Martes 31 de enero de 2006
  |  
Política
El Senado aprobó la Resolución para la presentación ante La Haya
Al igual que los diputados, los senadores respaldaron el proyecto del Ejecutivo para solicitar a la Nación que denuncie a Uruguay ante la Corte Internacional de La Haya por el conflicto de las papeleras. De manera más unificada que los diputados, ...

P

or Jorgelina Londero,
para Informe Digital

El senador Eduardo Jodor (PJ- Gualeguay) solicitó el tratamiento sobre tablas y dio lectura al texto que fue aprobado por la Cámara de Diputados.
El miembro informante fue el senador Víctor Fleitas, que definió la problemática como “tema complejo, conflictivo y de larga data” seguidamente el legislador realizó una breve reseña que remontó a los inicio de la era industrial para dar cuenta de la situación actual en relación a la desprotección del medio ambiente y las consecuencias de esto en la salud del hombre.
Fleitas expresó que los cambios en el ambiente son inevitables pero “hay casos en que los cambios provocan verdadero estragos ambientales, destruyendo la armonía y el equilibrio que son parte de la naturaleza. Y en este sentido los proyectos de Ence y Botnia por su nivel de producción, por su metodología de fabricación son contaminantes” y destacó que la Unión Europea prohíbe estas plantas desde la década del 70 .
A continuación el legislador dio lectura a la carta estremecedora de una ciudadana española que convive desde su niñez con las consecuencias de la fábrica de celulosa de Ence en las afueras de la localidad de Pontevedra y que estimula a los entrerrianos a “luchar con todas vuestras fuerzas”.
La carta de Marí Carmen dice textualmente: “Vivo a 8 Km. del complejo de Ence y cuando sopla viento del sur me llega el olor del mar, cuando viene del norte huele a huevo podrido, son los olores que me acompañaron toda la vida; mi casa está en un rincón de Pontevedra, un paraíso en miniatura empañado por el humo constante que sale de la chimenea de celulosa. Yo sé que el paisaje entrerriano tiene sus pequeños paraísos y alguien me ha dicho que van a instalaros celulosa ahí, no lo permitáis, luchad con toda vuestra fuerza, con todas las armas que tengáis a mano, no hagáis pacto con el diablo. Los políticos os dirán que habrá puestos de trabajo y que hoy en día la ciencia ha avanzado mucho y que la contaminación es cosa del pasado, no le creáis, es mentira! Contaminarán vuestras aguas, llenarán el aire con un olor a cloro que irritará los ojos y las gargantas de vuestros niños y el cáncer aumentará de forma alarmante. Cada puesto de trabajo lo pagaréis con cientos de afectados por enfermedades respiratorias y no soñéis, los uruguayos, con tener puestos de responsabilidad en esta empresa, eso jamás; porque tener un alto cargo supone tener acceso a todo tipo de información privilegiada sobre lo que se contamina realmente y sobre el daño que se causa, por lo tanto los que se desempeñen en esos cargos serán gentes extranjeras. Los únicos puestos que habrá para los uruguayos serán para los obreros que realicen el trabajo duro y demás riesgos para su salud.
La información que puedo daros está compuesta de recuerdos, sensaciones, olores y dolores, todos mezclados, sobre todo recuerdos, voy a contaros unos pocos: tengo cuarenta y cuatro años cuando nací la celulosa estaba recién instalada y recuerdo que mis padres hablaban de la resistencia de nuestra gente, la represión fue terrible, eran tiempos de dictadura. Recuerdo cuando era pequeña estaba con mi padre en la playa y jugábamos con los cangrejos y caballitos de mar, ahora soy madre y no puedo compartir esto con mis hijos porque ya no hay cangrejos y los caballitos de mar son una rareza y el agua está asquerosa.
Recuerdo hace unos 15 años un día en que las noticias de la televisión fueron muy divertidas, las cámaras habían desplazado a las cercanías de la celulosa porque allí se había producido un hecho muy curioso, las mariscadoras que estaban trabajando desde temprano hacían declaraciones, unas contaban que habían visto una especie de ovni, otras que se les había aparecido algo sobrenatural, unas vomitaban, otras tenían mareo y desmayo, hablaban de una especie de nube que las envolvió, los expertos decían que se trataba de una especie de sugestión colectiva; toda España se reía de las pobres mariscadoras que no sabían que les estaba pasando. Esa misma noche recibí una llamada de mi esposo, que es marino mercante y se encontraba en Canadá, estaba aterrorizado y yo no sabía nada. El noticiero de allá había contado la verdad, la fábrica de celulosa tuvo un escape de gas y durante varias horas toda la península vivió con terror la situación y se temía una explosión.
Uno no tiene sensación de peligro, la vida transcurre pero cuando mira esas chimeneas recuerda el dolor, cuando miras el humo sientes la sombra de la muerte que te aguarda sin hacer ruido”.

Fleitas finalizó refiriéndose a Perón que manifestó que la “lucha contra contaminación ambiental no es un problema más, es el problema y debe ser incluida en la agenda de las Naciones Unidas” y que destacaba la necesidad de que “la humanidad debe ponerse en pie de guerra en defensa de si misma.” Por su parte, el senador Julio Majul se refirió a los vínculos con Uruguay y manifestó que “este juicio hay que hacerlo porque nuestros hermanos orientales nos obligan a hacerlo” y se lamentó por la forma en que afecta al MERCOSUR y a toda la región. Y se manifestó preocupado “por la campaña de muchos medios porteños que dicen que está lucha es una campaña perdida”.
Majul expresó también que “nuestros amigos están equivocados pero nosotros nos hemos equivocado peor, acá todos los días rociamos los campos con pesticidas que van a hacer mal a nuestra salud, hay casos de cáncer y nadie investiga”. Además el legislador de la Concertación Entrerriana defendió el accionar de la Asamblea Ambientalista asegurando que “no son piqueteros”.
En tanto el senador Darío Argain (PJ) aseguró que “esta lucha es por el medio ambiente y por la salud y es una lucha con las grandes empresas multinacionales”, el senador consideró que “esto no altera la relación que tenemos con Uruguay”.
Desde la UCR, el senador Luis Luna se manifestó a favor de la petición de denunciar a Uruguay en La Haya para evitar la instalación de las plantas de celulosa. Luna consideró que “es un tema de Estado por eso no hemos puesto piedras en el camino” aunque criticó el accionar del gobierno y le recordó a Guastavino sus declaraciones periodísticas “Ud. reconoció que estamos perdiendo”. El senador radical defendió el silencio de su partido y señaló que “dolió cuando nos trataron de comiteriles”.
Finalmente el proyecto de Resolución fue aprobado por unanimidad.

Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa