Lunes 16 de enero de 2006
  |  
Política
La Iglesia juntó 8.000 firmas contra la ley de salud sexual
Dice que la norma sólo impone el “reparto de profilácticos y la aceptación de métodos abortivos”. Sostiene que es “hueca de valores”. No acepta la perspectiva de género. Quiere poner límites a la instrumentación de la educa...

L

a Iglesia Católica no está dispuesta a cejar en la campaña en procura de conseguir una modificación por parte de la Legislatura de la Ley 9.501, que creó en Entre Ríos un plan de salud sexual y reproductiva. El clero procura impulsar con fuerza un cambio de esa norma, y para eso presiona para que los diputados den tratamiento y aprobación al texto con media sanción del Senado, que elaboraron el justicialista Mariano López y la radical Graciela Zambón. Aunque para eso tendrá que aguardar a que los legisladores retomen su actividad, probablemente en febrero próximo, después del prolongado receso de enero. De todas formas, en los últimos días de 2005 la Iglesia, a través de la Junta Arquidiocesana de Laicos y la delegación local de la Universidad Católica Argentina (UCA), presentó a los diputados un documento acompañado de 8 mil firmas recolectadas en los distintos templos. Ese escrito apoya sustanciales cambios en la Ley 9.501, según señaló el presbítero Sergio Jacob, titular de la Junta de Educación Católica.
La Iglesia está de acuerdo con el texto de López y Zambón, que, en esencia, elimina uno de los aspectos más ríspidos, esto es la denominada “perspectiva de género” en educación sexual (el clero entiende que el hombre no puede “elegir” una orientación sexual porque “Dios nos creo varón y mujer”). La propuesta de los senadores estipula, de forma taxativa, que un eventual plan de educación sexual en los colegios de Entre Ríos deberá respetar claramente “la naturaleza biológica del ser humano y los derechos indelegables de la familia con respecto a la formación de los hijos”.
También la iniciativa, que consiguió media sanción en el Senado pero que después se trabó en Diputados, echa por tierra la idea de poner en marcha en Entre Ríos mecanismos de prevención del embarazo adolescente, y lo suplanta por un llamado a “promover la reflexión conjunta entre los adolescentes y sus padres, sobre la salud sexual y reproductiva y sobre la responsabilidad con respecto a la concepción de la vida desde la fecundación y de enfermedades de transmisión sexual”.
De prosperar esos cambios —en medio, hay que recordar, el Ministerio de Salud y Acción Social elaboró un anteproyecto de decreto de la Ley 9.501, sancionada en 2003 y hasta ahora no reglamentada— la Iglesia conseguiría avanzar más todavía luego de haber censurado el primer plan de educación sexual escolar que el Gobierno de Jorge Busti pretendió aplicar en 2004, y que la curia tildó como contrario a los preceptos de la fe.
Según dijo el padre Jacob, la Iglesia hizo llegar a cada uno de los legisladores el listado con las 8 mil firmas, acompañado con un planteo directo respecto de por qué pretende modificar el texto de la Ley 9.501. Y ahora, agregó, esperan que una vez que la Legislatura retome sus actividades sean citados a participar de las reuniones en las que se analice el proyecto aprobado en el Senado.
Ese documento que llegó a manos de los diputados muestra el pensamiento del clero respecto de la norma hoy en vigencia que, señala, “impone se enseñe a los chicos en todas las escuelas el ejercicio de la sexualidad por la perspectiva de género, que para nosotros es contrario al orden natural, imponiendo una enseñanza obligatoria, violando derechos fundamentales de los padres”.
“Como cristianos no nos oponemos a la educación y la prevención, como medio de formación, crecimiento y mejoramiento de la calidad de vida de nuestra sociedad, pero creemos que toda legislación que tenga ese fin debe cimentarse en valores profundos, sostenidos por la inmensa mayoría de nuestra sociedad, que sea una educación para la vida, preservando los principios esenciales de la naturaleza humana, con la familia como valor señero y reconociendo a los padres el derecho de determinar la educación de los hijos”, indica.
La curia califica a la Ley 9.501 como “hueca de valores” y la acusa de imponer “un sistema educativo en materia sexual totalitario, donde quienes aún no compartiendo las perspectivas del legislador, deben soportar el descaro del Estado en la educación de sus hijos, en contra de nuestros valores”. Por eso propone que “con respeto, en aceptación y tolerancia, debemos hacernos escuchar con fuerza y claridad, educar es formar, prevenir es anticipar, y a esto lo compartimos, pero no podemos dejar que la prevención comience y termine en reparto de profilácticos y la aceptación de métodos abortivos, ni la educación en un desorden so pretexto de una libertad mal entendida”.

Qué se discute

El debate en torno a los cambios en la Ley de Salud Sexual y Reproductiva deja al trasluz dos modelos distintos, uno inspirado en principios que apoya a nivel nacional el Ministerio de Salud, y otro que impulsa la Iglesia Católica, apoyada por las iglesias evangélicas.
En esencia, los cambios que se pretenden, partiendo de lo que fija el texto ideado por los senadores Mariano López (PJ) y Graciela Zambón (UCR) incluyen: A saber:
1) Modifica el artículo 2º inciso a) de la Ley 9.501, el que queda redactado así: “a) Garantizar la gratuidad del servicio y el derecho de decidir responsablemente sobre sus pautas de reproducción a toda persona, hombres y mujeres, asegurando el acceso a la información procreativa en forma integral y la educación sexual en todos los ámbitos. En todos los casos se deberán respetar sus creencias y valores.”
El texto actual establece: “a) garantizar la gratuidad del servicio a toda persona, en especial hombres y mujeres en edad fértil, el derecho a decidir responsablemente sobre sus pautas de reproducción, asegurando el acceso a la información procreativa en forma integral y la educación sexual en todos los ámbitos. En todos los casos se deberán respetar sus creencias y valores.”
2) Cambia el artículo 2º inciso b) de la Ley 9.501, que queda así: “b) Promover la reflexión conjunta entre los adolescentes y sus padres, sobre la salud sexual y reproductiva y sobre la responsabilidad con respecto a la concepción de la vida desde la fecundación y de enfermedades de transmisión sexual”.
En el original, se lee: “b) Promover la reflexión conjunta entre los adolescentes y sus padres, sobre la salud sexual y reproductiva y sobre la responsabilidad con respecto a la prevención de embarazos no deseados y de enfermedades de transmisión sexual.” 3) Suprime el inciso c) del artículo 2º de la Ley 9.501 que establece: “Orientar e informar a la población sobre el ejercicio de la sexualidad con perspectiva de género.”
4) Reemplaza el artículo 4º por el siguiente texto: “Educación Sexual. El Consejo General de Educación implementa políticas de Educación Sexual respetando la naturaleza biológica del ser humano y los derechos indelegables de la familia con respecto a la formación de los hijos; en un todo de acuerdo a las convicciones de los alumnos”. Fuente: El Diario
Lo más visto
01
02
03
04
05
+ sobre el tema  
#POLEMICA
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa