Domingo 11 de diciembre de 2005
  |  
Política
#
Advierten que no se podrán evitar los cortes de energía
A la gran cantidad de argentinos que desde el año pasado compraron un millón y medio de equipos de aire acondicionado nadie les impedirá usarlos este verano. Sin embargo, si lo hacen todos al mismo tiempo lo más probable es que haya cortes de elec...

N

o hay ejecutivo del sector que no lo reconozca: por la falta de inversión de los últimos cuatro años y el sostenido crecimiento de la demanda, el sistema de distribución eléctrica no está hoy preparado para soportar más de cuatro o cinco días seguidos con una temperatura superior a 33º C, circunstancia que es habitual durante los veranos.

Esto ocurrió el 22 del mes pasado, cuando el intenso calor y el consecuente uso de artefactos derivaron en un récord histórico de demanda y provocaron interrupciones del servicio en varios barrios porteños y del conurbano bonaerense.

Al no haber inversiones suficientes para el recambio de cables y transformadores, el sistema se ha deteriorado, aunque es uno de los más modernos del mundo. La inversión cayó hoy a un tercio del nivel que tenía en los 90, a pesar de que el consumo subió a casi el doble de 1993.

Tales son las perspectivas para la temporada estival que las empresas han puesto en marcha planes de emergencia. Edenor ha incorporado a unos 600 nuevos técnicos electricistas y Edesur dice que duplicará el personal de reparaciones en el verano.

La plancha, los equipos de aire acondicionado, la heladera, el microondas y el televisor serán, esta temporada, los principales enemigos de la crisis energética.

Para entenderlo gráficamente: una plancha común enchufada equivale a unas 20 lamparitas de 60 watts encendidas al mismo tiempo. Y un televisor, a un poco menos de 10 bombitas de 100. "Como están, arriba de los 33 grados, con 16.000 megavatios de demanda, las redes tiritan", dijo el economista Daniel Montamat, ex secretario de Energía.

La explicación del problema arrastra una historia de acusaciones mutuas entre el Gobierno y los privados.

Las compañías afirman que invierten menos porque tienen, en pesos, las mismas tarifas que en 2001. No por nada, Electricité de France, una de las firmas eléctricas más importantes del mundo, decidió este año abandonar el control de la distribuidora Edenor.

Daniel Cameron, secretario de Energía, dijo que "No tiene por qué haber grandes problemas, más allá de algún inconveniente puntual", contestó. A los pocos días, una seguidilla de cortes puntuales se registró en no pocos sectores de la Capital y el conurbano bonaerense.

Resignación

En privado, en el Gobierno reconocen que habrá que resignarse a las interrupciones del suministro si hace mucho calor durante varios días, algo que es de esperarse. Pero advierten que no se tratará, en todo caso, de cortes estructurales -es decir, aquellos que provienen de fallas en la generación o el transporte-, sino puntuales, que durarán el tiempo que demande la reparación.

"Lo que pasa es que las tarifas están baratas y se vendieron muchos equipos de aire acondicionado -explicaron en el Gobierno-. Entonces, la gente deja prendido el aire las 24 horas, porque casi no tiene costo. Si fuera más cara la tarifa, quizá lo prenderían sólo lo necesario."

En la Secretaría de Energía estiman que sólo la venta de estos artefactos ha conseguido incrementar el consumo en 3000 megavatios en los últimos dos años. Es decir que sólo para abastecer el uso de este electrodoméstico el país debería haber destinado, completas, casi cuatro centrales eléctricas similares a las dos que pretende construir para funcionar en 2008?

La cuestión se agrava por el nivel de demanda, que viene creciendo, después de la crisis de 2001/2002, a un promedio de casi el 7 por ciento anual, según las proyecciones privadas. Del total del consumo, 35% pertenece a las casas de familia y 25%, a la industria. El resto, a pequeñas y medianas empresas, colegios y alumbrado público, entre otros clientes.

Para peor, la actividad manufacturera complicó las cosas: para fortuna de los empresarios industriales y desgracia del sector eléctrico, subió 7,6% durante los diez primeros meses del año en relación con igual período de 2004, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Sólo en octubre último, la industria se expandió 9,5% respecto del mismo mes del año pasado.

Inversiones

"No descarto que pueda ocurrir lo mismo que aquel martes 22 de noviembre, pero, para evitarlo, estamos haciendo inversiones", dijo , días atrás, Alejandro Macfarlane, presidente de Edenor.

Daniel Martini, vocero de Edesur, fue más medido: "Prevemos una operación normal del servicio, y en una operación normal siempre hay interrupciones. La empresa invirtió 166 millones de pesos este año y 530 millones después de la devaluación".

Guillermo Baistrocchi, vocero de Edelap, afirma que la compañía utilizará todos los recursos de lo que comúnmente llama plan de verano, aunque no espera inconvenientes graves. "No va a haber más problemas que los que hubo el año pasado", dijo.

¿Qué debería hacer el usuario? Los técnicos afirman que hay cuidados que podrían ayudar al menos parcialmente. Hay, por ejemplo, un horario en que la plancha podría evitarse: entre las 20 y las 23, durante la demanda pico. Además, no es aconsejable dejar encendidos el televisor o la PC si no se los utiliza, y lo ideal sería apagar el aire acondicionado una vez que se haya enfriado un ambiente.

Una zona crítica para el verano -y en la que se deberían extremar estos cuidados- será la costa atlántica, en particular los viernes y los sábados, los días de mayor afluencia turística.

Horacio Quaini, ex presidente de la desaparecida estatal Agua y Energía y ex subsecretario de Energía, afirma que la crisis es insuperable con los actuales niveles tarifarios. "No comparo los precios con el mundo, sino con el mismo interior del país -dice-. La tarifa residencial de Buenos Aires es tres veces inferior a las de las empresas estatales de Santa Fe o Córdoba. ¿Qué gerente de Planeamiento puede presentar un programa de inversiones con estas tarifas, mientras los costos de todo el sistema están en dólares? En las actuales condiciones, cualquier proyecto de inversión da rentabilidad negativa."

Quaini dice que debe haber aumento de tarifas, pero que esos precios se deben rebajar -mediante desgravaciones impositivas- para los hogares de menos recursos, que se llevan apenas 12% de todo el consumo eléctrico.

Montamat coincide en que ha faltado inversión. "Lo dicen las empresas. A confesión de partes, relevo de pruebas. No están en condiciones muchas estaciones transformadoras y hay cables viejos."

Uno de los modos de ahorrar que se ha empleado más de una vez en la Argentina es el cambio de horario durante el verano. Adelantando el reloj, razonan los técnicos, se aprovecha la luz natural hasta las 22 y, así, se restringe el consumo artificial en las casas de familia. Esa es la idea que tiene, por ejemplo, el secretario de Energía.

Pero Cameron se ha encontrado, tanto éste como el año pasado, con la negativa del ministro más poderoso del país y superior directo: Julio De Vido, que conduce el Ministerio de Planificación.

El Gobierno aduce razones operativas para este rechazo: no sería beneficioso en las provincias que están ubicadas en el extremo oeste del país, como Mendoza y San Juan, porque los empleados administrativos o los escolares concurrirían a sus lugares de tareas de noche.

Además, dicen en el Gobierno, cambiar el horario sería involucrarse en la autonomía de cada provincia. El sector sospecha otra cosa. "No lo hacen porque creen que, si toman esa decisión, están reconociendo la crisis", dijo un ejecutivo.

La medida fue tomada este año por Uruguay y por Chile. Quaini sostiene que, imitándolos, la Argentina podría ahorrar hasta un 3% del consumo. "En lugar de decirle a la gente que consuma menos, lo mejor sería alargarles el día. Si Chile y Uruguay lo hacen, ¿qué nos hace pensar que somos los únicos que tenemos la razón?"

Mientras el Gobierno le cuestiona al sector no haber invertido, los empresarios hacen también sus críticas. No pueden entender, por ejemplo, cómo se han utilizado, para esquivar la amenaza de una escasez eléctrica, 2800 millones de pesos del Estado en los últimos dos años, monto en el que incluyen los pagos a Cammesa -la administradora que rige el mercado argentino- y la compra de fuel oil venezolano.

La cuenta que hacen no es inocente: con el mismo dinero se podría haber construido todo el gasoducto del Nordeste, una obra aún postergada, que terminaría para siempre con la escasez de gas, o dos usinas eléctricas de 900 megavatios cada una, más de lo que el Gobierno planea construir para evitar los problemas de generación de aquí a cinco años. (La Nación)

Lo más visto
01
02
03
04
05
+ sobre el tema  
#
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa