Lunes 12 de diciembre de 2005
  |  
Política
#
CONCORDIA: COMENZÓ EL JUICIO CON LA DECLARACIÓN DEL EX SENADOR YEDRO
El ex-senador justicialista, Mario Alberto Yedro, declaró ante la Sala Penal en el juicio donde está acusado de enriquecimiento ilícito. Yedro comenzó narrando distintas peripecias atinentes a su juventud, momentos en que debió ejercer diversos em...

S

egún indicó, allí fue de donde obtuvo recursos para poder adquirir la quinta “San José”. “El negocio inmobiliario de mi vida”, según explicó en la audiencia.

Durante los primeros 20 minutos, Yedro, -quien cursó un solo año de su escuela secundaria en un colegio privado del cual se cambió a uno público por la falta de dinero- explicó las vicisitudes que atravesó de joven. Cuando decidió estudiar abogacía en Buenos Aires, debió trabajar en una estación de trenes porque no tenía recursos como para sostenerse. Posteriormente, se trasladó a Santa Fe, donde también siguió trabajando para poder avanzar en la carrera de Abogacía.

En 1976, con el golpe militar, volvió a Concordia, donde trabajó como vendedor ambulante, entre otros oficios, mientras seguía estudiando. Incluso, instaló una pizzería y durante mucho tiempo alternó entre ambos oficios. “El abogado pizzero”, fue apodado con cierto ironía por sus colegas, según el mismo confesó.

Pero la vida tenía reservado otro destino, más prestigioso que el tener que amasar pizza durante las noches. Paralelamente a su carrera política -fue concejal (83-87) y senador provincial (87-91 y 95-99) e interventor del EDOS en la segunda intendencia de Busti- comenzó una actividad profesional muy lucrativa.

Bienes “sobrevaluados”

La primera inversión que realizó fue en septiembre de 1988, cuando compró un inmueble en Puerto Yerúa. Según explicó, al inmueble lo adquirió en una subasta. Pero como era abogado de una de las partes, consideró poco ético adquirirlo a su nombre. Por lo tanto, lo compró un tercero y lo transfirió a nombre de su mujer, Silvia Torres. Por el mismo pagó 45.000 australes. No obstante, uno de los peritos tasó la finca en 423.000 australes. Otro perito en U$S 79.000. Negó rotundamente haber pagado ese dinero.

Más adelante, en octubre de 1988, compró su casa de calle San Martín al 200. Se la compró a un periodista que tenía cuantiosas deudas, incluso con Scattini, un ex-director de LT 15, quien la tenía en vista para su hija. “Por haberla comprado, durante muchos años tuve los micrófonos cerrados, a pesar de mi función pública”, indicó a los jueces.

Según detalló, la vivienda la adquirió en 180.000 australes. Pero pagó por ella 20.000 australes al contado, el resto fue financiado. Para obtener la suma de contado, debió vender un Peugeot 505. Nuevamente discrepó con los peritos, uno de los cuales la tasó en 999.000 australes y el otro en U$S 147.000. Por ello, más adelante, estimó que hubo una “sobrevaluación” de sus bienes.

Ese año, según su propias manifestaciones, embolsó 260.000 australes en honorarios y otros 200.000 como senador. “Gané 460.000 australes entre ambos rubros. Siendo que gasté 20.000 australes, sólo invertí el 5 % de mis ingresos, o el 10 % si se toma únicamente mi dieta como senador”. Al ser interpelado por Rojas acerca del destino que le daba a los ingresos restantes, respondió que prefería atesorarlos en dólares, o comprar automóviles para mantener el valor. Mientras tanto, Yedro seguía ejerciendo en su actividad pública. Se distinguió como un senador de “referencia”. Según explicó, en los conflictos gremiales era el interlocutor oficial entre el gobierno y los sindicatos. Incluso, salvó una pueblada cuando en Santa Elena se vivía un clima de enfrentamiento entre peronistas y radicales. Y se anotó el record en la Legislatura cuando presentó 18 proyectos del ley en una sola sesión. “No de declaración, de ley. Creo que hasta ahora nadie ha repetido esa cifra”, explicó.

Pero nuevamente debía alejarse de sus buenos recuerdos legislativos para enfocar nuevamente las tediosas cuestiones numéricas. Entonces explicó que la lancha, modelo 81, que posee fue valuada en U$S 20.000 por los peritos; cuando en realidad se tomó el trabajo de ir hasta un astillero para verificar que una similar modelo 2000 vale U$S 18.000.

La “sobrevaluación” de sus bienes también aseguró que se produjo cuando tasaron una forestación de 16 has. que adquirió en junio del 93. “Esa forestación la compré en U$S 8.000 porque estaba recién cortada”. En cambio, los peritos valuaron la misma en dos ítems: la tierra en U$S 15.000, y el monte en U$S 70.000. “No existía el monte cuando la compré”, reiteró.

Jugosos honorarios

Al mismo tiempo, explicó cuales fueron los honorarios que percibió como abogado. Por ejemplo, mencionó que obtuvo U$S 95.000 de la venta de una fábrica de agua mineral en Puerto Yerúa. Yedro fue contratado por el dueño de Puerto Yerúa SRL, un tal Berthet, para evitar que fuese a la quiebra. Yedro no titubeó y le propuso que se desprendiese de las acciones, de los terrenos y de la fábrica en sí, para “negociar en condiciones ventajosas”. El dueño accedió y vendió el terreno al socio de Yedro, Dr. Daniel Loggio; otro terreno pasó a su nombre y las acciones a nombre de un familiar.

Transcurrió el tiempo y la fábrica se salvó. “La dejamos saneada pero, lógicamente, las deudas no pudieron ser cobradas creo que hasta el día de hoy”. Pero Yedro, quien por motivos particulares decidió abrirse del negocio, accedió a desprenderse de las acciones a cambio del 30 % del precio de la fábrica, equivalentes a los U$S 95.000, más el reintegro de $ 25.000 de gastos varios. Otro caso de ingreso de honorarios importante, según relató, se lo aportó el haber asesorado en el caso Moledo. Se trata de un joven que fue baleado en 1985, en la plazoleta del barrio Villa Jardín, por un policía. Luego de haberlo asistido profesionalmente y gastado en medicamentos y gastos de internación, y pleitear judicialmente por 11 años, el Superior Tribunal de Justicia falla a favor del joven. En consecuencia, el ex-senador se presentó espontáneamente ante los jueces. “Le solicité a Moledo una carta documento donde se certifiquen los costos que asumí”, señaló ante el Tribunal. Ese dinero, U$S 50.000 lo depositó en Salto, Uruguay, porque consideró que sería “escandaloso” que apareciera un plazo fijo con ese monto a su nombre.

El “negocio” de mi vida

En 1998, dos años más tarde de haber sido radicada la denuncia por enriquecimiento ilícito, le ofrecieron: “el negocio inmobiliario de mi vida”, dijo. Se trata de la Estancia “San José” valuada en U$S 800.000. Había acordado pagarla en cuotas: la primera, U$S 100.000 de entrega; otros U$S 450.000 a fin de año y los restantes U$S 350.000 en junio del 99.

Tenía U$S 300.000 en ese momento. Decidió pagar el monto acordado de entrega y con los restantes U$S 200.000 compró dos camiones al contado. Asesorado por el ex-senador Abelardo Pacayut (PJ-Islas) los puso a trabajar en la construcción de la Autopista Mesopotámica. Calculaba que le iban a reportar cerca de $ 14.000 mensuales, dinero suficiente como para poder llegar a los U$S 450.000 requeridos. Pero no le alcanzó.

Allí comenzó a explicar una serie de trámites bancarios realizados ante el Banco Francés de Uruguay y el grupo que le vendía la estancia, con quienes trataba de renegociar los términos de la compra. Se negaba a desistir de la compra, lo había tomado como: “un desafío personal de mi vida”. Entre los diversos trámites, comentó a los jueces que logró conseguir avales de cuatro familiares por U$S 50.000 cada uno. Por lo tanto, contaba con una familia de fortuna. Incluso, aseguró que aún adeuda U$S 60.000 por la compra de esa estancia.

Yedro tuvo párrafos para el periodismo: “sé que no era una cuestión personal contra mí, apuntaban más arriba”; y para el ex-diputado provincial Adolfo Lafourcade al acusar de “perversos” a sus denunciantes –Lafourcade fue uno de ellos- quien estuvo presente en los primeros minutos de la audiencia. “Les sirvió para ser diputados pero para nada más; el senador de Concordia sigue siendo peronista”, dijo. (Fuente: Diario Junio)

Lo más visto
01
02
03
04
05
+ sobre el tema  
#
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa