Opiniones
  |  
Miércoles 12 de enero de 2022
Héctor María Maya (*): Primero La Patria

La racional reflexión del gobernador Gerardo Morales sobre la reunión con el Gobierno por el FMI: “Nosotros contrajimos la deuda, tenemos que ir”, mueve a hacer revisionismo histórico sobre el comportamiento de los dirigentes políticos y sindicales. Quienes accedimos al Congreso en 1983, protagonizamos comportamientos preñados de la mística de la época.

A la par que el presidente Alfonsín iniciaba la negociación de la voluminosa deuda heredada de la dictadura, nosotros tratamos la cuestión como opositores en el bloque de diputados del PJ, consagrando la propuesta de Diego Guelar sobre la teoría de la corresponsabilidad, que se basaba en el razonamiento, que el FMI había prestado en forma irresponsable al gobierno militar y eso conducía a que se considerara una corresponsabilidad en la dramática situación. Casi idéntica situación que ahora el FMI y Macri.

En un largo debate en el bloque, José Luis Manzano cerró la reunión con la máxima peronista: “Muchachos, ahora y siempre, Primero La Patria”.

Ahí definimos colaborar con el Gobierno radical de Alfonsín en la negociación, porque era hacerlo con el país. Se acercaban las reuniones con el Club de París y con el FMI, y los que integrábamos la Comisión de Presupuesto, Diego Guelar, Jorge Matzkin y quien escribe, junto a los radicales Raúl Baglini, Jesús Rodríguez y Osvaldo Camissar, formamos un equipo consolidado, con el objetivo de ayudar a reducir lo que consideramos una deuda injusta.

Esa era la unidad en honor a “Primero La Patria”. Al inicio del año ‘84 fuimos invitados a Olivos a planificar y aportar ideas. Concurrimos a la reunión con Alfonsín, Mario Brodersohn y Bernardo Grinspun, además del dirigente sindical de los “25?, el taxista Roberto García.

El Presidente reclamó la ayuda de todos los sectores, no solo políticos, también el sindical. Quizá sea bueno recordar el diálogo del Presidente con García: “Mire Roberto, le pido que hable con los muchachos, porque en este tema ambiciono todos juntos, nadie fuera del corral”, recibiendo la respuesta del dirigente sindical: “Presidente, todos estamos adentro del corral para ayudar”, finalizando el diálogo con un silencio que fue acompañado por una sonrisa de Alfonsín, quien cerró con reclamo: “Roberto, le pido el esfuerzo porque usted sabe, para algunos no hay alambrado alto y eso perjudicaría la negociación”.

En la primera reunión, el pampeano Jorge Matzkin fue muy claro: “Presidente, para nosotros la deuda no es un tema de partidos, es bastante mas amplio y condicionante de la calidad de vida del pueblo y de nuestra vocación de ser poder, por eso estamos aquí con nuestra identidad peronista muy firme”.

Esta definición pone nuevamente a la vista los comportamientos de hoy, donde la “nueva política” deja a un costado al pueblo y al país. Nunca perdimos ideales ni concedimos excepciones, éramos observadores y apoyamos todo lo que resultaba beneficioso.

Una y otra vez nos reunimos, mas allá de los diferentes bloques políticos, viendo la mejor forma de negociar para el país, y ello se trasladó tanto a Paris como a Washington en su debido tiempo.

La deuda era acompañada por una tasa, más Libor que estaba por las nubes y una acción conjunta permitió negociar con quitas importantes.

La gestión Brodersohn- Alfonsín y el acompañamiento político y gremial fueron exitosos en la medida de lo posible. Esa era la mística y el escenario de disputa.

Se hacía oposición con la mejor idea y no con la mayor artillería de daño posible. No se puede omitir en este mismo análisis lo acontecido en el levantamiento Carapintada, donde el peronismo y el gobierno radical eran un solo espacio en defensa de la democracia.

El balcón de la Casa Rosada con Cafiero, Luder, Manzano y muchos más junto al Presidente Alfonsín era la muestra de la mística, reflejada en una foto de unidad política sin intereses personales ni partidarios.

Corresponde recordar la diferencia de comportamientos en la pandemia, donde la oposición priorizó lo electoral, dejando de lado la acción en común. La única verdad es la realidad, de los millones de argentinos vacunados y así defendiéndose de los estragos de la enfermedad.

Este revisionismo sirve para verificar qué lejos estamos de aquel ideal de “Primero La Patria”.

Quizás sirva para analizar comportamientos y todos corregir errores, para dejar en el pasado esta crueldad opositora, donde en plena negociación con el FMI y siendo necesaria imagen de unidad nacional, se rechaza el Presupuesto, no se concurre al diálogo y más aún, despreciando la vida, se denuncia al Presidente por envenenamiento poblacional, por solo mencionar algunas alternativas que en nada ayudan al pueblo y al país.

Diría que arriman argumentos, a los inflexibles del FMI, en medio de la negociación. Nadie puede dar consejos, ni tirar la primera piedra, pero sería bueno que la disputa política transite por caminos más racionales y útiles para el pueblo. Con el daño y la perversidad solo se logran resultados negativos.

Es hora de cambiar y reducir el escenario de confrontación y ampliar el de consensos.

Quizás muchos nos equivocamos, pero cuando con nitidez se observa que de un lado está la Argentina y del otro el ahogo de la rueda sin fin del interés compuesto y la dominación por endeudamiento, no pueden consentirse comportamientos cipayos “con impío desdén” y es hora que todos recapacitemos porque hoy y siempre, Primero La Patria.

(*) Exdiputado nacional por Entre Ríos, entre 1983 y 1987, y exsenador nacional por Entre Ríos,  entre 1995 y 2001.

LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa