Martes 24 de enero de 2006
  |  
Política
Busti interrumpe sus vacaciones y ofrece su renuncia al cargo
“Si soy un escollo para el Gobierno nacional, estoy dispuesto a renunciar”, dijo el Gobernador ayer, mientras seguía aguardando la llamada que le certifique el día y la hora en la que será atendido por el presidente Kirchner. Busti dec...

S

e terminaron antes de tiempo las vacaciones. No sólo para el gobernador Jorge Busti —que pensaba volver en febrero de Cariló— sino también para la plana política del funcionariado provincial, los legisladores provinciales y nacionales del oficialismo y los intendentes del PJ. Todos fueron convocados por Busti para este jueves a una reunión en la Casa de Gobierno. El asunto no es menor: se trata de definir de qué modo se supera el atolladero político en el que se ha convertido el conflicto por la instalación de las plantas papeleras en Uruguay, que complica las relaciones del Gobierno provincial tanto con el Gobierno nacional como con la Asamblea Ambiental que en Gualeguaychú encabeza la lucha contra la instalación de las pasteras.
La convocatoria trae la carga de gravedad que le imprimieron las últimas declaraciones del Gobernador, formuladas ayer a la mañana desde su lugar de descanso en la Costa Atlántica bonaerense. Dijo Busti que si resulta “un escollo para el Gobierno nacional” en la conflictiva situación con el Uruguay está “dispuesto a renunciar a la gobernación de Entre Ríos”, porque “no estoy para dar un paso atrás en esto”.
“Yo estoy jugado y no quiero quedar en la historia como el Gobernador que terminó retrocediendo y así transformarme en el contaminador de mis tierras”, dijo en declaraciones al programa radial El Exprimidor.
Si bien tiene intenciones de reunirse con Kirchner en los próximos días, hasta el mediodía de ayer no había recibido ninguna comunicación desde la Casa Rosada, para convocarlo a la audiencia oficial. “Yo voy a esperar que me llamen; no quiero pedirle más nada al Gobierno nacional ni ser un escollo”, insistió Busti. Por la tarde, el mandatario optó por no hacer más declaraciones hasta luego de la reunión del jueves, según se dijo a esta Hoja desde el área de Información Pública.

Acompañado por su esposa, Cristina Cremer, sus tres hijos y su nieta, Busti reconoció que se está “en una especie de callejón sin salida” y por ende espera “un camino de racionalidad, de diálogo”, aunque, reconoce, que en el Uruguay “las puertas están cerradas”.
Celular en mano, el mandatario espera ahora una convocatoria desde la Presidencia de la Nación, para sentarse a analizar la cuestión con Néstor Kirchner y ver qué factibilidad existe para destrabar el conflicto. No estoy dispuesto a retroceder; estoy jugado en esto y seguiré adelante, porque este tema es muy grave para buena parte de la población entrerriana”, afirmó. Busti le comunicó también su determinación al vicegobernador Pedro Guastavino.

El ex Ministro de Economía Lavagna pidió seriedad y reclamó que “cuestiones de Estado” como la protección del medio ambiente y la relación con Uruguay no sean “mezcladas con situaciones electorales, como ocurrió en Entre Ríos en el caso de las papeleras”. “Las cuestiones de Estado, estratégicas —y el tema de las relaciones con el Uruguay y la protección del medio ambiente lo son—, no pueden mezclarse con cuestiones electorales tal como ocurrió en Entre Ríos con el caso de las papeleras”, remarcó Lavagna. Por medio de un comunicado difundido ayer, el ex ministro de Economía indicó que el ex ministro reclamó la realización de estudios “hechos por la Argentina y Uruguay en forma conjunta con expertos internacionales independientes y visitando junto con representantes de las ONG plantas existentes en el mundo”. “No debe dependerse de organismos de crédito internacionales que han demostrado ser superficiales y, por ende, no serios”, advirtió Lavagna. El ex funcionario recordó que hace unos meses, cuando aún era ministro de Economía, en una reunión con el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, estuvieron de acuerdo “en asegurar la máxima protección medio ambiental”. Dijo que en ese encuentro se analizó la posibilidad de “complementar (la producción de las plantas) con inversiones en Argentina agregando valor al producto resultante de la producción uruguaya con beneficios de ambos países en materia de empleo, de exportaciones y, desde ya, del proceso de integración”.

Informe final

Entre el 30 y 31 de enero la Comisión Técnica Binacional destinada a analizar el impacto de la instalación de las plantas de celulosa dará a conocer en Montevideo su informe final para elevarlo a las cancillerías argentina y uruguaya. De no haber consenso entre los representantes de uno y otro país, el documento estará integrado por dictámenes diferentes.
Tras 11 encuentros, la Comisión Técnica Binacional está culminando su trabajo. Se elevaron más de 40 papers científicos al Uruguay que analizan la localización, los afluentes gaseosos y los planes de contingencia, hizo saber el funcionario. Sobre el planteo de Greenpeace acerca de un plan de producción limpia de celulosa para las pasteras, dijo que lo considera correcto y que “el Gobernador lo toma, porque le parece una propuesta alternativa en la que se plantea la eliminación del cloro en el proceso y no tener tantos efluentes al río Uruguay, optimizar el recurso de la madera y un plan de producción limpia”. Al respecto, advirtió que “hay que ver si las empresas estarían dispuestas a invertir el 30 o el 40 % más que demandaría esta reconversión del proceso productivo”. En este marco, el funcionario consideró oportuno mencionar que las empresas ENCE y Botnia nunca detallaron con exactitud cuál es el proceso productivo que se utilizará

RECHAZO. Ante la propuesta, el ministro interino de Medio Ambiente, Jaime Igorra, dijo que sería “una tontería mayúscula” modificar las técnicas de blanqueo, con lo que desterró cualquier acuerdo con Argentina en ese aspecto. La tecnología de producción de pulpa de papel prevista en el diseño de las plantas será la denominada ECF (Elementary Chlorine Free), que en sus siglas en inglés significa “Libre de Cloro Elemental”. Este sistema utiliza compuestos clorados para hacer blanco el papel. El ECF utiliza como reactivo el dióxido de cloro. Éste, aunque tiene cloro, genera compuestos con una sola sustitución de cloro en la molécula de lignina (“cemento” que une las fibras de la madera) y no tiene la toxicidad de los derivados del cloro elemental.
El otro sistema utilizado mundialmente en el blanqueo de la pasta de celulosa es el denominado TCF (Totally Chlorine Free, es decir totalmente libre de cloro). Este método utiliza alternativas como el oxígeno o el peróxido de hidrógeno y se elimina por completo el uso del cloro, aunque a un costo de producción mayor.
Desde su irrupción en el conflicto, Greenpeace ha dicho que respaldará la instalación de las plantas si utilizan una técnica totalmente libre de cloro (TCF) y con un sistema de oxígeno.
A tal alternativa parece sumarse ahora Argentina como forma de encontrar un punto de equilibrio para el conflicto. (El Diario)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa