Viernes 02 de septiembre de 2011
  |  
Interés general
Una enfermera admitió el parto de los mellizos
Natalia Krunn declaró que “cuando nació el varoncito se lo pusieron a la madre, lo abrazó, lo tocó; pero después se lo sacaron porque dijeron que no estaba muy bien”, recordó.
represoresjuicio.jpg
Surgen nuevos datos sobre el robo de bebés en el juicio a represores.

L

os aplausos del final fueron no sólo el corolario de una extensa jornada, sino el reconocimiento a un testimonio tan valiente como vital para acercarse a la verdad de lo que ocurrió hace treinta años en el Hospital Militar de Paraná. Una mujer dio a luz a mellizos mientras estaba privada de su libertad, le robaron a los hijos y luego la desaparecieron. Y eso es un crimen atroz, un crimen de lesa humanidad, sobre el que recién hoy se está empezando a echar un poco de luz. “Cuando nació el varoncito se lo pusieron a la madre, lo abrazó, lo tocó; pero después se lo sacaron porque dijeron que no estaba muy bien y la nena se quedó con la madre”. El testimonio de Natalia Krunn fue emotivo y, a la vez, esclarecedor, ya que la enfermera contó, con lujo de detalles, el paso de Raquel Negro por el Hospital Militar de Paraná. Raquel estuvo “por lo menos 15 días” internada en la sala de guardia del nosocomio de la capital entrerriana, entre febrero y marzo de 1978, hasta que se produjo el alumbramiento de los mellizos que, según dijo, fue por parto natural. Y al día siguiente ya no estaban más en el hospital ni la madre ni los mellizos. Natalia Krunn trabajó durante 25 años en la sala de maternidad del Hospital Militar. “Raquel Negro llegó y la pusieron en una sala de guardia médica; me contó que venía de Funes, que tenía un nenito que estaba con los abuelos y que venían dos más y no sabía qué iba a hacer con ellos”, contó ante el tribunal. Le preguntaron cómo supo el nombre de la mujer y la enfermera dio la única respuesta indubitable: “Ella me lo dijo”. Inclusive le manifestó que creía que a su esposo, Tulio Valenzuela, “lo habían matado”. En un momento el relato de la mujer se vio interrumpido porque no pudo contener las lágrimas y dejó caer alguna. También Sabrina estaba emocionada y se tomaba fuerte del brazo de su hermano Sebastián, que se mantuvo siempre a su lado. El fiscal José Ignacio Candioti le dio un minuto para que pudiera recuperarse. “Le agradecemos por sus recuerdos”, le dijo mientras la enfermera bebía un sorbo de agua. Los acusados permanecieron inmutables en sus bancas. Pascual Oscar Guerrieri, Jorge Alberto Fariña, Juan Daniel Amelong y Marino Héctor González siguieron casi con desinterés lo que se hablaba en la audiencia; el médico Juan Antonio Zaccaría sí escuchó atento cada testimonio porque en cada uno de ellos se ventilaba su rol en el operativo; y Walter Salvador Pagano directamente pidió no ingresar a la sala. Vigilada Raquel Negro habría llegado a Paraná a mediados de febrero, proveniente del centro clandestino de detención Quinta de Funes, en las afueras de Rosario. Al parecer, fue internada en una sala de guardia del Hospital Militar, custodiada en forma permanente por dos efectivos militares, de civil, que se intercambiaban en la guardia e inclusive dormían en la cama de al lado de la suya. La habitación tenía una ventana a la cual le habían colocado una reja, “muy pero muy precaria”, según dijo Krunn. “El suboficial (Juan) Vergara me mandó a que la atendiera, le hiciera el aseo, cambiara la ropa de cama, pero me dijo que no le hablara. Ella me contó que con el asunto del marido no tenía nada que ver. Era una chica linda, bien arreglada y tenía ropita para los bebés. Me dijo que era la primera vez que estaba en el Hospital Militar”. La enfermera dio un testimonio contundente, preciso y con muchos datos. Según dijo la enfermera, Raquel Negro estuvo “por lo menos 15 días” en una sala de guardia del Hospital Militar, lo que se condice con algo que la propia militante montonera le manifestó a Jaime Dri y éste le refirió a Sabrina Gullino –la hija de Raquel y Tucho Valenzuela– respecto de la preocupación que tenía porque la trasladarían a la capital entrerriana cuando aún no estaba en fecha de parto. Lo cierto es que Raquel llegó a Paraná ya con todos los estudios médicos y la enfermera Krunn recuerda que le contó que “la habían maltratado para sacarla de ahí (Quinta de Funes), la habían arrastrado y tenía lesiones en la cola”. Krunn reconoció haber participado también del parto en el que Raquel Negro dio a luz a los mellizos, que en el alumbramiento “intervino gente de afuera del hospital” y que nunca vio en el lugar ni recibió órdenes de Juan Antonio Zaccaría, el jefe de terapia intensiva del Hospital Militar, que se encuentra imputado en esta causa. Sin embargo, no pudo precisar quiénes eran los médicos que actuaron y tampoco si el parto se produjo de mañana, de tarde o de noche, aunque dijo que ella cumplía el turno matutino y que debía extender su horario de trabajo en caso de que tuviera que atender un nacimiento. Fue allí que contó: “Cuando nació el varoncito se lo pusieron a la madre, lo abrazó, lo tocó; pero después se lo sacaron porque dijeron que no estaba muy bien; ella preguntaba por el nene, pero le decían que tenía que verlo un médico”. Pero cuando le consultaron sobre qué impresión tenía ella de eso, afirmó: “Al chico no le vi ningún problema, ahora, si se descompensó después, yo no lo vi”. Sobre la nena, Krunn dijo: “Se quedó con la madre y las trasladaron a la Sala I” y al día siguiente, cuando preguntó qué había sido de ellos, le dijeron “que a la chica la habían llevado con sus familiares y en todos estos años pensé que esos chicos estarían con la madre, hasta que en el año 2008 me llamaron a declarar y me enteré de todo lo que pasó”, sentenció. El rol de los médicos según las enfermeras En el inicio de la jornada declararon tres enfermeras del Hospital Militar. Alicia Aidé Camino trabajaba en la terapia intensiva del nosocomio en 1978 y si bien dijo no haberse enterado del parto de los mellizos, recordó que un día, cuando tomó la guardia, a las 6 de la mañana, se encontró con los bebés en la sala y precisó que habían sido registrados en la planilla de enfermeras como NN, pero no tuvo noticias de la madre. “Estaban los dos en una incubadora. La nena estaba muy bien, pero el nene estaba descompensadito, con un poco de insuficiencia respiratoria”, reseñó. La enfermera no pudo precisar si Zaccaría, como jefe de terapia intensiva, estaba al tanto de la situación, pero apuntó que a poco tiempo de que ella tomara la guardia ingresaron los médicos Alfredo Berduc y Juan Ferrarotti y que este último fue quien realizó las gestiones ante el Instituto Privado de Pediatría para que enviaran una ambulancia con dos incubadoras y un pediatra para disponer el traslado de los mellizos. La enfermera Camino señaló que eso ocurrió luego de que ambos médicos mantuvieran un fuerte entredicho con Zaccaría y recordó que Berduc y Ferrarotti “armaron un revuelo porque no sabían qué hacer con los chicos ya que no debían estar ahí” y que entonces el jefe de terapia intensiva apareció en escena y permaneció hasta que se llevaron a los bebés, alrededor de las 8.30. Luego fue el turno de Rosa Inocencia Deharbe. La enfermera contó que un día fue convocada para asistir un parto, alrededor de las 16, pero que no participó del alumbramiento sino que debió atender a uno de los bebés, que presentaba una insuficiencia respiratoria, y que lo hizo en colaboración con Berduc. Inclusive señaló que el propio Berduc luego realizó gestiones para el traslado e internación de los chicos en un establecimiento privado, aunque la derivación terminó por realizarla Ferrarotti, según le dijeron. “Cuando llegué estaba el doctor Zaccaría esperándome en un pasillo y me dijo que había una parturienta que tendría mellizos y que irían a la sala de terapia intensiva”, indicó Deharbe, quien aclaró que atendió a uno solo de los bebés. “Ahí existe un registro de enfermería en el que se consignan todos los datos de los pacientes y el médico tratante, pero en este caso el bebé figuraba como NN”, detalló la enfermera. Cuando se le preguntó quién había consignado esos datos, contestó que “debió escribirlo el doctor Zaccaría”, puesto que era quien llevaba los controles de esos registros. Respecto de la madre de los bebés, Raquel Negro, dijo que fue internada una sala común y que le llamó la atención la inusual presencia de soldados armados alrededor de esa habitación. “La cantidad de efectivos del Ejército no era la habitual, había un mayor movimiento”, dijo la mujer, que estimó la cantidad de militares en una veintena. Más tarde se presentó Gregoria Yolanda Piquet, que se desempeñaba como obstetra del Hospital Militar en 1978. Señaló que una vez recibió en el consultorio a una mujer a la que debía hacerle estudios, análisis e instruirla sobre cómo realizar el trabajo de parto. La mujer, a la que no reconoció entre las fotografías que se le exhibieron, estaba acompañada por un hombre corpulento, que no pertenecía al hospital y que la llevaba del brazo. “Eso no era normal, pero la chica no apareció más por Paraná”, expresó. Según dijo, esta mujer cursaba un embarazo de siete meses y pudo presumir “que venía de viaje”. Al revisarla determinó que “tenía un solo bebé en el vientre” y que “era primeriza”. Este dato permitiría inferir que no se trataba de Raquel Negro que no sólo esperaba mellizos sino que ya era madre de Sebastián Álvarez, que tenía un año y ocho meses al momento de su secuestro, en enero de 1978. Si así fuera, también abre la posibilidad para investigar si en el Hospital Militar de Paraná se produjeron otros partos clandestinos de mujeres que se encontraban privadas de su libertad.
Lo más visto
01
02
03
04
05
+ sobre el tema  
#Causa Hospital Militar
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa