno
En Paraná la falta de combustible se suple con compras extra de la distribuidora local a precios todavía mayores a los que rigen en el mercado. Gas Nea y la provincia negocian un acuerdo que permita continuar con el plan de desarrollo de conexione...

E

l suministro de gas es hoy un asunto pendiente en la agenda de preocupaciones del Gobierno que, si no encuentra una solución integral en el corto plazo, podría convertirse en un dolor de cabeza más. Las restricciones que hoy afectan al mercado generador están provocando complicaciones en el suministro a los clientes, por lo que desde la provincia están haciendo gestiones de buenos oficios ante la Secretaría de Energía de la Nación y el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) para que se garantice el flujo de 500 mil metros cúbicos diarios de gas para Entre Ríos.

La última semana el tema ganó la categoría de conflicto interprovincial en Jujuy, Salta y Tucumán debido a restricciones en el suministro que impuso la distribuidora GasNor, y que se tradujo en cortes de gas a distintas industrias de la región que utilizan ese combustible. Y hace tres días en Entre Ríos observaban con preocupación una huelga de operarios en los pozos del sur que restó inyección de combustible hacia esta zona, y que estuvo a punto de afectar seriamente a algunas industrias. De todos modos, en Paraná, donde la red de distribución de gas está más desarrollada, la escasez viene agudizándose mes a mes, un problema que tiene su raíz en la falta de inversiones de los privados a raíz de la crisis que siguió a la pesificación y congelamiento de las tarifas de los servicios.

ADVERTENCIAS. “Hoy hay problemas de falta de gas y eso que es verano, con 35 grados de calor. Imagine lo que puede pasar en el invierno”, dijo Mario Luna, gerente de Redengas, al expresar la preocupación que hay por estos días en la empresa distribuidora del combustible en la ciudad. El inconveniente, que hasta ahora no ha repercutido en los usuarios debido a que la firma compensa las faltantes mediante compras extras de gas en el mercado a un precio mayor, viene desde el año pasado cuando se optó por una serie de medidas restrictivas para evitar el aumento de la demanda.

Sucede que la empresa sigue recibiendo la misma cantidad de metros cúbicos que en 2001, mientras el consumo registró una suba de entre el 25 y el 30 % en Paraná, dijo Luna. Así las cosas, contó que Redengas ha elevado innumerables notas al Enargas, que tiene injerencia en las empresas transportadoras, y a las petroleras, productoras del combustible; sin lograr respuestas favorables a la imperiosa necesidad de tener una mayor provisión.

“En estos días hemos presentado al Enargas otra nota planteando la situación, pero no se resuelve nada. Uno pide más cantidad de gas a los productores, dicen no tenerlo y a cambio algunos de ellos ofrecen un servicio de asistencia dolarizado, que obviamente no se puede pagar. Es un problema que no es sólo nuestro. Es de todos los distribuidores”, afirmó Luna, quien explicó así que la distribuidora recibe la cantidad estipulada en el contrato y establecida hace tres años. De aumentar la entrega, los productores exigen el pago en dólares.

RACIONAMIENTO. El año pasado, a partir del 1º de agosto, la empresa resolvió no autorizar nuevas extensiones de redes en las zonas donde aún esperan el paso del servicio, suspender la factibilidad de suministro de gas para nuevas industrias o estaciones de Gas Natural Comprimido (GNC) y reservarse el derecho de analizar todo pedido de incremento de capacidad de consumo de clientes actuales.

Estas medidas siguen vigentes y de mantenerse las condiciones actuales, Luna no descartó que se intensifiquen las restricciones. Si bien aclaró que no se ha avanzado sobre este punto, mencionó que podría suspenderse la autorización a las conexiones de los frentistas, por cuyas casas pasa la red. En esa condición hay unos 14.000 hogares en la ciudad, que hasta ahora tienen posibilidades de solicitar el servicio. Y otra alternativa —dijo— sería aplicar reducciones a los clientes comerciales.

Para entender el sistema, Luna explicó que intervienen tres sectores: los productores (extraen e inyectan el gas en los gasoductos troncales), los transportistas (operan y mantienen los gasoductos) y los distribuidores (entregan el combustible a los clientes finales mediante redes).

En el caso de Paraná, la distribución está en manos de Redengas, el transporte en la Transportadora de Gas del Norte (TGN) y la producción de Repsol-YPF. Las dos primeras actividades (distribución y transporte) están reguladas por el Enargas, mientras que la última está libre de imposiciones.

Así planteado el sistema, Luna indicó que mientras la tarifa final está fijada por el Estado, el precio de compra lo establecen las petroleras. Y también atribuyó a los productores el hecho de que se hayan mantenido los términos de los contratos pese al incremento del consumo. “La demanda creció un 30 % y los contratos son insuficientes. Entonces uno plantea comprar más gas, pero el productor entrega lo que dicen los contratos. Si uno quiere más gas tiene que pagarlo a valor dólar, esa es la situación”.

SITUACIÓN DELICADA. Consultado sobre las falencias en el suministro, Luna indicó que el usuario no nota ningún inconveniente debido a que la empresa suple la escasez adquiriendo combustible por otras vías. “El problema es nuestro, porque hoy tenemos que salir a comprar gas, haciendo operaciones y pagando mucho más caro de lo que lo vendemos”, dijo para agregar: “No sé hasta cuando podremos soportar esta situación. Vamos a seguir haciéndolo (comprando fuera del contrato) hasta que podamos. Esta es la situación en el verano”. Y la inquietud se sustenta en que con la llegada del frío, el consumo se triplica.

En vista de lo que viene, el directivo dijo que además de dirigirse al Enargas, han elevado pedidos a distintos productores y que sólo contestó YPF, actual proveedor, informando que hasta tanto se aclare el panorama a nivel nacional respecto del rubro, no podrán avanzar en un nuevo trato. Luna comentó que el 31 de abril vence el contrato y hasta ahora no hay definiciones sobre las condiciones que tendrá el próximo convenio, lo que genera “una gran incertidumbre”, sostuvo.

Para destacar

El consumo general en Paraná se incrementó en un 30 % y un 25 % a nivel nacional, informó el gerente de Redengas. • GNC. El consumo aumentó el año pasado un 35 % en Paraná, en comparación a 2002. Antes de la devaluación, la tasa de crecimiento anual no superaba el 3 %. • Industrial. El consumo subió un 40 %, en el primer semestre de 2003. En 2002 se mantuvo y hubo épocas en que tendía a disminuir.

• Residencial. Si bien el consumo promedio no se incrementó, la incorporación de clientes al sistema se aceleró y prácticamente duplicó la tasa de crecimiento anual: en 2001 se sumaron unos 1.200 clientes (un 4 %), en 2002 unos 1.400 usuarios (un 6 %) y en el primer semestre de 2003, alcanzó el 6 %. • Usuarios. En Paraná hay 29.000 clientes y hay otros 14.000 con posibilidades de conectarse.

Negociación con Gas Nea

El plazo que el Gobierno provincial se había fijado de “diez a quince días” para cerrar el acuerdo con Gas Nea, la distribuidora que atiende con gas natural a todo Entre Ríos, se verán dilatados en función de que la negociación con la firma está encontrando algunos escollos.

El viernes, el subsecretario de Desarrollo Energético, Carlos Molina, aprovechó una gira del gobernador Jorge Busti por el interior de la provincia y se encontró en Galarza con el titular de Gas Nea, Roberto Tamagno, con quien intercambió borradores del acta acuerdo que el Poder Ejecutivo piensa rubricar con la distribuidora.

Gas Nea —un consorcio en el que la Federación de Luz y Fuerza hegemoniza el 49 % de las acciones y donde la provincia es socia con el 20 %— anunció un plan de inversiones de 80 millones de pesos, aunque sin plazos, por el que pretende llegar, según las aspiraciones, a un universo de 90 mil clientes conectados en un plazo todavía no especificado.

“Nosotros pretendemos que como parte del acuerdo, se escriba que la cuota del financiamiento que van a dar a cada usuario potencial no sea mayor al ahorro que se produce por el cambio del gas envasado al gas natural. Ese sería el costo de financiamiento de las conexiones”, señaló Molina.

A cambio, la provincia se compromete a ejecutar una serie de obras pendientes en los ramales de aproximación en distintos lugares de la provincia, y a canjear esos emprendimientos por la deuda que mantiene la provincia con Gas Nea. “Como parte del acuerdo, nos obligamos a realizar las inversiones necesarias a fin de generar la infreaestructura para abastecer a 90 mil unidades catastrales”, dijo el funcionario.

Aunque la letra chica del acuerdo es todavía más compleja y es por eso que Molina no se atreve ahondar en esas cuestiones hasta cerrar algunos frentes con los privados que, a la vez, son socios del Estado provincial en Gas Nea. Para peor, en el medio se colaron las pretensiones de Luz y Fuerza, socio mayoritario en Gas Nea, que a través de su titular, Julio Ieraci, condicionó la negociación con la provincia a una discusión sobre el futuro de la empresa Edeersa, sobre la que el gremio tiene serias aspiraciones a manejar.

Fuente: El Diario

Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa