Lunes 24 de abril de 2006
  |  
Política
Obligarán a trabajar más horas a docentes rurales
Es por la instrumentación de los denominados “multiaños a término” para evitar que los alumnos deban trasladarse a otro lugar para finalizar el ciclo obligatorio. Aseguran que los cambios se hacen en forma “improvisada”, y ...

E

l Consejo General de Educación (CGE) comenzó a aplicar una serie de cambios en las escuelas rurales con alto nivel de abandono, que deriva en una mayor carga horaria para el docente de educación general básica (EGB) I y II, por la incorporación de un rol de tutoría sobre los alumnos que cursan el nivel EGB III. Es que el proyecto prevé que esos alumnos vuelvan a completar el ciclo obligatorio, hasta noveno año, en el establecimiento donde lo comenzaron, creando así una oferta para aquellos que resolvieron dejar la escuela al concluir sexto grado.
En esas escuelas rurales, que según el esquema oficial se denominarán “de origen”, el CGE pretende instrumentar la EGB III mediante otra denominación, “multiaño a término”, aunque esa estructura estará bajo la coordinación de una “escuela sede”, que puede ser una agrotécnica o de nivel medio común. Llevar a la práctica ese proyecto obligará a los alumnos, que ya estaban cursando la EGB III en otra escuela, a “volver” al establecimiento donde cursaron la EGB I y II, y a los profesores de áreas curriculares básicas, a trasladarse al medio del campo a dictar clase.
Se trata de una apuesta del Gobierno que busca frenar el alto índice de abandono que se produce en las escuelas rurales al finalizar la EGB I y II (el antiguo sexto grado) ya que muchos chicos deben trasladarse a otro paraje para poder continuar la EGB III y luego el nivel medio. Lo que se ve en la práctica es que muchos no lo hacen, y quedan con el ciclo incompleto.
En los lineamientos centrales que elaboró el CGE se habla de “pensar un modelo diferente” de enseñanza. “Debemos ser concientes que no podemos pensar en un único modelo educativo para el medio rural, principalmente porque contamos con zonas rurales con asentamientos pero también —y en un alto porcentaje— con población rural dispersa, donde hay menos oportunidades de culminar o continuar con la escolaridad”, dice el documento publicado por El Diario de Paraná.
Claro que la propuesta ya mereció el rechazo de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), que expresó “su más enérgico repudio” frente al “avance en la implementación de estos proyectos que no hacen más que profundizar la fragmentación del sistema educativo provincial y consolidar una Ley Federal de Educación fuertemente cuestionada desde todos lo ámbitos de debate”.

Según el CGE, el “multiaño” se localizará en la escuela “de origen” —una escuela rural sin EGB III—, siendo la figura del maestro el “referente pedagógico principal para los alumnos”. Así, en el 7º año tendrá “a su cargo las áreas curriculares de Matemáticas, Ciencias Naturales, Lengua y Ciencias Sociales. Mientras que el Lenguaje Extranjero, Educación Física y Educación Artística estarán a cargo de profesores especialistas de dichas áreas”, de acuerdo a lo que fija un documento de trabajo preliminar.
En tanto, en el 8º y 9º años, el maestro desempeñará la función de “docente tutor, es decir que cumplirá funciones de acompañamiento, de apoyo y orientación”. Y establece que “para llevar adelante esta propuesta, el maestro contará con su cargo más ocho horas cátedra (es decir que le aumentan levemente el salario) destinadas a la tarea de tutoría de los alumnos”, que una vez que concluyan la EGB I y II en la escuela rural, se mantendrán allí cursando la EGB III.
En tanto, los profesores de las áreas de Matemáticas, Ciencias Naturales, Lengua y Ciencias Sociales “contarán con un paquete de nueve horas cátedra cada uno por cada escuela de multiaño y funcionarán en redes de escuela”. El proyecto fija además que “la caja curricular (los contenidos a dictar) estará diseñada de tal manera que permita el encuentro y trabajo conjunto de maestro y profesor”.
Los cambios, a modo de proyectos piloto, ya se están aplicando en tres departamentos de la provincia: en Diamante (Puerto Alvear y Aldea Spatzenkutter), en una escuela de Colón y en dos de Federación, aunque para 2006 está previsto crear 20 multiaños en toda la provincia, que irán surgiendo en función de la necesidad de cada escuela de recuperar matrícula.
CRÍTICAS

Uno de los puntos de experimentación es la Escuela Número 7 de Colonia Villa Libertad (ubicado a 7 kms. de Chajarí). Rosa de la Vega, secretaria gremial de la seccional Federación de Agmer, dice que el cambio no reporta ningún beneficio por cuanto los alumnos que ahora se obligó a volver a la escuela “de origen” estaban cursando la EGB III en una escuela que les quedaba relativamente cerca, a escasos 6 kms., y que además el gasto no se justifica. Dijo que en el nuevo esquema creado “hay un alumno que cursa 8º y otro, en 9º: para ellos dos, el CGE contrató docentes que ahora deben trasladarse hasta la escuela rural a dictar clase”.
“No nos oponemos a los objetivos del plan. En lo que sí no acordamos es en la improvisación. Lo único que están haciendo es recargar de tarea al maestro de 7º, que ahora es maestro tutor también para 8º y 9º. El fin del multiaño es recuperar matrícula, es decir chicos que abandonaron la escuela antes de terminar el ciclo obligatorio. Pero acá no se está recuperando nada. Sólo se está aplicando un desplazamiento de alumnos, que antes cursaban en la escuela agrotécnica, y hasta ahora no se recuperó a ninguno que haya abandonado”.

La reforma educativa que se comenzó a aplicar en la década del ‘90 con la extensión de la obligatoriedad escolar generó un nuevo escenario: el ciclo ya no concluiría en séptimo grado, sino en el noveno año, lo que antes se conocía como segundo año del nivel medio. Ese cambio trajo consigo la instrumentación del nivel III de la educación general básica (EGB), más conocido como tercer ciclo (7º, 8º y 9º años). En Entre Ríos comenzó en 1997 en 15 escuelas rurales ubicadas en tres de los 17 departamentos en que se divide la provincia.. Y en 1999 se extiende a todas las escuelas rurales el 3° ciclo, “donde la falta de recursos económicos generó una situación de mayor frustración y desencanto para una familia rural que vive siempre con mucha expectativa la posibilidad de que sus hijos puedan acceder a mayor tiempo de escolaridad en su propia escuela rural”, según recuerda la actual vocal gremial del CGE, Amalia Homar, en un informe sobre la educación en el campo.
Pero en 2000 se baraja y da de nuevo. Entonces se resuelve transformar el tercer ciclo en escuelas intermedias, y se crean agrupamientos, con una escuela sede (escuela intermedia) adonde son trasladados los alumnos de otras escuelas rurales.
De las 157 escuelas intermedias creadas, 94 corresponden al área rural, es decir el 60 %. Pero en vez de resolver un problema, creó otro: el fuerte abandono en sexto grado: muchos alumnos hallaron dificultades a la hora de trasladarse a la escuela núcleo donde se comenzó a dictar el tercer ciclo. (El Diario)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa