Domingo 14 de noviembre de 2004
  |  
Política
La tarifa de energía ya subió un 15,8 %
El campo y el comercio fueron los más castigados, con subas de entre el 17 y el 26 %; los beneficiados fueron los hogares, que tuvieron un aumento de sólo un 1,5 % promedio...

(

El Diario).- Los aumentos se dieron en abril y septiembre, y corresponden a las variaciones estacionales en el mercado mayorista eléctrico; está pendiente la rediscusión del cuadro tarifario.

El Gobierno nacional ya decidió que la recuperación de las tarifas de los servicios privatizados —con un fuerte retraso luego de la salida de la convertibilidad— se hará por etapas, e impactará no sobre los consumos bajos ni en los sectores de menores ingresos sino sobre la franja de altos consumos, el comercio, el campo y la industria.

Así al menos se traduce en los aumentos por variaciones estacionales que se les autorizó a las generadoras, y que se trasladaron al consumidor final en el período comprendido entre los meses de enero a septiembre de 2004, y que reflejan incrementos que van del 1,5 % al 61 %. En casas de familia, los denominados usuarios residenciales, la variación tarifaria fue mínima, apenas por encima del 1 %, aunque conforme se avanza en los consumos, los incrementos han sido mayores en lo que va del año. En el campo, por ejemplo, hubo aumentos de significación, de entre el 17,6 % y el 25,7 %.

Las variaciones, sin embargo, fueron al margen del último incremento tarifario que surgió de audiencia pública en Entre Ríos, y que afectó sólo al sector de usuarios rurales, con una suba del 16,5 %, aumento que retribuye los costos de distribución de las distribuidoras.

En cambio, el resto de los incrementos que hubo este año, y que afectó a la totalidad de usuarios, con una suba promedio del 15,8 %, fue producto del aumento de los precios en el Mercado Mayorista Eléctrico (MEM) y benefició a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa). Hacia futuro se espera que esas variaciones sigan existiendo; al respecto, está pendiente una nueva suba, correspondiente a noviembre.

Considerando el cuadro tarifario que rige en la mayor prestadora del servicio eléctrico en la provincia, la Empresa Distribuidora de Electricidad de Entre Ríos SA (Edeersa) —que absorbe el 70 % de la demanda, y atiende a 235 mil clientes—, el incremento promedio en el precio de la energía (costos variables más costos fijos, sin carga impositiva) en los primeros nueve meses del año fue del 15,8 %.

Pero vistos a trasluz, los aumentos impactaron de forma diferente según las distintas franjas de consumo, y así un comercio con un consumo mensual de 400 kW/hora tuvo un aumento del 10,8 %, pero en consumos de 5.000 kW/hora, la suba fue del 26 %.

El pico de los aumentos recayó en los usuarios del sector industrial. En esta franja, y de acuerdo a los distintos escalones de consumos mensuales registrados, la tarifa sufrió incrementos que van del 10,8 % hasta el 61 %, de acuerdo a un detallado informe que suministró el Ente Provincial Regulador de la Energía (EPRE). Las subas son consecuencia de los ajustes estacionales que cada 90 días se aplican a la tarifa eléctrica, y que beneficia a las generadoras.

VARIACIONES. Históricamente, las variaciones estacionales tenían un patrón: en los meses de frío, la luz resulta más costosa porque las usinas usan fuel oil, más costoso que el gas; en los meses cálidos, en cambio, cuando cae la demanda de gas, los generadores utilizan ese combustible y los costos se reducen. Pero ahora la Nación puso un filtro a los aumentos estacionales, que antes incluso eran absorbidos por un fondo de estabilización de tarifas, y los distribuyó en forma diferencial, y ese criterio se trasladó a las distintas provincias.

“Nosotros aplicamos el mismo criterio, y significa que haya precios diferenciales para distintos tipos de usuarios. Hasta 2001, esas variaciones tuvieron un esquema que, después de la salida de la convertibilidad, hubo que modificar con lo cual las variaciones trimestrales fueron diferentes. Desde 2002 en adelante, el costo de generación ha ido creciendo producto del incremento del gas y otros costos operativos de las generadoras, y eso se traduce en estos aumentos que hubo”, explicó Juan Carlos Cabrera, gerente de Concesiones del EPRE.

Cabrera sostiene que el precio medio de generación “tiene una tendencia al crecimiento por variación de costos y por la suba del combustible”. A lo largo de este año, añadió, se atravesó un período de sequías que complicaron el aporte de la energía hidráulica, más barata, y obligó a la utilización de las generadoras a gas y fuel oil, que son más costosas.

Dos fueron los aumentos estacionales que ya se produjeron en este año, uno en abril y otro en septiembre pasado. La última variación fue la de mayor impacto, ya que sólo en el caso de los usuarios del sector industrial y comercial, con consumos superiores a los 10 kW, el incrementó rondó el 9 %; en tanto, en el escalón siguiente, entre los 10 y los 300 kW, la suba se ubicó en el 15 %. Y por encima de los 300 kW, en el caso de usuarios industriales, el incremento alcanzó al 20 %.

Esas variaciones, sin embargo, no incluyen una modificación, todavía más sustancial, del cuadro tarifario en su conjunto, que la provincia todavía tiene pendiente de realizar. Ya ocurrió con el sector de usuarios rurales, que luego de una audiencia pública derivó en la aplicación de un aumento del 16,5 %. Pero resta una revisión de la tarifa que pagan los usuarios urbanos, los de mayor significación, que ahora se prevé que ocurriría en 2005 ó 2006. “El año 2006 es un plazo indefectible e inexorable. Ese año debe darse sí o sí la rediscusión tarifaria. La posibilidad de que esa discusión se adelante dependerá de que alguna distribuidora decida presentarse, y hacer el pedido de discusión en audiencia pública. Hay interés, como en el caso de la Cooperativa de Concordia, de adelantar la discusión tarifaria, pero todavía no se ha formalizado ninguna presentación”, indicó Francisco Taibi, interventor del EPRE.

VÍCTOR BUSÓN ES CONSULTOR Y ASESOR DE EMPRESAS en materia de ajuste en el costo de los servicios públicos, y desde ese lugar se interesó en la evolución del costo del precio del kW que se registró en la provincia entre enero y septiembre de 2004.

Busón hizo un análisis comparativo y estableció que, en el sector residencial el costo variable de la energía —sin contar impuestos ni cargo fijo, los otros componentes de la factura— registró aumentos que van del 1,5 % al 3,7 %, según los consumos; entre los usuarios de la tarifa técnicamente conocida como T1 Uso General, que incluye por ejemplo estudios jurídicos y oficinas, los aumentos fueron de entre el 21,7 % y el 38,47 %; y en la T2 Medianas Demandas, como clínicas o estaciones de servicio, la suba se ubicó en el 44,7 %. El mayor incremento, de acuerdo al gráfico comparativo elaborado por Busón, se observa en la T3 Grandes Demandas, que incluye a las industrias, con índices que se ubican entre el 98,7 % y el 111,4 %; y entre los usuarios con demandas mayores a 300 kW, los aumentos fueron del 117,04 % al 162,77 %. “Estos valores marcan la suba en el costo variable de la energía, que es el precio del kW/hora; en cambio, los costos fijos no han registrado modificaciones. Los datos que yo manejo los extraje del cuadro tarifario vigente en la provincia; yo no inventé ningún número. Son los que están puestos en el cuadro tarifario”, observó Busón. Al mirar las diferentes modificaciones tarifarias, y su impacto sobre las franjas de usuarios, Busón dice que se trata de “una medida política. Y se castiga con el aumento al que más consume, no al de consumos bajos, porque de otra forma habría quejas masivas. Pero es un contrasentido que se castigue a quien produce y más consume”.

Otra tasa por alumbrado público

En viernes el HCD paranaense aprobó la creación de una nueva Tasa por Alumbrado Público, cuyo agente de retención será Edeersa, y que rondará un 20 % sobre el monto consumido.

El Ejecutivo Municipal pidió la autorización para crear la nueva tasa con el argumento de que “la recaudación que se obtiene por la Tasa General Inmobiliaria —que financia barrido, recolección de basura, arreglo de calles y alumbrado público— no alcanza a cubrir la suma de erogaciones que debe afrontar la Municipalidad para la prestación de estos servicios”.

El esquema oficial prevé que se eliminará de la boleta de la luz el renglón “Tasa Municipal CF/CV 21%”, cuando entre en vigencia la Tasa por Alumbrado.

La historia es larga. La Tasa Municipal CF/CV 21 % había sido cuestionada por concejales de la oposición, por considerar que cobrando esta tasa se estaba incurriendo en una doble imposición a los contribuyentes, es decir que el paranaense viene pagando hace rato dos veces por el mismo servicio. La Tasa Municipal que venía reteniendo Edeersa corresponde a un gravamen denominado “Tributo por Inspección Periódica de Instalaciones o Verificación Eléctrica y Colocación e Inspección de Medidores y Reposición de Lámparas de las Redes de Alumbrado Público”, previsto en el Código Tributario Municipal (ordenanza 6410).

Lo que explican los concejales de la oposición es que la “colocación y control de medidores” es una obligación de la Edeersa —establecida en el contrato de concesión del servicio firmado entre la empresa y el Poder Ejecutivo Provincial— y que el ciudadano ya paga por la “reposición de lámparas” en las calles cuando abona la Tasa Inmobiliaria Municipal, como se detalla más arriba.

Por eso los concejales del Frente Social y Nuevo Espacio presentaron un proyecto de ordenanza que eliminaba lisa y llanamente la “Tasa Municipal” que se cobra en la boleta de la luz (artículo 55 del Código Tributario Municipal, ordenanza 6410).

Pero antes, el Departamento Ejecutivo ya había presentado un proyecto de ordenanza que se sancionó el viernes, con el argumento de que lo que se recauda con el Inmobiliario no alcanza para pagar los gastos por alumbrado público —pero nada se dice de los medidores— y se aclara que una parte de lo que se recaude por el Inmobiliario ya no irá a alumbrado de calles, sino específicamente a “reposición de lámparas”. Ahora, la oposición considera que la creación de la nueva tasa es “una grave irregularidad” y propone de nuevo eliminar el renglón municipal de la boleta de la luz y modificar en cambio la Tributaria anual. “Para Alumbrado Público se presupuestó para 2004 el monto de 1,3 millones pesos y para 2005 se presupuesta 1,2 millones, y además, ingresan 7 millones de la Tasa Municipal por igual impuesto (inspección de medidores y reposición de lámparas) en la boleta de la luz”, detallan en un comunicado de prensa los ediles de la oposición y sobre esta base cuestionan la distribución de los fondos que hace la Comuna.

Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa