Sábado 16 de abril de 2005
  |  
Política
#
El G7 aumenta la presión para que Argentina reabra el canje
El Grupo de los siete países más ricos del mundo exigió además "reformas estructurales para asegurar un crecimiento sostenible". El Gobierno pidió un "reconocimiento" del Fondo al "éxito" del canje

E

l Grupo de los Siete países más ricos del mundo (G-7) reclamó esta tarde a la Argentina que atienda la situación de los acreedores que no aceptaron el canje de la deuda en default, y pidió que el Gobierno introduzca "reformas estructurales para asegurar un crecimiento sostenible".

En sintonía con la postura del Fondo Monetario Internacional, los países del G-7 sostuvieron que "después del canje de deuda, Argentina necesita afrontar la deuda en default remanente en línea con las políticas del FMI", según el comunicado final distribuído tras la reunión del grupo en Washington.

El G7 instó otra vez a Argentina a encontrar una solución para los bonos por valor de unos 20.000 millones de dólares que no fueron reestructurados en el canje de deuda en mora que se cerró en febrero.

La insistencia del grupo llega justo en el momento en que el ministro de Economía, Roberto Lavagna, comienza en Washington a participar de la Asamblea conjunta del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM). Asimismo, el Gobierno salió al cruce del G7 y ratificó que "no se va a reabrir" el canje de la deuda y que espera que "haya un reconocimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) al éxito" del proceso que registró un nivel de adhesión superior al 76 por ciento.

Así lo señalaron en Munich fuentes oficiales que forman parte de la comitiva que hoy concluye su visita a Alemania, quienes remarcaron que el Poder Ejecutivo "no valora, no discute, ni analiza tampoco una alternativa para los bonistas que no adhirieron a la propuesta de canje". En un comunicado, el G7 afirmó: "Argentina tiene que dar respuesta a la deuda en mora que queda, de acuerdo a la política de préstamos a países en suspensión de pagos del FMI".

Desde las advertencias a no sentar "un precedente riesgoso" por parte del G7, hasta el pedido de una "estrategia" para negociar con los hold outs (acreedores que quedaron fuera del canje) por parte del Tesoro norteamericano, Lavagna deberá enfrentarse con un abanico de reclamos.

Entre ellos, también está presente la histórica vinculación del BM y el FMI, ya que el primero sólo libera desembolsos luego de que el país solicitante consiga la aprobación del segundo.

Además, el Grupo, compuesto por EEUU, Alemania, Francia, Japón, Canadá, Italia y Reino Unido, dijo que Argentina tiene que llevar a cabo reformas estructurales, las cuales no detalló, "para garantizar el crecimiento sostenible".

Los gobiernos de Alemania, Japón e Italia están bajo presión de inversores de estos países que no han aceptado la oferta de canje de deuda argentina, que se cerró a finales de febrero, para que exijan a Argentina una solución para esos papeles.

El G7 se unió así al coro de voces que pide a Buenos Aires que elabore un plan para lidiar con el casi 24 por ciento de los bonistas que rechazaron la oferta.

Lavagna viajó desde Berlín, donde participó de la comitiva que acompañó al presidente Néstor Kirchner en su visita a Alemania, para asistir a la Asamblea del Fondo, después de una semana de fuego cruzado verbal entre la Argentina y el FMI.

La reanudación de un programa que vincule a la Argentina con ese organismo será el objetivo del titular del Palacio de Hacienda, aunque en las últimas horas, y de acuerdo con distintas declaraciones, para que eso suceda el Gobierno debería reabrir una instancia de negociación para los tenedores de títulos defaulteados que no ingresaron al canje.

Esos títulos están en mora desde finales de 2001, cuando Argentina declaró la suspensión de pagos de bonos por un valor nominal de 81.800 millones de dólares y más de 100.000 millones con los intereses acumulados.

Presiones externas

El director gerente del FMI, Rodrigo de Rato, aseguró ayer que "cumplir con las políticas (del organismo que encabeza) a nivel de contratación de préstamos, en este caso, afecta no sólo la parte de la deuda canjeada, sino también la no reestructurada".

Por su parte, el director para el Departamento del Hemisferio Occidental del organismo, Anoop Singh, señaló que "ocuparse de los acreedores que quedaron fuera del canje acelerará la estabilidad y el regreso de Argentina a los mercados internacionales".

Sobre ese punto también se pronunció el presidente del BM, James Wolfensohn, quien expresó que "el organismo está listo para liberar nuevos créditos de asistencia a la Argentina, pero lo hará sólo cuando firme un acuerdo con el FMI y se conozcan cuáles son sus reglas".

A la presión para que la Argentina busque algún tipo de solución para los bonistas que no entraron al canje también se sumó el subsecretario del Tesoro de los Estados Unidos, John Taylor, quien sostuvo que "es importante (que la Argentina tenga) una estrategia con los acreedores" que no ingresaron al canje.

Según trascendió, el Ministerio de Economía y los bancos que asesoran al gobierno argentino estudian la aplicación de un mecanismo para que los bonistas que quedaron fuera del canje puedan sumarse en una futura reapertura de la operación.

Esta iniciativa tendría condiciones inferiores a las que se les ofrecieron a los acreedores que ya aceptaron, según trascendió en medios periodísticos.

Lo más visto
01
02
03
04
05
+ sobre el tema  
#
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa