Viernes 18 de agosto de 2006
  |  
Policiales
#
Inician tareas para hallar el cuerpo de un desaparecido
Masacre de La Tapera. El fiscal pidió delimitar el lugar en el cementerio de Paraná. Ayer se hizo una inspección. Quieren lograr excavaciones de peritos arqueológicos y exhumar los restos.

L

as actuaciones por la denominada masacre de La Tapera tuvieron ayer un nuevo episodio cuando familiares de Juan Alberto Beto Osuna y Carlos Fernández estuvieron en el Cementerio Municipal de Paraná para señalar el lugar adonde éstos fueron enterrados luego de ser acribillados por efectivos del Ejército en un simulacro de enfrentamiento en 1976, en una vivienda en Rondeau 1396 de Paraná. El cuerpo de Osuna fue recuperado por su familia, pero el de Fernández aún no ha sido restituido.
En el marco de la fría y gris mañana de ayer, efectivos de Gendarmería Nacional –a pedido del fiscal de la causa, Mario Silva– delimitaron y perimetraron el lugar en el que fueron enterrados Osuna y Fernández, siguiendo las precisiones que les brindó Rubén Osuna, hermano del ejecutado.
Ahora, Aníbal Ríos, el juez federal que entiende en la causa, deberá autorizar la exhumación de los cuerpos que se encuentren dentro del perímetro delimitado y convocar al Equipo Argentino de Antropología Forense para que realicen los análisis de rigor.
Precisamente, Rubén Osuna indicó a UNO que acudió al cementerio “para individualizar dónde estaba la tumba de Fernández; yo sé eso porque mi hermano estaba (en la tumba de) al lado”, y aclaró: “Nosotros sacamos los restos de mi hermano en el 80 y los llevamos en una urna a un cementerio privado. La familia de Fernández se comunicó con nosotros por intermedio del Registro Único de la Verdad”.
Osuna aseguró: “Tengo bien individualizado el lugar, porque fuimos con mi familia durante cinco años cuando mi hermano estuvo enterrado ahí”. Luego insistió: “Sé bien, con exactitud, dónde estaban”.
Aunque el paso del tiempo haya cambiado el escenario –actualmente hay un paredón que separó el cementerio del arroyo Antoñico, que arrastraba parte de las tumbas– Osuna expresó: “No obstante eso, nosotros tenemos bien individualizado dónde están las fosas”, y reiteró: “Estoy en un 90% seguro que es el lugar que señalé hoy (por ayer)”.
El testigo recordó que en el caso de su hermano no se expidió el correspondiente certificado de defunción, y explicó: “Sabemos que se trata de él porque tenía una prótesis dental de platino que era lo único que lo podía identificar, y cuando se hizo la exhumación la prótesis estaba”. A los efectos de establecer la identidad, dijo que “para nosotros es una certeza de que es él, ahora para la Justicia y para los demás no sabemos nada hasta que los peritos no hagan los estudios”.
Por su parte, la viuda de Fernández, Rosario Taganone, viajó especialmente desde Rosario, donde reside, para estar presente en la inspección ocular en la necrópolis paranaense. La mujer precisó que “Osuna, que tenía a su hermano en la tumba Nº 74 y mi esposo estaba en la Nº 71, marcó el lugar adonde estaba su hermano y el supuesto lugar adonde debía estar mi esposo”. También informó que a pedido de la Justicia, Gendarmería delimitó el lugar, se hizo una pericia del mismo y se hará un plano perimetral para luego emitir la orden de exhumación. “Esto crea mucha expectativa, es la tercera vez que se intenta la búsqueda de los restos. Nos genera mucha ilusión de poder encontrarlos y poder rescatar sus restos”.
En relación a la medida que se realizó ayer, Taganone expresó: “Es algo muy simbólico lo de rescatar los restos, mientras no lo podamos encontrar nos queda la sensación de que todavía sigue secuestrado, que todavía lo tienen ellos”. De la inspección ocular para ubicar y delimitar el área, participaron como querellantes los representantes del Registro Único de la Verdad, el fiscal de la causa, Mario Silva, y familiares de Osuna y Fernández.
Los imputados por este asesinato pertenecían al Segundo Cuerpo del Ejército, cuando al frente estaban Leopoldo Galtieri en Rosario y Juan Carlos Trimarco en Paraná.

Imputar a los responsables
Marina Barbagelata, abogada del Registro Único de la Verdad, destacó que además de la exhumación de los restos, la expectativa está en “reunir pruebas que permitan imputar a los responsables materiales e ideológicos de la masacre de La Tapera”.
La abogada precisó que lo de ayer fue consecuencia de la querella iniciada por el Registro. “Fue una inspección del lugar del cementerio en el que estarían los restos, para que se tengan las referencias para pedirle al juez que autorice la excavación”. Añadió que el fiscal pedirá al juez “una orden para que un perito arqueológico pueda excavar la fosa indicada y establecer si los restos son compatibles con esta persona”, en referencia a Fernández.
Lo más visto
01
02
03
04
05
+ sobre el tema  
#
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa